¿Qué fue de Sonia y Selena, las chicas que querían bailar toda la noche?

¿Qué fue de Sonia y Selena, las chicas que querían bailar toda la noche?

Música Qué fue de...

¿Qué fue de Sonia y Selena, las chicas que querían bailar toda la noche?

En 2001 ir a Eurovisión era el sueño de muchos cantantes. En TVE se organizaba una gala para seleccionar a nuestro representante, que finalmente fue David Civera con su pegadizo Dile que la quiero, con el que consiguió una sexta posición que desde entonces no hemos superado. Si ya es difícil acordarse del propio Civera, imaginen intentar hacer memoria de un dúo que quedó en novena posición en aquella ceremonia.

A pesar del batacazo del momento, aquellas dos chicas se recompusieron y unos meses después reventaron las pistas de baile de toda España. Se llamaban Sonia y Selena, y la canción era aquel Yo quiero bailar que todavía suena en las verbenas populares y en las bodas a altas horas de la mañana. La letra era pura poesía: “Yo quiero bailar, toda la noche. Baila baila bailando va, baila baila bailando he”.

Eran los tiempos de Gran Hermano, de las canciones del verano y del pachangueo antes de que llegara el reagueton, y estas dos amigas llamadas Sonia Madoc (Barcelona, 1974) y Selena Leo (Castellón, 1975) fueron las reinas de la pista durante dos años. Además de Yo quiero bailar sacaron otro hit llamado Deja que mueva, mueva, mueva que también era pura lírica: “Pon una mano en mi cintura, deja que mueva mueva mueva. Eso eso eso es lo que quieres de verdad y conmigo bailar, y bailar toda la noche, eso eso eso es lo que quieres pa' gozar”. Dos temazos en los que dejaron claro su obsesión por estar bailando toda la noche.

Sonia y Selena: Yo quiero bailar

La cima de su éxito en España fue el momento en que con su canción menos pegadiza se convirtieron en el himno de la segunda edición de Gran Hermano. En una de sus últimas galas hasta bajaron de un platillo volante al patio de la casa para cantar delante de Sabrina y compañía Mucho por vivir. Y ahí se acabó la aventura, por desavenencias personales disolvieron el dúo y comenzaron una carrera en solitario cada una. Atrás dejaron más de un millón y medio de copias vendidas entre nuestro país y Latinoamérica y el haber sido la canción del verano sin discusión. En ese tiempo nadie pudo saber nunca si Sonia era la morena o la rubia, pero ellas tampoco duraron mucho para descubrirlo.

Ninguna pudo repetir el éxito musical de su dúo, aunque Selena lo intentó mucho. Primero sacando una canción llamada En Gran Hermano con la que intentó reventar la tercera edición del concurso. Buen intento, malos resultados. A pesar de eso consiguió el disco de oro. Tras esto sufrió un parón hasta que llegó su vuelta a la televisión por la puerta grande, ya que fue una del las concursantes de uno de los realities más locos de la historia de la televisión: La granja, presentado por Terelu Campos y donde varios famosos (de medio pelo y alguno de pelo entero como Olivia de Borbón) convivían en plan granja escuela mientras se tiraban de los pelos. Sonia duró poco (otra vez), y fue la segunda expulsada.

Sonia y Selena en un videoclip.

Sonia y Selena en un videoclip.

A pesar de haber desaparecido de la vida pública española, Selena tuvo un último éxito en Latinoamérica en 2007 llamado Quítame ese hombre, y aunque después nadie la viera ella no ha parado de hacer cosas según su página de Wikipedia que parece escrita por su mayor fan, o por ella misma.

Su compañera Sonia intentó también triunfar en la música por sí sola, pero realmente donde tuvo más éxito fue en los programas de corazón contando sus affaires con Álvaro Muñoz Escassi, algún tronista de Mujeres y Hombres y Viceversa y hasta Pepe Navarro en una polémica entrevista en Sálvame por la que el programa y ella tuvieron que pagar 70.000 euros al presentador.

El momento cumbre de su vida post Yo quiero bailar llegó en 2011, cuando se reunieron para un reencuentro y volver a cantar su mítico éxito unas cuantas veces más. De paso intentaron presentarse a Eurovisión diez años después a ver si esta vez había suerte. No la hubo. Tampoco para su carrera musical, que no despegó de nuevo a pesar de que lo intentaron con una remezcla del mítico hit. Los tiempos habían cambiado, y la gente prefería el perro a bailar toda la noche.

A pesar de todo Sonia sigue intentándolo, y de vez en cuando se anima a sacar un tema que pasa de puntillas y no suena en ninguna radiofórmula. Su excompañera, con la que no tiene relación, lleva años sin aparecer en ningún medio. Parece que la música se acabó para ella, al menos hasta 2021, cuando se cumplan 20 años de aquel pelotazo y se vuelvan a presentar para intentar llegar a Eurovisión, quizás a la tercera vaya la vencida.