Una de las calles principales del pueblo de Benassal (Castellón), antes y después del bombardeo de los nazis en 1938.

Una de las calles principales del pueblo de Benassal (Castellón), antes y después del bombardeo de los nazis en 1938.

Cultura Memoria Histórica

El PP culpa a la República de los bombardeos de la Legión Cóndor en Castellón en 1938

El PP ha impedido este jueves con su mayoría absoluta aprobar dos mociones que pretendían que el Senado pidiera al Gobierno investigar el caso de los llamados "trabajadores esclavos" del franquismo y también los bombardeos de la Legión cóndor de 1938 sobre cuatro poblaciones de El Maestrazgo (Castellón), conocidos como el Guernica valenciano. Las dos iniciativas, presentadas por Compromís, se han rechazado en la Comisión de Justicia de la Cámara Alta pese a contar con el respaldo de todos los grupos parlamentarios, a excepción de los populares.

La moción sobre el llamado Guernica valenciano pretendía que el Gobierno pusiera los medios necesarios para "esclarecer" este episodio de la Guerra Civil en el cual los aviones Stuka-87 de la Legión Cóndor alemana bombardearon varios pueblos de El Maestrazgo. Reclamaba Compromís conocer el número exacto de víctimas, determinar los responsables de la orden de ataque y "recordar y brindar homenaje" a las 38 víctimas que sí están identificadas.

Según ha relatado el senador Jordi Navarrete, aquella operación fue un "experimento" de la aviación alemana que por vez primera usó bombas de 500 kilos contra la población civil, sin que 80 años después aquellos ataques se hayan aclarado del todo. De hecho, los nazis registraron con imágenes y anotaciones todas estas operaciones. Este material ha sido recogido en el documental Experimento Stuka, estrenado el pasado mayo.

El unánime respaldo que su propuesta ha tenido en los demás grupos ha topado con la oposición del PP, cuyo portavoz, Manuel Altava, ha esgrimido informes de historiadores para asegurar que los cuatro pueblos atacados por la Legión Cóndor "estaban en la línea de frente, donde se concentraban gran cantidad de medios de combate republicanos susceptibles de ser neutralizados".

Altava ha responsabilizado a las autoridades de la República de no haber evacuado a la población civil de esa zona del frente. Sus afirmaciones han sido muy criticadas después por otros portavoces, y ha concluido que "por muy desgraciado que fuera" el bombardeo no se puede decir que sirviera de "campo de pruebas" para la II Guerra Mundial.

No lo ha considerado así la socialista María José Fernánde Muñoz, para quien lo ocurrido en mayo de 1938 fue un "experimento" de la aviación nazi que "es de justicia rescatar" para poder exigir a sus responsables que pidan perdón porque, ha recalcado, "un acto de tal vileza no puede quedar impune". Joan Bagué, del PDeCAT, ha coincidido en que las fotos que se hicieron militares alemanes al lado de los socavones provocados por las bombas confirman que fue un ataque "selectivo" y "en fase de pruebas".

Jokin Bildarratz, del PNV, ha apuntado que "es difícil" no apoyar la iniciativa, y Miquel Àngel Estradé, de ERC, ha considerado "indudable" que los Stukas "atacaron a la población civil sin ninguna justificación". Desde Unidos Podemos, Joan Comorera ha añadido que lo ocurrido en El Maestrazgo "fue otro Guernica más" y ha recordado que en aquellos pueblos sólo quedaban mujeres y niños que fueron víctimas de una "masacre" concebida "para sembrar el terror".

200.000 reclusos políticos

A este debate ha seguido el de otra moción de Compromís que reclamaba al Gobierno impulsar la investigación sobre los "trabajadores esclavos" del franquismo, así como su "reconocimiento y reparación". Se trata los más de 200.000 reclusos políticos que desde la Guerra Civil y durante la dictadura trabajaron para empresas públicas y privadas, en condiciones de semiesclavitud y sin apenas salario, para construir carreteras, embalses, aeropuertos, y cuya actividad está reseñada documentalmente.

Los grupos han reiterado su apoyo a una propuesta que creen justa y que han enmarcado en el impulso a la Ley de Memoria Histórica y la creación de una Comisión de la Verdad, pero de nuevo el PP la ha desechado. La senadora Esther Muñoz ha reprochado a las otras formaciones su empeño por debatir sobre Memoria Histórica en vez de abordar los problemas de la Justicia y ha dicho que si se quiere dar reparación también habría que reparar a los muertos de los bombardeos republicanos durante la Guerra Civil.

Entre protestas de los otros portavoces, les ha invitado a presentar mociones para exigir el "perdón" del Gobierno italiano por la "invasión de los romanos" a la Península, ha sacado a colación las víctimas de las Guerras Carlistas y ha dicho que podía remontarse "hasta la época de Viriato".