Cristiano Ronaldo, en el coche que llegó al Juzgado.

Cristiano Ronaldo, en el coche que llegó al Juzgado. EFE

1ª División

Ronaldo planta a la prensa tras declarar por presunto fraude fiscal

El portugués, investigado por cuatro delitos fiscales que suman una cuota defraudada de 14’7 millones de euros, declaró en el Juzgado de Instrucción número uno de Pozuelo de Alarcón, pero no lo hizo ante los medios de comunicación. 

Cristiano Ronaldo llegó con antelación, antes de la hora a la que estaba citado (11:30), al Juzgado de Instrucción número uno de Pozuelo de Alarcón, pero lo hizo sin llamar en demasía la atención. El portugués eludió ir a pie; entró en coche por el garaje para declarar en calidad de investigado por cuatro delitos fiscales que suman una cuota defraudada de 14’7 millones de euros. Allí, el jugador del Real Madrid se sometió al interrogatorio de la juez, el fiscal y el abogado del Estado, hasta las 13:15 horas. Entonces, su abogado habló por él: "Se encuentra camino de su casa". El portugués, que lo había montado todo para hablar -con atril incluido- plantó a la prensa a pesar de todo. 

Ronaldo estuvo hora y media declarando: "Si no me llamara Cristiano no estaría aquí", le dijo a la juez. Mientras tanto, a las puertas del Juzgado de Instrucción, 200 periodistas esperaron su salida. Las cámaras a un lado y un atril con un micrófono al otro, donde el portugués iba a comparecer ante la prensa y ante algunos aficionados del Real Madrid, que se congregaron a las puertas para animar al astro portugués. 

Cristiano Ronaldo, a pesar de haber contratado una agencia de comunicación para que organizara su comparecencia, no atendió a los medios. Su abogado apareció ante todos los allí presentes para decir que el portugués ya estaba camino de su casa y que no iba a comparecer. Lo ocurrido dentro del Juzgado de Instrucción número uno de Pozuelo queda en suspenso. De momento, el portugués sigue sin hablar.  

Anteriormente, el portugués tuvo que declarar sobre sus delitos fiscales. En el escrito enviado a los Juzgados de Instrucción de Pozuelo de Alarcón, el Ministerio Público acusa a Ronaldo de cuatro delitos contra la Hacienda Pública cometidos entre 2011 y 2014 y que suponen un fraude tributario de 14.768.897 euros. Las cuotas presuntamente defraudadas son de 1,39 millones en 2011, 1,66 en 2012, 3,20 en 2013 y de 8,5 en 2014.