Durante la realización de unas obras de acometida del gas en la vía pública en la ciudad de Mérida, los operarios han sacado a la luz un grupo de mosaicos de origen romano datados entre finales del siglo III y principios del IV d.C.. El conjunto ya está siendo estudiado por el Equipo de Seguimiento de Obras del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida. 

Noticias relacionadas

El hallazgo se ha registrado bajo el pavimento de la calle Benito Toresano, donde ha quedado al descubierto este enorme mosaico policromado de motivos geométricos. El conjunto se extiende por debajo de las viviendas adyacentes y los expertos apuntan a que podría tratarse de la decoración de una antigua villa romana. El mosaico presenta un alto grado de conservación, aunque muestra desperfectos por obras públicas anteriores

Ante la magnitud del descubrimiento y su impresionante tamaño, desde la municipalidad se ha ordenado aumentar el tamaño de la zanja original para poder encontrar más de estos restos y facilitar su documentación. La intención es conservar el hallazgo dentro de su contexto original y no trasladarlo. Por ahora han quedado a la vista de los viandantes los restos de esta preciosa decoración romana. 

El esfuerzo del Ayuntamiento y el comité de expertos en patrimonio de la ciudad se centra ahora en limpiar el hallazgo y buscar zanjas antiguas por las que continuar las obras de acometida de la instalación de gas sin dañar el mosaico

En esa misma calle ya apareció en el año 1978 el 'Mosaico del jabalí y los perros', llamado así por su emblema central. Las teselas presiden actualmente en la Asamblea de Extremadura. 

A finales del mes de marzo fue localizada también en Mérida un "arca ferrata" romana del siglo IV d. C., un contenedor utilizado para la conservación de joyas y objetos preciosos que sería el equivalente moderno de una caja fuerte. El hallazgo se dio en la  Casa del Mitreo durante unas excavaciones. Este objeto captó la atención de los arqueólogos por su singularidad y excelente estado de conservación. 

La ciudad de Mérida sirvió de asentamiento romano desde el año 25 antes de Cristo. Construida bajo el mandato del emperador Augusto, era conocida como Emerita Augusta en tiempos imperiales, y conserva uno de los conjuntos arquitectónicos romanos, más importantes de Europa. En el año 1993 la ciudad pasó a formar parte de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.