El abogado y escritor Ildefonso Falcones. EFE.

El abogado y escritor Ildefonso Falcones. EFE.

Libros Perfil de una figura oscura

¿Es Ildefonso Falcones una máquina de defraudar?

Niño de la alta sociedad barcelonesa, excluido en su tierra y en su oficio y simpatizante de Rajoy. El abogado y padre del best-seller 'La catedral del mar' siempre ha estado bajo la sombra del fraude: se le acusó de no escribir sus obras y ahora, de estafar a Hacienda 1,4 millones de euros.

Ildefonso Falcones (Barcelona, 1959) fue un niño de cuna meneá. Hijo de un abogado y una ama de casa, estudiante en los Jesuitas de Sarriá -una suerte de homólogo de Colegio El Pilar pero en Barcelona, por donde han pasado familias como los Godó, los Bultó y los Ribó- y socio del Real Club de Polo desde que la memoria es memoria -sólo para abonarse hay que pagar 30.000 euros-. En su adolescencia fue Campeón de España Junior en la categoría de salto, pero el fallecimiento de su padre cuando Falcones sólo tenía 17 años supuso el fin de su carrera deportiva como jinete. No es mucho de trato humano, Ildefonso: prefiere a sus caballos. Se sigue refugiando en el Club cuando las cosas andan revueltas, y pasa por allí silente, de camino siempre hacia sus animales. Apenas saluda. Es el más raro de la crème de la crème. 

El escritor favorito del presidente del Gobierno destila la discreción del hombre acomodado que prefiere no decir una palabra más alta que otra, no sea que lo pillen en un renuncio. Su vida es una postal, un paisaje de clase alta. Veranos en Sitges, inviernos esquiando en el Valle de Arán o de la Cerdanya. En la universidad cursó dos licenciaturas: Derecho y Económicas, pero acabó abandonado la segunda para poder compaginar la primera con un puesto en un bingo. Después montó su propio bufete en el barrio del Ensanche de Barcelona.

Rajoy ha manifestado que la filia con Falcones es recíproca recomendando en varias ocasiones sus libros, haciéndole mejor publicidad que la que el propio autor hace de sí misma

Falcones siempre ha apoyado públicamente al Partido Popular. En 2008 incluso acompañó a Mariano Rajoy -entonces candidato popular en las elecciones generales- en un acto político en la Iglesia de Santa María del Mar junto con otros dirigentes del PP catalán, como Dolors Nadal y Daniel Sirera. Y Rajoy ha manifestado que la filia es recíproca recomendando en varias ocasiones sus libros, haciéndole mejor publicidad que la que el propio autor hace de sí mismo: “El best-seller tiene mala fama entre un núcleo de señores que se dicen intelectuales. A esas personas no les interesa que haya nuevos escritores, pero yo juego en otra división. Están los buenos por encima, y a mí que me dejen tranquilo. No quiero que me comparen con los libros de calidad. No escribo eso”.

'Boom' literario

Tal vez por eso, precisamente, intentó durante años colarle algunos manuscritos a diferentes editoriales, pero siempre le rechazaban. En 2006, soplando ya más de cincuenta, publicó su primera novela, La catedral del mar (Grijalbo). Salió a la venta el 3 de marzo y, en diciembre de ese mismo año, su editorial comunicó que se habían alcanzado el millón de libros vendidos sólo en España. Ganó el premio Euskadi de Plata, el Qué leer, el Fundación José Manuel Lara y el prestigioso galardón italiano Giovanni Bocaccio al mejor autor extranjero. Fue el libro más leído del año 2007 en todo el país, merendándose al mismísimo Dan Brown, de segundo apellido “best-seller”: triunfó su historia sobre la vida de la Barcelona del siglo XIV, esa que giraba en torno a la construcción de la iglesia de Santa María del Mar. Su obra fue traducida a 15 idiomas y publicada en más de 40 países. Acabó cosechando seis millones de lectores.

Ildefonso Falcones presentando la secuela de La catedral del mar. EFE.

Ildefonso Falcones presentando la secuela de La catedral del mar. EFE.

Contó Falcones que tardó en parir el relato cuatro años -en otra ocasión dijo que tardó cinco, y en otras, que seis-, trabajando duro en método, como un reloj, con sudor de obrero y precisión de orfebre: primero una hora durante las mañanas, antes de ir al trabajo, y después continuaba por la noche, puliendo lento el texto. Lo cierto es que rápidamente se le acusó de no haber escrito él la novela, de subcontratar a un autor (lo que en la jerga de la industria editorial se llama “negro”): “Dijeron que tenía once negros. Once, ni más ni menos. Y hay gente que se lo creyó. Pero yo sé lo que me costó escribirla”, explicó en su momento en una entrevista a ABC.

Las acusaciones resonaban cada vez con más fuerza. “Si ves que vas vendiendo un millón, dos millones… y hay gente que dice que la ha escrito otro, te lo tomas a broma. Piensas ‘a ver si encuentro a otros que me escriban muchas más’. Si se trata de eso, estaría encantado de tener muchos negros que escribiesen best-sellers que vendiesen o mismo que La catedral del mar”, aseguró, envalentonado. “En el fondo es molesto que alguien ponga en duda tu integridad”. Ésa fue la primera vez que defraudó a muchos de sus adeptos, la primera vez que apretó contra su imagen la sombra de la duda. Pero no ha sido la única: su “integridad” se ha cuestionado en todo el arco de su persona, desde el plano literario hasta el plano económico y legal.

