Willy Toledo en el Festival de San Sebastián.

Willy Toledo en el Festival de San Sebastián. Efe

Cultura

Abogados Cristianos pide ahora multar a Willy Toledo con 6.600 euros

La Asociación Española de Abogados Cristianos ha pedido 22 meses de multa, que equivaldrían a 6.600 euros, para el actor Willy Toledo por un posible delito contra los sentimientos religiosos y por otro delito de obstrucción a la Justicia. Además, va a presentar una denuncia contra él por la presunta comisión de un delito de odio.

Así lo ha puesto de manifiesto este jueves 4 de octubre la presidenta de la Asociación, Polonia Castellanos, durante la presentación de un informe 2018 sobre la protección legal de la libertad religiosa en la Unión Europea.

Castellanos ha redactado el escrito de acusación que ya ha remitido al Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid que investiga la causa contra Willy Toledo y en la que la asociación está personada como acusación. El juez finalizó la instrucción de esta causa concluyendo que podía haber indicios de delito y solicitando a las partes que en un plazo de 10 días se pronunciaran sobre la apertura del juicio oral en la forma prevista por la ley, o bien el sobreseimiento de la causa.

Arremeter contra los creyentes

La causa abierta contra el actor está motivada por unas declaraciones en Facebook en las que "se cagaba" en Dios y la Virgen María. "Esto no se trata de un 'me cago en tal', se trata de arremeter contra un dogma y es una falta de respeto y un delito contra los sentimientos religioso, en este caso el católicos, pero que afecta a todos los creyentes", ha defendido Castellanos, que también ha avanzado que ha solicitado que al juicio acudan a tres personas a testificar: un representante de la comunidad islámica, otro de la judía, y otro de la protestante.

La presidenta de la asociación ha explicado que se trata de un delito previsto en el artículo 525 del Código Penal, que contempla multas de ocho a doce meses, pero en "no conlleva pena privativa de libertad, solo una multa económica". "Este señor no va a ir a la cárcel por esta causa, y tiene patrimonio más que de sobra para hacer frente a la multa", sostiene, destacando que el actor cobró una subvención del Ministerio de Cultura de 250.000 euros y tiene varios inmuebles a su nombre.

Además, Abogados Cristianos reclama 10 meses de multa por un delito de obstrucción a la Justicia ya que Toledo fue citado hasta en dos ocasiones a declarar, sin llegar nunca a comparecer, por lo que el juzgado ordenó su detención y puesta a disposición de la Justicia.

Denuncia por delito de odio

Por otro lado, la presidenta de Abogados Cristianos ha explicado que también denunciará al actor por un delito de odio después de que Toledo declarase que, durante la Guerra Civil, fusilaron a personas a causa de su fe e incendiaron iglesias porque "algo harían", entre otras polémicas declaraciones. "Hay material suficiente para denunciarle por este delito", sostiene.

Polonia Castellanos ha precisado que por delitos de este tipo "se suelen poner alrededor de 6 euros de multa diaria". "Si la condena es a 22 meses de multa, 22 meses por 30 de cada mes, son 660 días por 10 euros, por ejemplo, serían 6.600 euros", ha matizado. "Nosotros no tenemos interés en que nadie vaya a la cárcel por esto, a nosotros con que el señor Toledo pidiese una disculpa pública, dejase de lanzar ataque, nos valdría", ha sentenciado.

Sanción en 22 países de la UE

En este contexto, la presidenta de Abogados Cristianos ha argumentado la postura de la asociación con un informe elaborado tras el estudio de los códigos penales de los países de la Unión Europea. Dicho informe señala que 22 de los 28 países de la UE sancionan las ofensas a los sentimientos religiosos.

Diez de esos 22 países castigan estos delitos con penas más severas que España e imponen sanciones que llegan a ser "el triple de duras" que las españolas, según el informe. Respecto a los delitos de odio dentro de la Unión Europea, los seis países que no protegen los sentimientos religiosos suman el 50% de los ataques registrados como delitos de odio contra los cristianos.

"Eso que se dice acerca de que solo son delitos propios de estados fundamentalistas y confesionales, no. Son propios de la Unión Europea y del resto del mundo", ha subrayado Castellanos. Dentro de la Unión Europea, un 75% de Estados son aconfesionales, un 21% son confesionales y tan solo Francia se declara como un país laico, según destaca la presidenta de la asociación, que incide en que en los cinco continentes figuran países que protegen los sentimientos religiosos de los ciudadanos.

Desde la organización proponen tomar como ejemplo el modelo el artículo que figura en el Código Penal canadiense que, tras condenar severamente el escarnio contra la religión, dicta que ninguna persona será condenada por expresar "de buena fe y en un lenguaje decente" una opinión sobre un tema religioso.

Queja contra el magistrado Bosch

Por otro lado, la Asociación va presentar queja ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) contra el magistrado Joaquim Bosch, que fue portavoz de la organización Jueces para la Democracia. A su juicio, el juez "ha mentido y lanzado acusaciones falsas" sobre la realidad jurídica de los delitos contra los sentimientos religiosos y ha "animado" a cometer a un delito de obstrucción a la justicia" en varias entrevistas en los medios.

"Esperamos que el magistrado se retracte públicamente", ha apostillado Castellanos, que ha declarado que "se ha inhabilitado a jueces por cosas menos graves".