Teddy Bautista al salir de la Audiencia Nacional, tras ser arrestado en la operación Saga.

Teddy Bautista al salir de la Audiencia Nacional, tras ser arrestado en la operación Saga. Efe

Cultura caso SAGA

Anticorrupción pide 7 años de cárcel para Teddy Bautista y 12 para Neri

La Fiscalía acusa al expresidente de la SGAE de un delito de apropiación indebida por el saqueo de la entidad. Además, estima el perjuicio causado en 47,6 millones de euros.

La Fiscalía Anticorrupción solicita siete años de prisión para el ex presidente de la SGAE Teddy Bautista y 47,6 millones de euros de fianza por responsabilidad civil a pagar solidariamente entre los acusados por un delito de apropiación indebida por el saqueo de la Sociedad General de Autores (SGAE). Para José Luis Rodríguez Neri y Rafeel Ramos pide 12 años y medio de cárcel, por los delitos de apropiación indebida, asociación ilícita y falsedad documental.

Entre los acusados se encuentra Enrique Loras García y Ricardo Azcoaga, para quienes pide seis años y un mes de prisión. Para María Antonia y Pilar Eva García Pombo, Celedonio Martín Mateo y Elena Vázquez Serrano, la Fiscalía solicita 11 años y medio de cárcel; para Juana Cristina Rodríguez Neriz, ocho años y medio; y para Leticia Rodríguez Álvarez, dos años de prisión.

Anticorrupción ha presentado su escrito de acusación después de que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata concluyera la instrucción de la parte principal de la investigación del llamado “caso SGAE” y considerara que hay indicios suficientes para juzgar a once personas por poner en marcha “una sofisticada estratagema para derivar masivamente fondos de SGAE” a la organización comandada por el director general de la filial digital de la SGAE, José Luis Rodríguez Neri, mediante la asignación arbitraria a Microgénesis de decenas de millones de euros supuestamente para el desarrollo de soluciones tecnológicas, causando “perjuicios y pérdidas constantes” para la sociedad de autores.

Pantalla cultural

De las conclusiones provisionales se extrae que Bautista, presidente de SGAE, desde 1998, introdujo a Rodríguez Neri y su empresa Microgénesis para abordar líneas de investigación y desarrollo en materia de líneas de tecnologías de la información y las comunicaciones. En el año 2000 se crea SDAE para llevar a cabo la transición de la sociedad de autores hacia un nuevo modelo en esa línea. “Desde el comienzo SDAE fue concebida como un mero artificio, sin existencia real, con capacidad instalada, sin actividad propia y sin empleados. La única finalidad de SDAE era pues firmar contratos con SGAE para, cada vez con carácter inmediato, ese mismo día, firmar un contrato de idéntico contenido con Microgénesis, burlando el marco estatutario y los mecanismo de control de SGAE”.

Los investigados están acusados de formar organización criminal cuya finalidad era enriquecerse de forma sistemática con cargo a fondos de SGAE, mediante la obtención de contratos y otros mecanismos depredatorios. Todo ello de acuerdo con un plan preconcebido, proyectado en el tiempo con una visión de largo plazo, ordenado de acuerdo con las directrices emanadas desde la cúspide, representada por Rodríguez Neri y Ramos Díaz –“auténticos líderes de la organización”- y con el apoyo de familiares y un asesor contable y fiscal, quienes se encargaban de “implementar la estrategia acordada, supervisar la gestión de las sociedades y distribuir los fondos obtenidos”.