En 2015 fue imputado por haber defraudado presuntamente a la Hacienda española 1,4 millones de euros al transmitir a sociedades radicadas fuera de España los derechos de autor de sus obras

En 2015 fue imputado por haber defraudado presuntamente a la Hacienda española 1,4 millones de euros entre 2009 y 2011 al transmitir a sociedades radicadas fuera de España los derechos de autor de sus obras: La catedral del mar, ya mencionada, y las que le siguieron, La mano de Fátima (para la que, dice, se documentó con 200 libros) y La reina descalza. Ambas cosecharon un éxito razonable, pero no comparable a su ópera prima. En 2016, su causa fue archivada al considerar la jueza que, al haberse producido la venta de los derechos de autor de su primera novela en 2004, dos años antes del éxito editorial, no había habido intención ni dolo de “realizar una maniobra defraudatoria” en esa transmisión.

Cerrar el bufete: ¿bonanza literaria? 

Su último trabajo literario fue Los herederos de la tierra (Grijalbo, 2006), que constituye la segunda parte de La catedral del mar, y cuyo lanzamiento coincidió con el inicio del rodaje de la adaptación televisiva de su hit literario. El resultado: la serie de ocho capítulos fue presentada por Antena 3 a finales de 2017 en el marco del FesTVal de Vitoria, pero el escritor y abogado decidió no participar en su elaboración. ¿Qué cambió en la vida de Falcones desde su primer a su último libro? Pues ya ven: “El despacho ya está cerrado porque es imposible mantenerlo. Llevo todavía algún asunto, pero más como consejero que como abogado. No me queda otro remedio. Ahora estoy cuatro meses viajando”, explicó a el Diario Vasco.

Ildefonso Falcones firmando libros en Sant Jordi.

Ildefonso Falcones firmando libros en Sant Jordi.

Dentro de la dinámica de la industria editorial le iba bastante bien, señalaba siempre. No paraba de recordar que “el mercado del libro ha caído un 50% desde 2006: no espero un éxito igual al primero”. Esa bonanza literaria de la que hablaba -que le ha llevado a cerrar su bufete- coincide con la reapertura de su procedimiento legal por parte de la Audiencia Nacional: la Agencia Tributaria y la Fiscalía recurrieron la decisión judicial de archivar la causa al considerar que existen “presuntas irregularidades”.

Ahora la Fiscalía de Barcelona pide 9 años de cárcel para él por fraude fiscal. También su esposa, Maria Carmen Rosich, y su hermano, Rafael María Falcones, han sido señalados por la justicia: presuntamente “idearon y ejecutaron un sistema” para evitar "el pago debido de las obligaciones tributarias del matrimonio" que consistía en transmitir los derechos de autor generados por sus obras a “entidades no residentes en España”. Chipre y República Dominicana serían los países en los que crearon la red de empresas que se hicieron cargo de los ingresos generados por los derechos de autor de las obras de Falcones.

Falcones, el catalán marginado

Cuando en 2015 fue acusado por primera vez de fraude fiscal, algunos miembros de su familia salieron a defenderle, pero sin demasiada vehemencia. Es uno de los dones de ese tipo de clanes de la alta sociedad: fingir que no hay zafarrancho ninguno, seguir sonriendo, simular unidad, pero sin excesos, no sea que les salpique. Arrastra heridas, el taciturno Falcones: la temprana muerte de su padre, la de su madre pocos meses antes de publicar su primer libro. Dice que él no es independentista porque no quiere “hipotecar” el futuro de sus cuatro hijos, unos jóvenes que, como señala su padre, no leen sus novelas.

Ildefonso Falcones. EFE.

Ildefonso Falcones. EFE.

Considera que el independentismo sería “la mayor catástrofe para los catalanes”: “Creo que a nivel identitario, cultural y lingüístico somos totalmente independientes. Fíjate si somos independientes que no se cumplen las sentencias del Supremo y estamos todos encantados. Y ahora, hablando claro, lo que se quiere es la pasta. El poder económico”, sostuvo en una ocasión. Tampoco es que en Barcelona le tengan demasiado cariño. Hay muchos que dicen que allá no se le considera ni escritor ni catalán, y Falcones ha experimentado en sus carnes esa exclusión.

Recuerda cuando “llevaron a París a los autores que han escrito sobre Barcelona y a mí no me invitaron”: “Y si alguna obra ha llevado a Barcelona a altas cotas de conocimiento internacional, además de la de Ruiz Zafón y alguna más, es La catedral del mar. Y es una tras otra: los escritores van a Fráncfort y no te llevan, no apareces en la web de los escritores de la Generalitat… Esto no es más que el resultado del dirigismo cultural. Es lo de siempre. Se subvenciona lo que es catalán, lo que está escrito en catalán, lo que está escrito por autores catalanes... Todo eso nos va encerrando cada vez más”.

Tras las últimas acusaciones de la Fiscalía, Falcones vuelve a convertirse en un outsider total: en el oficio, en su tierra y a ojos de la justicia. Quizás toque refugiarse en los caballos