Los jugadores del Real Madrid celebran la Liga en Málaga.

Los jugadores del Real Madrid celebran la Liga en Málaga. REUTERS

1ª División LIGA SANTANDER

El Real Madrid, campeón de Liga

El equipo de Zidane gana el torneo tras vencer al Málaga en La Rosaleda (0-2). Completa un año excelente, en el que fue siempre el mejor de la competición, que la conquista cinco años después.

Noticias relacionadas

Aquí está el Real Madrid, campeón cinco años después. El mejor equipo de España está de vuelta. Tras años de penurias y sufrimientos en Liga, el equipo blanco vuelve a llevarse el torneo doméstico. Es el triunfo del equipo que más lo mereció y más lo luchó. Lo tuvo que sudar, esperó hasta la última jornada y celebró, al fin, una Liga. El Madrid, campeón por 33ª vez. [Así te hemos contado la última jornada de Liga]

Ni Míchel ni historias secundarias. El Madrid fue a ganar a Málaga y lo hizo sin ningún tipo de dudas. Y, para evitar dudas, el conjunto andaluz no se lo puso fácil. Pero las diferencias eran inmensas, en la cabeza y en las piernas. Los de Zidane se jugaban la Liga, los de Míchel, nada. El Barça, por otro lado, ganó al Eibar (4-2) con una remontada empujada por el árbitro, que pitó dos penaltis cuando perdían los culés. Ambos lo tiró Messi, uno lo falló, otro lo marcó. Ni con esas. Los culés, segundo. 

Un gol de Cristiano en el inicio del partido y otro de Benzema en los primeros minutos de la segunda mitad elevaron al Madrid a los cielos de Málaga y de España. El Madrid es campeón y dignificó a la competición con un buen triunfo en La Rosaleda. No solo la ganó este domingo. En Málaga certificó lo que se venía oliendo tantos fin de semana anteriores. Campeón con todos los honores.

Es campeón el Real Madrid de Zidane, que ha completado una Liga impecable, solo cediendo tres derrotas (Mestalla, Sánchez Pizjuán y Barcelona en el Bernabéu) y seis empates. El Real Madrid de los 93 puntos, una cifra que parece normalizarse pero que sigue siendo estratosférica. El Madrid que fue más Madrid que nunca.

Es campeón el Real Madrid de los milagros imposibles, que también tuvo varios capítulos de remontadas épicas haciendo honor al equipo de hace diez años, el que dibujó la Liga de todas las Ligas con infartos cada jornada. Sacó muchos puntos a partir del minuto 80. Es imposible entender esta Liga blanca sin el gol de Ramos en el Camp Nou, sin la remontada en Villarreal, sin el sufrimiento de Gijón, sin el empate agónico ante Las Palmas o sin otro gol de Ramos ante el Deportivo.

Solo tuvo el Madrid un momento de zozobra. Fue a finales de septiembre. Empató tres partidos seguidos (Eibar, Villarreal y Las Palmas) y a partir de ahí dominó con facilidad el torneo. Llegó a lograr 40 partidos seguidos sin perder (récord en España) y solo tuvo algunos sustos, aislados. Por ejemplo, la derrota en el último Clásico, que acabó siendo un simple tropiezo que entraba dentro de lo que es el fútbol. El éxito fue que no se hundieran tras aquel duro golpe y se levantaran.

Pero el Madrid también tuvo momentos de brillantez, como la goleada en Riazor o en Los Cármenes, el 0-3 en el Vicente Calderón o la reciente victoria en Vigo. El Real Madrid ha marcado en todos los partidos de la Liga por primer vez en su historia y eso explica resume muy bien lo que ha sido este equipo desde agosto: un grupo enchufado, compacto y que creyó en la idea que aireó Zidane desde la primera jornada: la Liga era el principal objetivo de la temporada y ya bastaba con ese ridículo discurso de que para ganar un título había que desacelerar en otro.

Efe

Y es, sobre todo, campeón el Real Madrid de una gestión impecable, la que dibujó Zidane, consiguiendo tener a toda la plantilla enchufada hasta el final de Liga. 20 jugadores han jugado más de 1.000 minutos. Esta Liga tiene mucho sello de su entrenador, que ha cambiado al Madrid liguero. Ya el año pasado ganó su Liga (desde que él llegó el Madrid hizo más puntos que el Barça) y en su primer año completo en el torneo doméstico se lo ha llevado. 

Consigue el Real Madrid su Liga número 33 y hace honor a su historia. Se podían perder Ligas, pero jamás tirarlas. Zidane rescató el orgullo y la lucha por esta competición. Y como era de esperar, la ganó. Y con total merecimiento. El Madrid es campeón de España por méritos propios. Cibeles, ponte guapa que aquí están tus campeones. Felicidades a los madridistas.