Guillermo Díaz delante de la estatua a Bernardo de Gálvez y su familia en Málaga.

Guillermo Díaz delante de la estatua a Bernardo de Gálvez y su familia en Málaga. Cs

Cultura Historia

El plan de Ciudadanos para reivindicar España: combatir la "propaganda" de la Leyenda Negra

La formación de Albert Rivera incluye en su programa electoral una medida para fomentar el conocimiento de la Historia de España.

La Historia de España también quiere jugar un papel relevante en las elecciones del 28-A. En una coyuntura ciertamente anómala, con el presidente de México enrocado en su anacrónica petición de perdón por los supuestos excesos de la conquista liderada por Hernán Cortés, de la que se cumplen 500 años, sumada a otras polémicas históricas, una buena parte del pueblo se revuelve contra esas mentiras de origen extranjero y reclama un discurso amparado en hechos, no en exageraciones. Una historia en positivo.

Haciéndose eco de esta situación, Ciudadanos ha detallado en su programa electoral un Plan de Apoyo a la Difusión de la Historia Española con el que se pretende combatir todas las falacias de la Leyenda Negra y, por lo tanto, fomentar el conocimiento sobre el papel que ha desempeñado nuestro país a lo largo de los siglos. La receta es fácil de comprender: desarmar con datos todos los ataques foráneos, promover investigaciones históricas desde una perspectiva netamente objetiva y divulgar hacia dentro, sobre todo con el punto de mira en los jóvenes.

"Lo primero que hay que hacer es informar del diagnóstico, contar cómo España sufre hoy en día las consecuencias de la propaganda de la Leyenda Negra, que incide en nuestra imagen internacional y nos desprestigia", explica a este periódico Guillermo Díaz, número uno de Cs al Congreso por la provincia de Málaga y principal impulsor de este tipo de medidas de la formación naranja. No solo se refiere a las corrientes que tachan al conquistador Cortés de "genocida" o al intento portugués de arrogarse el mérito de la primera vuelta al mundo, también a ese leyendanegrismo más contemporáneo que los secesionistas enarbolan por Europa adelante.

¿Cómo combatir entonces todas estas acometidas? "Creemos que tenemos que hacer una labor didáctica interna para que los españoles conozcan los hechos de nuestra historia con mayor profundidad y, por otro lado, una labor externa, con el apoyo del Ministerio de Exteriores, en la que España defienda cuál fue nuestro papel internacional despejando la propaganda", expone Díaz. "Ya está bien, el Gobierno no debe permanecer de brazos cruzados. La sociedad española está saliendo en defensa de su historia y es inconcebible que los políticos no lo hayan hecho".

Cs, que logró el pasado mes de enero que el Congreso de los Diputados aprobase conmemorar el quinto centenario del desembarco de Hernán Cortes en las costas del Imperio mexica, a pesar de que en los Presupuestos —elaborados por el PP— no se recogía ninguna partida destinada a esta efeméride, no pretende, sin embargo, loar únicamente los principales hitos de la Historia de España. "No queremos dar el paso a la leyenda rosa", añade el experto del partido del Albert Rivera.

Guillermo Díaz, licenciado en Derecho y apasionado de la historia —es colaborador habitual del podcast La Escóbula de la Bruja—, cree que ha llegado el momento de que "los políticos se acostumbren a hablar bien de España y de su pasado" porque "no pasa nada". "Ni Rajoy ni Sánchez tenían pensado hacer nada con el V centenario y Hernán Cortés hace palidecer a Alejandro Magno y a Julio César... pero no me imagino a los romanos dándole la espalda a Julio César. No podemos seguir hablando con complejos ni pedir perdón", añade.

¿Y en quién se fija Cs para fomentar esta Historia de España en clave positiva? Pues en primer lugar, María Elvira Roca Brea, autora del bestseller Imperiofobia y Leyenda Negra, un hit editorial con más de 100.000 ejemplares vendidos. Luego aparecen nombres como los de los escritores Javier Santamarta, Arturo Pérez-Reverte, Fernando Martínez Laínez, Isabel San Sebastián, Carlos Canales, Miguel del Rey o Augusto Ferrer-Dalmau, el pintor de batallas. "Hay muchos y muy buenos", señala Díaz, que recalca: "La Historia de España pertenece a todos los españoles, no es de derechas ni de izquierdas; ni del PP, del PSOE o de Cs".

Guillermo Díaz, admirador de Bernardo de Gálvez, héroe español en la Guerra de la Independencia de EEUU y ciudadano honorario de ese país, o de Blas de Lezo, el Almirante Patapalo —Cs ya pidió a la Comisión de Cultura, cuando gobernaba el PP, planes especiales para producir películas que "hablasen bien" de la Historia de España, según Díaz—, descarta que estas propuestas tengan que ver con la irrupción de Vox y su discurso: "Lo que pediría es que no intenten utilizar la Historia de España como arma arrojadiza al resto de españoles, y que si se ponen cascos, identifiquen bien de qué siglo son", concluye Díaz en relación al morrión, elemento del siglo XVI, que utilizó Abascal para erigirse en líder de la reconquista.