La célebre tumba de Tutankamón, el faraón niño, sigue arrojando nuevos secretos. Los últimos análisis con georradar que han radiografiado la cámara funeraria, situada en el Valle de los Reyes (Luxor), han revivido las teorías de que existen estancias hasta ahora no identificadas. En una de ellas, según las hipótesis que defienden algunos arqueólogos, podría estar enterrada la faraona Nefertiti.

Noticias relacionadas

Estos nuevos estudios, revelados por la revista Nature y dirigidos por el arqueólogo Mamdouh Eldamaty, exministro de Antigüedades de Egipto, han escaneado el área inmediatamente alrededor de la tumba del rey de la Dinastía XVIII. Según las primeras informaciones, se ha identificado un espacio secreto, en forma de pasillo, de unos dos metros de alto y al menos diez de largo, aledaño a la habitación en la que se descubrieron el sarcófago y la momia de Tutankamón.

Se trata de unas sospechas lanzadas inicialmente en 2015 por el arqueólogo británico Nicholas Reeves que se basan en la documentación de grietas pintadas en la habitación donde fue sepultado el faraón y en la conjetura de que el muro norte es una pared falsa, una argucia a la que recurrieron habitualmente los antiguos egipcios para ocultar enterramientos. Sin embargo, varias expediciones arqueológicas han descartado este postulado en los últimos años al no encontrar sus estudios ninguna prueba de otras estancias detrás de los muros conocidos.

Busto de la reina egipcia Nefertiti Reuters

El Consejo Superior de Antigüedades de Egipto ya ha sido informado de los hallazgos, según informa la revista especializada. Sin embargo, algunos sectores del mundo de la egiptología han acogido con escepticismo esta sorprendente vía de investigación. Zahi Hawass, que tiene un equipo de casi 300 personas a sus órdenes trabajando en el Valle de los Reyes en busca de la tumba de Nefertiti, ha señalado que estas tecnologías solo han ofrecido en el pasado falsas esperanzas. "El georradar nunca ha descubierto nada en Egipto", ha asegurado el egiptólogo, que hace unas semanas en una entrevista con EL ESPAÑOL se mostró confiado en poder descubrir la cámara funeraria de la faraona en 2020.

Hawass descarta que la tumba de Tutankamón, fallecido a los 19 años por causas que todavía se están desentrañando, especialmente pequeña para tratarse de un rey y descubierta en 1922 por el británico Howard Carteren Espacio 5.1 de Ifema se puede visitar actualmente una exposición que reconstruye milimétricamente el espacio y sus tesoros—, esconda también los restos de su madrastra Nefertiti. Esta reina, esposa de Akenatón, reinó brevemente el Antiguo Egipto en algún momento del siglo XIV a.C.

Un policía, a la entrada de la tumba de Tutankamón en Luxor. Reuters

Otros egiptólogos como Ray Johnson, de la Universidad de Chicago, han tildado este (re)hallazgo de "tremendamente emocionante". Este experto, consultado por Nature, es de los que no descarta que Nefertiti pueda estar en ese supuesto espacio desconocido de la KV62 del Valle de los Reyes, como se conoce a la tumba de Tutankamón. Pero tampoco desecha que de hallarse una nueva sepultura corresponda a la mujer y hermanastra del faraón niño, cuyos restos tampoco han sido desenterrados: Anjesenamón.

Eldamaty, que fue sustituido como ministro de Antigüedades en 2016, actúa ahora como investigador en la Universidad Ain Shams de El Cairo. El pasado mes de junio recibió la luz verde del Gobierno egipcio para escanear, con la ayuda de una empresa americana, el exterior de la cámara funeraria de Tutankamón, que está abierta al público. "No me rindo fácilmente", ha señalado al dar a conocer los análisis de su estudio. Un nuevo terremoto sacude la carrera por hallar a la misteriosa Nefertiti.