Adiós a Alcántara en una imagen de archivo.

Adiós a Alcántara en una imagen de archivo. EFE

Cultura

Adiós a Alcántara: la cofradía de la columna llora a su hermano mayor

El periodista murió este miércoles, a los 91 años, en su domicilio de Málaga.

Murió Manuel Alcántara y con él se ha ido el último gran maestro de la columna de opinión. Sus más de 15.000 artículos han sido una inspiración para el género periodístico que ahora ve desaparecer su mayor referencia. Desde la muerte de Francisco Umbral ningún columnista era tan llorado entre sus compañeros.

La muerte de Manuel Alcántara deja huérfana a toda una generación de columnistas que, este jueves, le ha querido dedicar sus líneas. 

Jorge Bustos: "Concluye una estirpe"

"Hoy España llora no como cuando fallece un artesano sino como cuando se extingue un oficio; no cuando se va el hombre sino cuando concluye una estirpe. Si también Alcántara puede morirse no sabemos muy bien qué seguimos haciendo aquí, llenando columnas de papel en el siglo del grafeno y del streaming. 

Otros se encaraman a un púlpito para encender la llama matutina de la democracia, que se apagaría fatalmente sin su fatua brasa de cada día; él se conformaba con llevar a su ávida grey la fórmula precisa de la columna, que ha de combinar la noticia, el ensayo y el poema con un aderezo general de humor y melancolía. Nadie como él mezclaba esos ingredientes de ardua alquimia, y a muchos que lo intentan sin saber les cuesta una llamarada en las narices".

Antonio Lucas: "No le temblaba la mano de escribir"

"A Manuel Alcántara no le temblaba la mano de escribir. Si acaso, a última hora, la voz. Pero jamás la inteligencia, ni la gracia, ni la bondad del hombre bueno que no escatima finamente una oportuna maldad o un dry martini. (...) Pronto le dijimos maestro, porque lo es. (...) He aprendido más de su ironía y de su voltaje lírico que de la facultad de Periodismo. De allá sólo extraje un puñado de ideas zurdas que aún conservo (y nunca escondo), aunque ya no sirvan demasiado para lo de ahora".

Teodoro León Gross: "Morir con las teclas puestas"

"Manuel Alcántara, el decano del articulismo español, uno de los grandes maestros del género, ha fallecido esta mañana a los 91 años. "Lo peor no han sido los primeros 91, sino las últimas semanas" bromeaba al dejar de publicar su columna en enero después de 60 años casi ininterrumpidos. Siempre quiso morir con las teclas puestas.

Los columnistas jóvenes, ajenos a los prejuicios de la Transición, reconocen su figura como maestro del género. Es tiempo de premios, homenajes, distinciones, honores ante los que él conserva la distancia. Sus pasiones, ya retirado en Málaga, nunca cambiaron, fiel hasta el final entre el mar, la lectura, el dry y sobre todo los amigos. "Cuando llegue la muerte/si dicen a levantarse/ a mí que no me despierten" escribió en un poema memorable".

Ignacio Camacho: "Llevaba tinta en las venas"

"Se llamaba Manuel Alcántara y llevaba tinta en las venas y la pasión de escribir grabada a fuego en el alma. Pertenecía a la estirpe del periodismo de raza, el de flexo, nicotina y alcohol, el de la gabardina colgada, el de la dinastía de los cronistas de ring y de las tertulias literarias. Un oficio de otra época, acaso idealizada y desde luego romántica, en la que la calle era una escuela, el lenguaje una patria y la voluntad de estilo, un rasgo de aristocracia. Ese tiempo que ayer se acabó de morir en Málaga".