Peñas y seguidores de la Real Sociedad recuerdan a Aitor Zabaleta

Peñas y seguidores de la Real Sociedad recuerdan a Aitor Zabaleta Juan Herrero Agencia EFE

Fútbol CHAMPIONS LEAGUE

Ricardo Guerra, asesino de Aitor Zabaleta, uno de los detenidos en Brujas por hacer saludos nazis

La pasada semana, una treintena de ultras del Atlético de Madrid eran detenidos en Brujas por realizar saludos nazis. Entre ellos, según apunta ABC, estaba Ricardo Guerra, asesino de Aitor Zabaleta.

Guerra viajó hasta la ciudad belga acompañando al grupo ultra Suburbios Firm, un grupo radical de extrema derecha expulsado del frente atlético hace años. El asesino del seguidor realista fue condenado a 17 años de prisión por los hechos y aprovechó el tercer grado que ha obtenido en su condena para viajar con el grupo ultra. En mayo, coincidiendo con las semifinales de la Europa League frente al Arsenal, aficionados rojiblancos aseguraron haber reconocido al ultra en una zona de bares cerca de las inmediaciones del Metropolitano.

Cuando la treintena de integrantes de Suburbios Firm pisaron Bélgica comenzaron a realizar cánticos fascistas. "Desde Madrid nos informaron que se trataba de un grupo de extrema derecha. Decidimos no tomar riesgos", explicó un portavoz de la Policía belga a la prensa de su país. Antes de ser interceptados por las fuerzas de seguridad belga, los ultras se fotografiaron exhibiendo la pancarta del grupo con el brazo en alto.

Condenado en el año 2000 a 17 años de prisión

El 8 de diciembre de 1998, Aitor Zabaleta murió de una puñalada que le asestó Ricardo Guerra en las inmediaciones del Vicente Calderón. El entonces miembro de Bastión, grupo de ideología nazi, fue condenado en abril de 2000 a 17 años de cárcel, aunque tenía otras causas judiciales abiertas y el tribunal realizó una "refundición de condena".

Tras obtener el tercer grado de la condena, el viaje a Bruselas podría suponer el ingreso en prisión de Guerra, siempre y cuando el vuelo se haya realizado sin el permiso del juez de vigilancia penitenciaria y conllevaría desataco y un retroceso de la pena hacia el segundo grado. 

[Más información: La última puñalada en la memoria de Zabaleta: "Con Aitor no se hizo justicia"]