Sergio Ramos se lamenta en la derrota del Real Madrid ante el Girona.

Sergio Ramos se lamenta en la derrota del Real Madrid ante el Girona. REUTERS

1ª División DÉCIMA JORNADA DE LIGA

Debacle del Real Madrid en Girona

Justa derrota de los blancos (2-1) en uno de los peores partidos de la era Zidane. Los goles de Stuani y Portu, el segundo en fuera de juego, remontaron el tanto de Isco. Se quedan a ocho puntos del Barcelona en la Liga. 

Tarde negra del Real Madrid. Una derrota para la historia. Los blancos cayeron en su primera visita a Girona, un recién ascendido. El equipo de Zidane entró en coma en uno de sus peores partidos en años. Sin alma, sin ganas, sin ideas. En Montilivi había mucho más fútbol que independentismo. [Narración y estadísticas: Girona 2-1 Real Madrid]

El Real Madrid se electrocutó en el inicio de la segunda parte con cinco minutos catastróficos que le llevan a una situación insostenible en Liga, a ocho puntos del liderato. Ya había sufrido mucho en la primera parte ante un Girona que fue mejor y que mereció la victoria. Este Madrid no gana cuando es inferior. Esa es la diferencia con el Barça, que tampoco hizo méritos en Bilbao este sábado para vencer en San Mamés pero se llevaron los tres puntos. Así se decide también la Liga. 

Los blancos se fueron al suelo ante el ímpetu catalán, al que ayudó su propia parsimonia. Este Madrid regatea a su propia ambición y es un equipo que en estos partidos no tiene alma. La diferencia es mucha entre el equipo que lucha y pelea en los grandes partidos y con máxima presión y el que se queda dormido de una manera alarmante en encuentros a priori más fácil. Así fue el de Girona, donde el equipo de Machín atropelló al Madrid con muchas ganas de ganar, toda la que le faltó al equipo de Zidane.

Especialmente mala fue la segunda mitad blanca, aunque la primera no se quedó atrás. Adelantó Isco al Madrid en el minuto 12 pero sería esa una jugada muy aislada. Fue lo único que hizo en una de sus peores tardes. Veinte segundos antes había dado el Girona al palo, en el primero de los muchos avisos que dio. También en esa primera mitad volvió a dar a la madera el equipo catalán.

Toda la segunda parte estuvo el equipo de Zidane superado por el Girona. Fue un dominio absoluto del conjunto catalán. Y no les hizo falta emplearse a fondo para conseguirlo. El Madrid tocó fondo por su pérdida de ideas. Estuvo sin cabeza y no le quedó corazón para remontar. A diferencia de otros partidos, los blancos ni se acercaron al empate. Un desastre.

Cristiano Ronaldo, cabizbajo, tras el gol del Girona.

Cristiano Ronaldo, cabizbajo, tras el gol del Girona. REUTERS

Comenzó la debacle del Madrid en Girona en el minuto 53', con una jugada brillante de Stuani, que regateó en el área a Nacho y disparó pegado al palo. La defensa del Real Madrid se quedó mirando, como si en el fútbol moderno el delantero fuera a fallar por mirarle desde lejos. Cinco minutos después, el Madrid recibió su justo castigo, aunque no lo debería haber sufrido, ya que el gol era ilegal.

El tanto de la victoria fue de Portu, pero en fuera de juego. Una jugada muy rápida con remate de Maffeo en el que apareció en mitad del área pequeña Portu. La posición adelantada era justa, pero lo era. En defensa del árbitro y de su asistente fue una situación muy difícil de ver. Ni la equivocación del colegiado puede justificar el malísimo partido del Madrid ni el malísimo partido del Madrid puede justificar la equivocación del colegiado. Los dos los hicieron mal.

No podrá argumentar el Madrid que el recibimiento en Montilivi fuera un impedimento para su fútbol. El deporte se impuso a la política y nadie en Girona pensó en otra cosa que no fuera disfrutar de lo que sí era historia, la visita del campeón de Europa por primera vez a la ciudad catalana. El recibimiento hostil que se esperaba, con una semana entera en la que se hablaba de encerrona y casi de ambiente bélico, acabó siendo todo lo contrario. Girona bien pudo parecer Getafe o Málaga, donde tradicionalmente el Real Madrid es bien recibido. Pocas diferencias hubo.

La victoria más importante de la historia del Girona llegó en el peor partido de la era Zidane. Cuesta recordar un encuentro tan malo del Madrid del francés. A ocho puntos del Barcelona, los blancos mostraron una cara habitual en esta Liga: desconexión en los encuentros de menos tensión que son los que acaban quitándote una Liga. 

Ficha Técnica

Girona: Bono, Juanpe, Bernardo, Muniesa, Maffeo, Granell, Pere Pons, Aday, Portu (Kayode), Borja Garcia (Timor) y Stuani (Mojica).

Real Madrid: Casilla, Achraf (Asensio), Varane (Nacho), Ramos, Marcelo (Lucas Vázquez), Casemiro, Kroos, Modric, Isco, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Goles: 0-1 Isco (12'). 1-1 Stuani (54'). 2-1 Portu (58'). 

Árbitro: Hernández Hernández (comité canario). Amonestó a Aday Benítez y Mojica (Girona) y Modric (Real Madrid).

Estadio de Montilivi. Décima jornada de Liga. Lleno total: 13.382 espectadores.