Una escena de 'Luces de Bohemia', dirigida por Alfredo Sanzol.

Una escena de 'Luces de Bohemia', dirigida por Alfredo Sanzol. CDN

Escena La obra de la semana

Valle-Inclán resucita en la España más esperpéntica

"Soy ciego, un poeta ciego". Quien habla es Max Estrella, uno de los personajes más famosos del teatro español, creado hace más de un siglo por Ramón María del Valle-Inclán; un hombre que no puede ver, golpeado por el desastre y la miseria; un escritor bohemio que emprende una odisea nocturna por las calles del Madrid de 1920, sus últimas horas de vida. Una suerte de Ulises español condenado a vivir en una España llena de conflictos, como la de ahora: corrupción, servilismo, alcoholismo, etcétera.

Luces de Bohemia, la obra culmen del dramaturgo gallego, se estrena de nuevo bajo la dirección de Alfredo Sanzol y en otra gran producción del Centro Dramático Nacional. Si la semana pasada se rindió tributo a la memoria de María Teresa León, en esta ocasión el homenaje le corresponde al género del esperpento y su creador, y a ese personaje que viaja hacia la muerte tratando de descubrir el sentido de la vida.

"La belleza de Luces de bohemia es la lucha por la dignidad, por edificar una obra a partir del desastre, de la descomposición, de la hipocresía, de la miseria, de lo precario", explica Sanzol, autor de La Ternura. "Luces es una creación que se levanta digna y entera, que no se rinde ni se resigna, que no se duerme. Es una obra que da testimonio, que acepta los límites y los usa para transcenderlos. (...) Es humor violento y tierno".

El personaje de Max Estrella lo interpreta el actor Juan Codina, con quien Sanzol ya dirigió en 2009 y también para una producción del CDN otra obra de Valle-Inclán, La cabeza del bautista. Codina ha recordado que cuando el director le propuso interpretar al bohemio ciego acababa de pasar por el cuarto ciclo de quimioterapia por un cáncer linfático. La enfermedad le había obligado a rechazar dos trabajos, así que esta oferta fue para él como un "mensaje sanador".

En cuanto a la escenografía, que firma Alejandro Andújar, Sanzol va a "desnudar" al María Guerrero: el equipo ha levantado las telas del teatro y ha trabajado con tres carras -plataformas deslizantes- con sendos espejos en la caja negra, para "dar una movilidad, una profundidad y un juego que está lleno de significados".

Otras obras para disfrutar

West Side Story: el clásico musical llega por primera vez a España, concretamente al Teatro Calderón de Madrid, en su versión original íntegra, 61 años después de su estreno en Broadway, y coincidiendo con el centenario del nacimiento de Leonard Bernstein. Arthur Laurens transporta el Romeo y Julieta de Shakespeare a la ciudad de Nueva York, en donde dos jóvenes enamorados se ven atrapados por el enfrentamiento entre dos bandas callejeras.

Katiuska: la soprano Ainhoa Arteta abre la nueva temporada del Teatro de la Zarzuela, con la primera obra escrita para escena de Pablo Sorozábal, que vuelve al mismo escenario casi 40 años después de su última representación en 1981. Además será retransmitida por Facebook Live. El espectáculo cuenta un episodio de la historia de Rusia cuando la princesa, sin saber que pertenecía a la realeza, es señalada por el Príncipe Sergio como única descendiente del Zar.