La nueva edición de Supervivientes está a punto de aterrizar en la parrilla de Telecinco y todos los concursantes, así como la presentadora Lara Álvarez (34 años) y todo el equipo, ya se encuentran en Honduras, ultimando los detalles para estrenar este próximo jueves. De entre los famosos que se han atrevido a lanzarse a la aventura selvática, se destacan dos para este artículo: el bailaor Antonio Canales (59) y Olga Moreno (45), la mujer de Antonio David Flores (45). A simple vista, dos personas que poco o nada tienen en común, pero que, en realidad, sí gozan de un vínculo, por estrecho, lejano y endeble que este sea. Un vínculo meramente casual. 

Noticias relacionadas

Antonio Canales es "familiar", en concreto, "primo" de Fidel Albiac (48), el marido de Rocío Carrasco (43), según ha asegurado Lydia Lozano (60), a raíz de las declaraciones de Rocío en el documental Rocío: contar la verdad para seguir viva, en el que habla, de soslayo, de un parentesco. JALEOS conoce nuevos datos de este sorprendente vínculo, aunque no ha podido confirmar del todo la línea consanguínea exacta que existe entre ellos, más allá de una profunda amistad. Sea como fuere, Canales fue quien acogió en su casa a Fidel Albiac en el año 2000, después del grave accidente de coche que sufrió con Rocío Carrasco, y tras "echarle del hospital" la familia Jurado, tal y como cuenta Carrasco. 

Antonio Canales rumbo a Honduras. Gtres

Este periódico ha podido conocer que, en efecto, Antonio y Fidel han mantenido a lo largo de estos años una relación muy afectuosa, aunque siempre "basada en la discreción". Se han tratado y nunca han perdido el contacto. "A Canales nunca le ha gustado airear sus cosas, hace tiempo que aprendió eso. Tampoco, claro está, las de los demás, y una relación siempre es de dos", apunta alguien muy cercano al artista flamenco. Una cualidad, la discreción, que casa a la perfección con la forma de ser que han demostrado Fidel y Rocío. Se explica a este periódico que la incursión de Canales y Olga Moreno en el reality es absolutamente "improvisada, al menos al principio". Pese a que Canales nunca ha querido hablar públicamente de su relación con Albiac y Carrasco, sí que ha sido un fiel apoyo para el matrimonio, algo que podría chocar de frente con la postura, y versión, de Olga Moreno en los Cayos Cochinos. Ya en 2016, Antonio Canales dejó cristalino ante la boda de Fidel y Rocío cuál era su modo de actuar. Silencio sepulcral. "Yo las cosas con mis amigos, aunque ellos sean rosa, las hablo con el teléfono y en privado", sostuvo, tajante. Y añadía, en la misma tónica, dirigiéndose a la reportera que le interpelaba: "No me gusta hablar de estas cosas en la tele, ¿para qué? ¿Para que me toquen los bajos? También puedo contar cosas mucho más problemáticas que sus amigos, pero no me apetece porque... quizá hablo con el rey de Hungría y nadie o sabe. Cuando yo me vaya a convertir en rosa, la primera a la que voy a dar la exclusiva es a ti, ¿ok?". 

El bailaor se resistía entonces a hablar de su primo Fidel Albiac. Habrá que esperar a ver cómo reacciona en la isla. Si mantiene su silencio, tal y como decía hace cinco años, o cambia de opinión y parecer tras la emisión del documental. Lo que parece innegable es que los ánimos están más que caldeados a raíz de la serie documental y, afortunadamente para Supervivientes, los concursantes partieron hacia Honduras tras el estreno del mismo.

De este modo, cabe esperar que tanto Olga como Canales opinen de alguno de sus pasajes más importantes, cada uno desde su atalaya y con su punto de vista bien delimitado. De momento, se apunta a este medio lo que sigue, de forma contundente: "Seguirá en su misma línea, estoy seguro. Antonio tiene eso muy claro: habla de su vida, no de la de los demás". Muy probablemente, el hambre en la selva y la 'guerra' por la comida harán el resto. Mientras tanto, las redes no han dudado en afirmar que esta trama, la de Olga y Antonio Canales, dará mucho juego allende los mares.

La crisis de Olga Moreno

Este medio pudo conocer, a los pocos días de ser despedido Antonio David de Mediaset, que Olga Moreno sufrió una suerte de crisis con respecto a su concurso. No quiso dejar solo a su marido ante semejante escenario, que, teniendo en cuenta el número de capítulos de la serie documental, se prevé duro a medio plazo. "El problema es que ella conoce a David y no quiere dejarlo ante este marrón. Sabe que va a tener la cabeza más en España que en el concurso", se argumentó entonces desde su entorno, aunque no hubo duda de que Olga haría las maletas: "Ella es una madraza, tanto con su Lola como con Rocío y David, y una mujer que siempre antepone a los suyos, y así lo hará esta vez. A su entorno no ha comunicado otra cosa que su viaje a Honduras". 

Olga Moreno en una imagen de archivo. Gtres

Olga Moreno ha estado al lado de Antonio David Flores desde que en 2009 sellaran sus vidas al contraer matrimonio. La madrina de aquel enlace fue Rosa, madre de Olga, y el padrino, Juan Flores, padre de Antonio David. En noviembre de aquel año, el recién estrenado matrimonio anunciaba, feliz, el embarazo de Olga. Poco después, se confirmaba la peor de las noticias: la joven sufría un aborto involuntario. Tres años más tarde, eso sí, la pareja insistía en querer traer al mundo a su primer retoño en común. Así pues, en diciembre de 2012 nace Lola, Lola FloresLa mujer de Antonio David Flores siempre se mantuvo en un discreto segundo plano a nivel mediático hasta 2016.

Y más concretamente hasta que Antonio David se enroló en la séptima edición Gran Hermano VIP. Olga salió de la sombra del anonimato, posó vía exclusiva en una revista del corazón y se sentó en Sábado Deluxe para hablar de la lucha judicial de su marido y de su papel como 'segunda madre' de Rocío y David Flores. "Mi marido no es un maltratador. Estoy con mi suegra y mis cuñadas. ¿Sabes qué pasa? Esto nunca lo he hablado con él delante, tenía miedo de emocionarme. Intento no llorar y hacerme la fuerte. Es muy doloroso. ¡Le han colgado un sambenito tan de mentira!", declaraba en Lecturas, en una defensa férrea al hombre de su vida. 

[Más información: Fidel Albiac, el bastón fiel de Rocío Carrasco durante 21 años que combate los ataques con silencio]