Tania Llasera en un combo de Jaleos.

Tania Llasera en un combo de Jaleos.

Televisión LO QUE LE DUELE A...

La enfermedad de Tania Llasera: sufre epistaxis desde que era pequeña

La presentadora de Mediaset ha publicado en sus redes sociales que padece esta dolencia desde pequeña y que lo asocia al estrés y el calor. 

Noticias relacionadas

Tania Llasera (39 años) ha preocupado profundamente a sus seguidores tras publicar hace unos días una imagen donde aparecían varios kleenex empapados en sangre. En palabras de la propia presentadora, sufre esta dolencia desde que es pequeña y en la actualidad lo asocia al estrés y a las altas temperaturas: "Cosas que pasan... Desde pequeña me sangra mucho la nariz. Hoy me he dado un espectáculo yo sola por la tarde. Parecía una fuente, creo que es estrés y la calor en conjunto. #sangre #blood".

Uno de sus followers ha puesto nombre a lo que le sucede a Tania Llasera. "Epistaxis. Yo también la sufro. Desde pequeña. Mi hijo mayor lo ha heredado. Vasos y capilares finos. El calor seco nos afecta un montón. Hay cirugía láser pero sin garantía de que solucione el problema. Hay que aprender a vivir con ello, humidificar los ambientes y no escandalizarse", ha deslizado el seguidor.

Según Clínica Otorrino, "se denomina epistaxis a todo proceso hemorrágico que tenga su origen en las fosas nasales. Es un motivo de consulta relativamente frecuente, que si bien no suele ser grave, puede llegar a ser muy preocupante, especialmente si se trata de un paciente pediátrico".

Ver esta publicación en Instagram

Los más clásicos buenos días en blanco y negro, en martes ni te cases ni te embarques pero sube una foto mona en black&white 🤣

Una publicación compartida de ⚡️Tania Llasera⚡️ (@taniallasera) el 11 Jun, 2019 a las 12:29 PDT

En los últimos meses, cualquier publicación o vídeo de mtmad de Tania Llasera se ha convertido en noticia. Sus declaraciones sobre la maternidad, su convulsa relación con la báscula y, en última instancia, el injerto de encía al que se sometió hace algo más de dos meses han sido objeto de debate. Un injerto bucal que, tal y como ella misma desveló, se trataba del de la piel de un muerto. 

"Son trocitos de piel de la espalda de muertos que, una vez te cortan tu propia encía, te lo juntan", relató Llasera. Pudo elegir entre dos opciones: coger de su encía superior o coger la de otra persona. Llasera se decantó por la segunda opción con la sorpresa de que se trataba de la piel de la espalda de un hombre o una mujer que ya llevaba años sin vida.

[Más información: La enfermedad de Carme Chaparro: el pitido en el oído que la acompaña de día y de noche]