El Nobel de Literatura Bob Dylan.

El Nobel de Literatura Bob Dylan. Getty Images.

Libros la música del nobel

Bob Dylan obligado a dar una conferencia si quiere cobrar los 900.000 dólares del Nobel

El cantautor estadounidense envía a la Academia Sueca un discurso de agradecimiento para ser leído junto con el resto de los galardonados. Él no acudirá. 

El cantautor estadounidense Bob Dylan, ganador del Nobel de Literatura de este año, ha enviado un discurso de agradecimiento para ser leído junto con los del resto de los premiados en el banquete posterior a la entrega de galardones de este viernes en Estocolmo, informó hoy la Fundación Nobel.

El músico había comunicado hace tres semanas que no acudiría ni a la ceremonia ni a la conferencia de aceptación, que se celebra tres días antes, aludiendo a "compromisos previos".

La Fundación Nobel informó además de que la también cantante estadounidense Patti Smith interpretará un tema de Dylan, A Hard Rain's A-Gonna Fall, en la gala de entrega de los premios.

Aunque no es necesario que el galardonado acuda en persona a Estocolmo -como ha ocurrido por ejemplo en los últimos años con los británicos Doris Lessing y Harold Pinter-, sí que debe pronunciar una conferencia para poder recibir el premio y los 8 millones de coronas suecas (unos 900.000 dólares) con que está dotado. La conferencia de recepción del Nobel no tiene por qué ser presencial, aunque sí debe celebrarse antes de seis meses a contar después del 10 de diciembre.

Los representantes del músico han confirmado que Dylan actuará en Estocolmo la próxima primavera, por lo que la Academia Sueca confía en que entonces pueda dar la conferencia.

Dylan fue reconocido el pasado 13 de octubre con el Nobel de Literatura por crear "nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense", una elección sorprendente por ser la primera vez que se premia a un cantautor.

Tras intentar contactar al músico sin éxito durante varios días, la Academia Sueca desistió finalmente, mientras uno de sus miembros, el escritor Per Wästberg, lo calificaba de "rudo" y "arrogante", declaraciones de las que se desmarcó más tarde la institución.

Dylan aceptó finalmente el Nobel y agradeció un premio que le había dejado "sin palabras", aunque sin confirmar inicialmente si iría a Estocolmo, en una conversación telefónica con Sara Danius, secretaria permanente de la Academia.