Anne Hidalgo, alcaldesa de París.

Anne Hidalgo, alcaldesa de París. EFE

Cultura Discriminación étnica

La alcaldesa de París exige la prohibición de un festival feminista negro que veta la entrada a los blancos

Hidalgo ha manifestado que se "reserva el derecho de procesar a los organizadores por discriminación". Sos Racisme la apoya. Los acusados dicen que se trata de una "campaña de noticias falsas".

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha llamado la atención sobre un festival feminista negro que contaba con celebrarse en la capital francesa. Está gestionando su veto. ¿El problema? Que en el programa se detallaba que la entrada a los blancos estaba prohibida. Se trata de la primera edición del Festival Nyansapo, que iba a tener lugar del 28 al 30 de julio en un centro cultural de París, y que se anuncia como "un acontecimiento arraigado en el feminismo negro y el activismo a escala europea", según informa The Guardian. 

La organización del evento es la siguiente: cuatro quintas partes de la zona del festival estaban reservadas como espacio "no-mixto" para mujeres negras, según detalla su sitio web. Otro espacio era una zona "no mixta" para gente negra independientemente de su género. Y un último espacio quedaría "abierto a todos".

"Estoy pidiendo que este festival se prohíba", ha asegurado la alcaldesa, y, además, ha añadido que se reserva el derecho de "procesar a los organizadores por la discriminación"

Hidalgo ha manifestado en su cuenta de Twitter que condena firmemente la organización de este evento, "prohibido a los blancos". "Estoy pidiendo que este festival se prohíba", ha asegurado la alcaldesa, y, además, ha añadido que se reserva el derecho de "procesar a los organizadores por la discriminación".

Sos Racisme arremete

El jefe superior de la Policía, Michel Delpuech, aseguró en un comunicado que la policía no había sido advertida del evento, y subrayó que su equipo "se encargaría del cumplimiento riguroso de las leyes, los valores y los principios de la República". También las organizaciones antirracistas y antisemitas francesas han condenado enérgicamente la celebración del festival. SOS Racisme ha descrito el evento como "un error, incluso una abominación, ya que se basa en la separación étnica, mientras que el antirracismo es un movimiento que pretende ir más allá de la raza".

La Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo clamó que "Rosa Parks podría estar revolviéndose en su tumba", en referencia a la célebre activista estadounidense que luchó por los derechos civiles y es recordada por haberse negado a ceder el asiento a un blanco en la parte trasera de un autobús. Por esa acción acabó en la cárcel, y esa anécdota se cita como la chispa inaugural del movimiento.

"Campaña de noticias falsas"

Por su parte, Wallerand de Saint-Just, jefe regional del partido Frente Nacional de Marine Le Pen, desafíó a Anne Hidalgo el pasado viernes y cuestionó cómo la ciudad se podía estar preparando para une vento que "promueve un concepto que es abiertamente racista y anti-republicano". ¿Se han defendido los acusados? Sí. El centro cultural La Générale, donde iba a tener lugar el evento, y el colectivo Mwasi -organizador del mismo- han expresado que se sentían "el blanco de una campaña de desinformación y de noticias falsas orquestadas por el sector más sucio de la derecha".

El colectivo Mwasi ha expresado que se sentían "el blanco de una campaña de desinformación y de noticias falsas orquestadas por el sector más sucio de la derecha

"Nos entristece ver a ciertas asociaciones antirracistas dejándose manipular acerca de esta cuestión", rezaba un comunicado publicado en la página web de La Générale. El año pasado se dio una polémica parecida: un "campamento de verano descolonizador" en la ciudad de Reims, al noroeste de Francia, desató la indignación por describirse a sí mismo como "un seminario de capacitación sobre el antirracismo" sólo reservado a las víctimas de "racismo institucional" o minorías "racializadas", excluyendo, por defecto, a las personas blancas.