Pau Gasol decepcionado mientras Eslovenia celebra.

Pau Gasol decepcionado mientras Eslovenia celebra. Juan Carlos Hidalgo EFE

Baloncesto

La selección española de baloncesto se queda sin televisión para el Mundial 2019

Mediaset España tenía los derechos audiovisuales del evento, pero renuncia a los mismos (y eso incluye la emisión de las 'Ventanas') debido a la ausencia de los mejores jugadores.

Las 'Ventanas' FIBA por las que la Federación Internacional de Baloncesto y la Euroliga mantienen una guerra enconada desde hace meses acaban de provocar otro cisma: Mediaset España ha anunciado que renuncia a emitir el Mundial de baloncesto de 2019 y sus encuentros clasificatorios, a pesar de que el grupo poseía los derechos televisivos del evento.

"A la luz de las convocatorias ya conocidas de varias de las selecciones de baloncesto más importantes de Europa, entre ellas la española, en las que no cuentan con sus principales jugadores, Mediaset España manifiesta su perplejidad ante la situación en que queda la disputa de la primera jornada de partidos clasificatorios del Campeonato del Mundo de Baloncesto que oficialmente tendrán lugar los próximos días 24 y 26 de noviembre", reza el inicio del comunicado lanzado por el ente audiovisual este viernes por la tarde.

"El hecho de que la Selección Española no pueda contar con dichos jugadores como consecuencia de los compromisos que estos tienen con sus respectivos clubes pone en riesgo su clasificación para la fase final de la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA 2019 y devalúa el carácter competitivo de estos partidos clasificatorios y el interés de los aficionados y telespectadores", lamenta la empresa que engloba a Cuatro y Telecinco.

La no presencia de los mejores con sus selecciones ha sido el detonante para decidir "no retransmitir dicha competición, cuyos derechos fueron adquiridos fundamentalmente por el atractivo de un combinado nacional avalado por los grandes éxitos deportivos cosechados en los últimos años".

En "esta inadmisible y de todo punto inaudita situación", hay "tres máximos responsables" según Mediaset. En primer lugar, "la FIBA, conocedora de los compromisos de los clubes en los que se integran los jugadores y sus competiciones ordinarias".

Después, "la Euroliga, por solapar su calendario cuando FIBA ya había anunciado la fecha de sus ventanas y por su inflexibilidad ante los compromisos de las diferentes competiciones nacionales, entre ellas la española".

Por último, Mediaset habla de "la Secretaría de Estado para el Deporte, por su tibieza en la aplicación de la Ley del Deporte 10/1990 de 15 de octubre, que en su artículo 47 dispone, sin paliativos, que es obligación de los deportistas asistir a las convocatorias de las selecciones deportivas nacionales para la participación en competiciones de carácter internacional o para la preparación de las mismas".