La partitura manuscrita de Shiava e Regina.

La partitura manuscrita de Shiava e Regina. efe

Patrimonio historia de la música

Hallan la partitura de la primera ópera compuesta por una mujer en España

La obra de la barcelonesa Maria Lluïsa Casagemas, una música precoz y superdotada, llevaba perdida un siglo. 

La partitura manuscrita de Schiava e Regina, la primera ópera compuesta en España por una mujer, la barcelonesa Maria Lluïsa Casagemas, perdida desde hace más de 100 años, ha sido localizada por expertos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) que estudian la obra de compositoras del siglo XIX.

La partitura, que se terminó en 1892, cuando la compositora apenas tenía 19 años, ha sido encontrada por Maria Teresa Garrigosa, durante la preparación de su tesis doctoral, bajo la dirección de Francesc Cortés, profesor del departamento de Arte y Musicología de la UAB.

La pieza pertenece en la actualidad a la familia de Francesc Bofill, quien la guardaba en su casa, procedente de una herencia de sus abuelos maternos, amigos del hermano del músico Francesc de Paula Sánchez i Gavagnach, a su vez primer maestro de Casagemas (1873-1942) y a quien ésta dedicó y cedió la partitura.

Schiava e Regina (Esclava y Reina) es la primera ópera compuesta por una mujer programada para un gran teatro europeo, el Liceu de Barcelona, pero el atentado de 1893 frustró su estreno, sin que se haya representado completa hasta la fecha, aunque en abril de ese año se ofrecieron algunas partes en el Palacio Real de Madrid, ante la familia real y otros miembros de la aristocracia española.

Una "mujer pura"

La obra, con libreto de Josep Barret, es una versión para piano completa y manuscrita, con anotaciones que la compositora dedicó a Sánchez i Gavagnach, su maestro en el conservatorio del Liceu, y contiene, además de la partitura en tres actos, el índice, que se añadió con posterioridad a la encuadernación original, así como una fotografía de la autora.

Además, se ha encontrado otra fotografía dedicada a Sánchez, del año en que se escribió la ópera, de un estilo italianizante, con tres personajes protagonistas principales, uno de ellos un mago, que debe ayudar a un joven a encontrar a una "mujer pura" para casarse.

Según Maria Teresa Garrigosa, la acción transcurre en Persia, con un cierto aire "kitsch", agregando Francesc Cortés que es una historia amorosa, con elementos de magia y en la que también hay un complot político.

Una mujer única

Considerada una música precoz y superdotada, que con apenas 11 años ya compuso un "Ave María", Casagemas era hermana del pintor Carles Casagemas, amigo de Picasso, y una mujer que recibió alabanzas de personalidades como Amadeu Vives, Felip Pedrell e Isaac Albéniz. A la vez, fue reconocida con un premio en la Exposición Universal de Chicago de 1893.

A juicio de Francesc Cortés, "hay que resaltar que en el caso de 'Schiava e Regina' se trata de una ópera equiparable a la que hubiera podido hacer un hombre, proveniente de una mujer que llegó a un teatro de ópera de primera, entrando en un circuito masculino".

Los estudiosos, gracias también a un diario personal que se ha localizado, calculan que a lo largo de su vida Maria Lluïsa Casagemas compuso más de 300 obras, de las que actualmente se conocen un centenar de títulos, que son los que escribió hasta los 18 o 20 años, de los que sólo se conservan 48 partituras.

De familia acomodada, Garrigosa, al llegar a la veintena, se casó y dejó de componer para dedicarse a su descendencia, siendo madre de cinco hijos, de los que cuatro fallecieron de tifus.

Después de sobreponerse a esta fatalidad, "con el espíritu más tranquilo volvió a expresarse a través de la música" y también tras enviudar en 1924.

El próximo viernes, día 27, en el Teatro de Sarrià de Barcelona se ofrecerá una primera representación de las arias y los duetos con soprano y tenor más significativos de "Schiava e Regina" y no se descarta que la ópera completa, de unas dos horas de duración, pueda acabarse representando en el futuro en un teatro como el del Liceu.