Pau Gasol y Fernando Alonso.

Pau Gasol y Fernando Alonso.

España en la encrucijada

Deportes DEPORTES

La segunda juventud de Alonso y el Mundial de Pau

Jorge Calabrés David Vicente

En 2019 tendrá lugar la última batalla para la mejor generación del deporte español. Tras abandonar la Fórmula 1 después de 18 años, Fernando Alonso ha decidido dar un paso al lado y centrarse en conseguir la triple corona. Por otro lado, el Mundial de China será el último de Pau Gasol. El pívot, la estrella de la España campeona en 2006, afronta el tramo final de su carrera con varios de aquellos 'juniors de oro' en 1998 ya retirados. 

Fernando Alonso (37) y Pau Gasol (38) representan el éxito del deporte español en el siglo XXI. El asturiano provocó el boom de la Fórmula 1 en nuestro país con sus dos campeonatos en 2005 y 2006. Mientras, el catalán logró una carrera de éxito en la NBA, con dos anillos en 2009 y 2010, y marcó un era en la Selección que a punto estuvo de batir al 'dream team' de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Pekín y Londres. 

La generación de oro del baloncesto español

Las ventanas FIBA han cambiado por completo el baloncesto de selecciones. El nuevo formato de clasificación para el Mundial de China ha supuesto una revolución al no poder contar ni con los jugadores de la Euroliga ni de la NBA. Este hecho ha desvirtuado una fase en la que España ha tenido que llevar un equipo 'b' o 'c' para lograr el pase. 

Sin embargo, Sergio Scariolo sí podrá contar con sus mejores hombres el próximo mes de septiembre. Entre ellos se espera a Pau Gasol. El pívot está ante su último Mundial y, ya con un papel secundario en los Spurs, se espera que sea el jefe de la Selección en China. El mayor de los hermanos Gasol ha logrado un total de once medallas entre Juegos, Mundiales y Europeos, destacando especialmente la de oro lograda en el Mundial de Japón. 

Para la historia queda también el salto inicial en el All-Star de Nueva York con Marc. Era el año 2015 y los Gasol dejaron una foto que puso al baloncesto español en el centro de la mejor liga del mundo. Con un Pau ya en pleno retroceso, España no acudirá a China con opciones de luchar de tú a tú con Estados Unidos, pero sí con el objetivo de volver a subirse al podio con los Marc, Llull, Mirotic, los Hernangómez...

Pau Gasol, de los Spurs, saluda a su hermano Marc, de los Grizzlies, antes de un partido entre estos equipos.

Pau Gasol, de los Spurs, saluda a su hermano Marc, de los Grizzlies, antes de un partido entre estos equipos. EFE

Alonso y su cita con la historia

Por su parte, Fernando Alonso quiere vivir una segunda juventud tras dejar la Fórmula 1. El asturiano sigue centrado en hacer historia en el automovilismo mundial y, a sabiendas que en el 'gran circo' no puede hacer mucho más que luchar por los puntos, ha decidido convertirse en un piloto de leyenda al ganar las más prestigiosas pruebas de los diferentes campeonatos. 

Con dos Grandes Premios de Mónaco (2006 y 2007), dos títulos mundiales de Fórmula 1 y una victoria en las 24 Horas de Le Mans (2018) en las vitrinas de su museo, Alonso quiere más y para 2019 se ha fijado tres grandes retos: las 24 Horas de Daytona, una de las pruebas de resistencia más célebres en Estados Unidos; las 500 Millas de Indianápolis, la carrera más famosa de la Indycar y una de las tres joyas de la triple corona, y el título del Mundial de Resistencia (WEC).

Al contrario que en 2018, Alonso ha preparado un calendario de competiciones menos masificado. El asturiano quiere poder preparar mucho mejor cada una de las cinco pruebas que tiene programadas hasta junio de 2019. Por el momento, el piloto guarda con misterio qué hará tras el banderazo final en Le Mans el 16 de junio.

Daytona será el primer reto de Alonso en 2019. Aunque muchos vaticinaron que el dos veces campeón del mundo de F1 se subiría a uno de los coches de la Nascar para correr en el histórico trazado estadounidense, el asturiano lo hará en un Cadillac junto al laureado Jordan Taylor, el holandés Renger van der Zande y el japonés Kamui Kobayashi, compañero en Toyota en el WEC.

Al contrario que en 2018, el español pilotará en coche competitivo, campeón en 2017, y con firmes opciones al título. Además, la experiencia del año pasado en Daytona y las cinco pruebas disputadas en el WEC ponen al asturiano la vitola de favorito.

Fernando Alonso en su último día (al menos de momento) en la Fórmula 1.

Fernando Alonso en su último día (al menos de momento) en la Fórmula 1. Reuters

Cinco meses después de Daytona, Alonso volverá a Estados Unidos para la que será la semana más importante del año. El 26 de mayo se celebran las emblemáticas 500 Millas de Indianápolis. El piloto español regresa a la Indy dos años después de su debut, una carrera en la que llegó a tener opciones de alzarse con el histórico trofeo de las 500 Millas de la Indy.

Ganar la cita más importante de monoplazas en Estados Unidos supondría que Alonso entraría en la historia e igualar a Graham Hill. El británico logró en sus días tres Grandes Premios de Mónaco de Fórmula 1 (1965, 1968 y 1969), las 500 Millas de Indianápolis (1966) y las 24 Horas de Le Mans (1972), el único piloto hasta la fecha que ha vencido en estas tres emblemáticas pruebas.

En paralelo a Daytona e Indianápolis, Alonso disputará las últimas tres pruebas de la Supertemporada 2018-19 del WEC. El español tiene la oportunidad de conquistar por segunda vez las 24 Horas de Le Mans y de alzarse con el título de campeón del Mundial de Resistencia, algo para lo que tendrá que mantener muy controlados al Toyota número 7, el otro coche de la escudería japonesa, que ha logrado obtener mejores resultados que el coche en el que pilota el asturiano en las últimas pruebas del campeonato.

Lo que debes saber

Qué: la última batalla de la mejor generación del deporte español.

Quién: Pau Gasol y Fernando Alonso.

Cómo: ganando el Mundial de China y las 24 Horas de Daytona, las 500 Millas de Indianápolis y el Mundial de Resistencia, respectivamente.

Cuándo: agosto y septiembre y a partir de enero, respectivamente.

Dónde: en China y alrededor del mundo, especialmente en Estados Unidos, respectivamente.

Por qué: cerrar con un sobresaliente una era de nuestro deporte de la que ellos han sido máximos exponentes.