Sergio Ramos, durante la celebración de su gol ante el Sevilla.

Sergio Ramos, durante la celebración de su gol ante el Sevilla. REUTERS

Copa del Rey

El Sevilla pide a LaLiga que se denuncien los gestos de Ramos en el Pizjuán

La petición llega tras saberse que la entidad denunciará los "actos violentos" del partido copero entre ambos equipos. El conjunto hispalense también reclama a su afición respeto y erradicar los insultos.

Noticias relacionadas

El Sevilla ha lanzado un comunicado este viernes por la noche en el que pide a La Liga que se denuncien ante el Comité de Competición y la Comisión Estatal Antiviolencia los gestos de Sergio Ramos al celebrar el gol que marcó a su exequipo en la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey, por cuanto "pudieran ser constitutivos de infracción del Código Disciplinario de la RFEF".

A su vez, el club condena los insultos que recibió el jugador del Real Madrid, que "se deben erradicar tanto a clubes como a jugadores rivales". La entidad recomienda a sus aficionados que disfruten del nuevo duelo ante el Madrid (este domingo a las 20:45) "siempre desde el respeto y la tolerancia", porque "animar no está reñido con respetar al contrario".

De ahí que el Sevilla transmita "su inquebrantable compromiso contra la violencia" y tambien "el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte", dejando clara su adhesión a la campaña Afición+Respeto impulsada por La Liga.

Anteriormente, se supo que precisamente el campeonato español denunciará ante el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y ante la Comisión Antiviolencia los "actos violentos" ocurridos anoche durante el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey entre Sevilla y Real Madrid, jugado en el estadio Sánchez Pizjuán.

Aunque LaLiga no precisa detalles sobre los hechos en su comunicado, una parte de la afición del Sevilla insultó al madridista Sergio Ramos después de que éste marcara de penalti el segundo gol del Real Madrid (3-2) en los minutos finales del encuentro que acabó con empate a 3.

Al término del partido el capitán madridista manifestó que no le sale celebrar un gol en un estadio que considera su "casa", pero hizo "un gesto a una parte de la grada" porque "cuando se acuerdan de tu madre...".

Después de marcar el internacional pidió disculpas a la afición de su exequipo y después se encaró con la grada en la que se sitúan los hinchas radicales, que no habían cesado de insultarlo en todo el partido.

"No me he calentado ni le he faltado a la afición porque no me sale celebrar un gol aquí. Le pido perdón a una parte pero a otros no. No quiero hacer una bola más grande. Sevilla es mi casa, pero me debo al Madrid", añadió el internacional.

LaLiga recordó que cada semana remitirá un escrito de denuncia al Comité de Competición y a Antiviolencia con aquellos cánticos que se producen en los encuentros de fútbol que inciten a la violencia o tengan un contenido insultante o intolerante.

Estos cánticos aparecen recogidos como comportamientos prohibidos y por tanto sancionables, tanto en el Código de Disciplina Deportiva de la RFEF como en la Legislación contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, indicó el organismo en su texto.

"LaLiga seguirá cada jornada informando a la RFEF sobre los incidentes violentos que se producen en cada uno de los estadios de las distintas categorías del fútbol español y reclamando la convocatoria de la Comisión de Seguridad, Respeto y Tolerancia de la RFEF, así como la necesidad de incluir en los temas objeto de estudio por parte de dicha Comisión, los relativos a la Integridad del fútbol español, independientemente de la competición o categoría en que participen", reiteró.