Sergio Dalma, en su visita este martes a 'El Hormiguero'.

Sergio Dalma, en su visita este martes a 'El Hormiguero'.

Televisión ESTE MARTES

Sergio Dalma recuerda el concierto que se le fue de las manos: “No me dejaban hablar”

El artista catalán visitó el programa de 'El Hormiguero' para celebrar sus 30 años de carrera en la música y confesar ante Pablo Motos algunas anécdotas.

Noticias relacionadas

Pocos artistas de nuestro país pueden decir que llevan tres décadas en el panorama musical. Ese es el particular aniversario que está celebrando Sergio Dalma (55 años) y lo hace, además, con un disco que lleva por título Sergio Dalma. 30… y tanto y en el que se pueden apreciar versiones de sus temas clásicos, así como alguna canción inédita.

Con todo esto, había motivos de sobra para que el de Sabadell visitara este martes El Hormiguero. Allí fue entrevistado por Pablo Motos (54) que se llevó un halago casi sin haber empezado la charla: “Cuando estaba detrás de la cortina, pensaba que da gusto venir a un programa donde todo tiene tan buen rollo”, comenzó Sergio Dalma. 

Tras el recibimiento caluroso, la primera pregunta se centró en el título del disco. “Parece una frase incompleta”, lanzó Motos. Dalma respondió de forma clara: “Me quedan muchas cosas por hacer y cantar. Ha pasado todo muy deprisa y pienso, a mis 55 años, que quiero paladear un poco todo”. Al margen del presente y el futuro, el invitado también tuvo tiempo de mirar al pasado para agradecer a todos los que le han ayudado, incluso los que le han criticado: “Sin quererlo, el que pone trabas, me ha hecho más fuerte”, aseveró.

En relación a esto, a las críticas cuando alguien triunfa, Pablo Motos hizo una reflexión con tono duro: “Haciendo este programa he visto que cuanto más éxito tienes, más te quieren destruir. Si tienes éxito mundial, tienes que ir con pistola”. El cantante le dio la razón, pero fue un poco menos contundente para recordar a una persona “sin la que no hubiera existido Sergio Dalma”. “Lo recuerdo todo con mucho cariño, también cuando iba a cantar en una orquesta. Tenía 16 años y me llevaba mi padre”, rememoró.

Respecto al disco con el que está celebrando su trigésimo aniversario, el barcelonés valoró que “no ha habido miedo a desnudarnos musicalmente y adaptar las canciones clásicas a otros ritmos. También hemos rescatado varias caras B, además de tres temas inéditos”.

Anécdotas y visión política

Tras el paso por la publicidad, la entrevista fue un poco más distendida. Pablo Motos no se cortó comentó que “para celebrar estos 30 años te vas de gira. Me he enterado que antes de salir a cantar te tomas una o dos copas de vino. ¿Se te ha ido alguna vez la mano?”. Dalma también volvió al pasado para hablar de “un concierto, hace muchos años, en el que empecé a comer embutido y beber vino. Noté que quería hablar, pero el técnico no me dejaba hablar, porque iba un poco mal. Una cosa es aclarar la voz y otra… Lo cierto es que me da algo de miedo pisar el escenario”.

Ver esta publicación en Instagram

. . #DalmaEH #elhormiguero #sergiodalma #musica #30aniversario #music #bailarpegados

Una publicación compartida de El Hormiguero (@elhormiguero) el 12 Nov, 2019 a las 1:20 PST

El programa siguió su curso, y tras los juegos de Trancas y Petancas, Cristina Pardo (42) apareció en el plató para analizar la situación política. Tras unos minutos de conversación con Pablo Motos, Sergio Dalma se hizo un hueco con una valoración positiva del acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias: “Estáis muy pesimistas, es un primer paso, hay que celebrarlo”. En este punto, Motos volvió a hacer hincapié en la tensa situación que hay en Cataluña. Sobre ello, el cantante defendió a su región de origen, poniendo el foco a nivel nacional: “Yo creo que Cataluña no, España está como está”.

A pesar de la visita de un personaje tan ilustre, una vez más, parte del protagonismo se lo llevó Pilar Rubio (41). La colaboradora se enfrentó a otro reto exigente: saltar cinco columnas, pasando un máximo de diez segundos encima de cada una de ellas, una prueba en la que, además, tuvo que superar su reconocido vértigo.

[Más información: Sergio Dalma pone a la venta su casa 'maldita' por 250.000 euros]