Villar, en la Federación.

Villar, en la Federación. EFE

Fútbol Elecciones a la Federación Española de Fútbol

Villar gana la batalla: será presidente, sin oposición, este mismo lunes

La segunda negativa del Tribunal Administrativo del Deporte a suspender las elecciones a la RFEF hunde definitivamente el proyecto de Javier Tebas y Jorge Pérez, que ni siquiera se presentará como candidato oficial a la votación de este lunes (en señal de protesta).

Pedro Cifuentes

El culebrón se ha terminado: Ángel María Villar será reelegido presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF) el próximo lunes. Después de que tanto la justicia deportiva (Tribunal Administrativo del Deporte, TAD) como la ordinaria (el Tribunal Superior de Justicia de Madrid) haya denegado las medidas cautelares solicitadas por Jorge Pérez para que la votación del día 22 fuera aplazado o invalidado por supuestas irregularidades en la votación para elegir los 140 asambleístas, Villar inaugurará su octava legislatura al frente del fútbol español la próxima semana.

El abogado bilbaíno será reelegido como único candidato después de que su exsecretario general Jorge Pérez, única oposición, decidiese no presentar su candidatura el pasado 5 de mayo en protesta por las presuntas triquiñuelas ocurridas. La votación pone fin a un proceso larguísimo (las elecciones deberían haberse celebrado hace 14 meses) y enfangado legalmente, encarnación perfecta del conflicto que divide al fútbol español y, en último término, del poder que conserva desde su hieratismo Villar. El presidente conserva el apoyo de las inmensa mayoría de las federaciones territoriales. Pérez, apoyado sin reservas por el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, se ha quedado lejos de la revolución prometida y sale dañado por las imputaciones en varios frentes judiciales que le afectan, como a Villar, por diversas irregularidades al frente de la Federación.

Villar y la Federación, como persona jurídica, están imputados por presunta prevaricación, malversación y apropiación indebida de fondos públicos por valor de 1,2 millones de euros en el 'caso Haití'. También está imputado por el mencionado retraso electoral y por presuntos tratos de favor al Recreativo y al Marino de Tenerife para que estos clubes pudieran competir en sus respectivas categorías en diversas temporadas. Estos casos han acabado afectando a Pérez, quien firmaba las decisiones como secretario general de Villar. De la evolución de estos procesos judiciales dependerá que el presidente concluya o no su mandato de cuatro años, reducido ahora a tres por el retraso electoral. En medios jurídicos no se descarta por completo una inhabilitación por el 'caso Haití', pese a que la Federación ha reconocido el fraude y devuelto al Consejo Superior de Deportes el dinero extraviado con intereses.