Para todo aquel que estudie el cuerpo humano y su anatomía, no es de extrañar que lo conozca a la perfección. Pero saber de cuántos huesos tiene el cuerpo humano es una curiosidad que muchos querrían saber. Así como cuáles son los más importantes y en qué zonas del cuerpo humano se localizan. Por ello, en este artículo queremos despejar todas estas y otras muchas incógnitas, así como algunas curiosidades, sobre el esqueleto del cuerpo humano. Presta atención y descubre lo complejo que es el sistema óseo, además de ser una estructura perfecta. 

Partes del esqueleto del cuerpo humano

El sistema óseo es una complicada estructura que está formada por un total de 206 huesos. Además, junto al sistema articular y el muscular, forman el llamado aparato locomotor.

El esqueleto del cuerpo humano está formado por un conjunto de huesos que constituyen el armazón o soporte del cuerpo y, a la vez, lo protege. Los huesos del cuerpo se clasifican en tres regiones:

  • Cabeza, que incluye el cráneo y la cara.

  • Tronco, incluyendo la columna vertebral y la caja torácica.

  • Extremidades superiores, es decir, brazos, antebrazos y manos, e inferiores, que abarca los muslos, piernas y pies.

Asimismo, algunos cartílagos faciales también deben ser considerados como parte del esqueleto del cuerpo humano.

Cuál es la función de los huesos del cuerpo

Los huesos desempeñan diversas funciones vitales para nuestro organismo, entre las que destacan las siguientes:

  • Función de sujeción. El esqueleto del cuerpo humano constituye un armazón donde se apoyan y sujetan las demás partes del cuerpo, en especial los ligamentos, tendones y músculos, manteniendo además su posición.

  • Locomoción. Los huesos son elementos pasivos del movimiento que, en combinación con los músculos, permiten el desplazamiento sirviéndoles de punto de apoyo y sujeción.

  • Protección. Algunos huesos del cuerpo protegen órganos delicados, como los huesos del cráneo que protegen el encéfalo, o la columna vertebral y las costillas que protegen el corazón y los pulmones. Asimismo, las cavidades orbitarias protegen los ojos, el hueso temporal al oído, y la columna vertebral protege a la médula espinal.

  • Proceso de hematopoyesis. En la médula roja de los huesos largos se forman los glóbulos rojos, así como linfocitos y monocitos en menor cantidad.

Clasificación de los huesos según su forma

Los huesos del cuerpo humano tienen diferentes formas y tamaños. No son estructuras lisas, presentan protuberancias y partes rugosas, y se clasifican según su forma en:

  • Largos. Son los que tienen una forma de tubo alargado, como el fémur, el hueso más largo del cuerpo, que se encuentra en la pierna.

  • Cortos. Son alargados pero cuya longitud apenas es de unos centímetros. Por ejemplo, los huesos de los dedos de la mano.

  • Planos. Tienen forma plana, como el omoplato o los huesos que forman el cráneo.

  • Irregulares. Son aquellos cuya forma no permite ser clasificados en ninguna de las categorías anteriores. Por ejemplo, los huesos de las vértebras.

  • Sesamoideos. Tienen la particularidad de encontrarse junto a las articulaciones y son pequeños y redondeados. Su función es la de aumentar la fuerza de la palanca que hacen las articulaciones, como lo hace la rótula.

En total, todos estos tipos de huesos forman el esqueleto del cuerpo humano, 206 en total. A continuación, te mostramos algunas curiosidades sobre los huesos del cuerpo humano.

Curiosidades sobre los huesos del cuerpo

  1. El hueso más pequeño del cuerpo humano es el estribo, ubicado en el oído. Recibe su nombre por su forma similar al estribo de los caballos y es fundamental en el proceso de audición. Sus dimensiones son de entre 2,5 y 3 milímetros y junto a él hay otros huesos de tamaño reducido, que son el yunque y el martillo.

  2. Para el estudio de los huesos del cuerpo debemos dividir el esqueleto del cuerpo humano en dos partes: esqueleto apendicular y esqueleto axial. El primero está formado por los huesos del hombro, el brazo, el antebrazo, la mano, la cadera, el muslo, la pierna y el pie. El segundo grupo lo forman los huesos del cráneo, la cara, el tronco y la columna vertebral.

  3. Los bebés tienen más huesos al nacer que los adultos, alrededor de unos 215 huesos. Esta diferencia se debe a que varias de estas piezas se fusionan más adelante entre ellas para formar una sola. Es lo ocurre, por ejemplo, con las vértebras sacras.

  4. Más de la mitad de los huesos del cuerpo humano están en las manos y los pies. De hecho, la suma del total de huesos presentes en las manos y en los pies es de 108, 54 en cada zona. En el pie hay 16 en el tarso, 10 en el metatarso y 28 en las falanges. En las manos, la distribución es similar: 16 huesos en el carpo, 10 en el metacarpo y 28 en las falanges.

  5. Solo hay un hueso en el cuerpo humano que no está unido a ningún otro. Está justo debajo de la lengua, entre una maraña de tendones y músculos, y se trata del hueso hioides. Tiene forma de herradura y es el único que no está conectado con otros huesos mediante ligamentos o tendones.

  6. Los huesos de todo el esqueleto del cuerpo humano suponen el 12% del peso corporal a pesar de su rigidez y resistencia. Están compuestos en su interior por un 25% de agua, un 45% de sustancias de origen mineral, como fosfato y carbonato de calcio, y un 30% de materia orgánica como el colágeno y ciertas proteínas. Sin embargo, a pesar de su ligereza, se calcula que un hueso puede aguantar hasta nueve toneladas de peso sin quebrarse.

También te puede interesar...