Imagen de archivo de una de las gradas del estadio de Anoeta.

Imagen de archivo de una de las gradas del estadio de Anoeta. EFE

1ª División

Una mujer herida en Anoeta al recibir un 'sillazo' por parte de otro aficionado

Un hincha de la Real Sociedad pagó su cabreo dando una patada al asiento del estadio vasco y la silla acabó golpeando a otra seguidora realista. 

Una mujer ha resultado herida en el Estadio de Anoeta tras recibir el golpe de una silla de la grada lanzada por otro aficionado, que reaccionó así ante el cabreo que tenía por la derrota de la Real Sociedad, que este domingo cayó ante el Málaga en San Sebastián en el que fue su cuarto partido seguido perdido.

Según informa El Diario Vasco, el hincha realista se encontraba a unas dos filas de distancia de la mujer y en un momento de desesperación dio una fuerte patada a una de las sillas del estadio de Anoeta. En ese momento, en ese asiento no había ninguna persona, pero la silla se soltó y acabara golpeando a la aficionada de la Real.

Los incidentes ocurrieron en el sector 9 del estadio de San Sebastián, según informa este mismo diario tras el segundo gol del Málaga, que se produjo en el minuto 58 del partido. La mujer tuvo que ser atendida por la Cruz Roja. Además, el susto pudo ser mayor porque algunos aficionados que allí se encontraban aseguraron que la silla pudo golpear a una niña que estaba al lado.

"Estábamos todos celebrando el paradón de Rulli en el penalti, cuando de repente vemos cómo Chory Castro nos encaja un gol... El disgusto en la grada era tremendo y un señor, más que enfadado por el 0-2, le ha pegado una tremenda patada a la silla que tenía delante", comentó un aficionado en declaraciones que recoge El Diario Vasco.

"Con el susto se ha puesto a llorar desconsoladamente una niña", añadieron estos aficionados. Testigos aseguraron que comprendían el enfado del hincha pero que "eso no justifica pegar al mobiliario y mucho menos dañar alguien aunque sea sin querer".

El causante del incidente pidió perdón a la mujer herida, pero se podría enfrentar a una multa entre 600 y 3.000 euros.