La serie documental Rocío: contar la verdad para seguir viva ha supuesto todo un tsunami informativo y ha zarandeado los cimientos de la familia de La más grande. Solamente se han emitido cuatro capítulos y ya, prácticamente, no se habla de otra cosa en el país. Rocío Carrasco (43 años) ha roto su silencio 25 años después y lo ha hecho, de momento, para desvelar los pasajes más duros de su matrimonio con el ex guardia civil Antonio David Flores (45). Carrasco narra todo lo que aconteció en su vida desde aquel año 1994, en el que conoció a Flores en una playa de Chipiona, hasta 1999, cuando se separaron. 

Noticias relacionadas

Los próximos episodios de este domingo 4 de abril prometen ahondar en ese ya exmatrimonio, también en sus relaciones familiares y todo hace indicar que abordará su relación con sus hermanos menores, Gloria Camila (25) y José Fernando (28), cuya unión y vínculo se rompió hace un tiempo y ya nada volvió a ser lo mismo. De hecho, en algunas ocasiones Gloria ha 'denunciado' públicamente la nula y fría relación que tanto ella como su hermano libran con Carrasco. Pero, ¿qué tendrá que contar Rocío en su documental? ¿En qué punto se rompió, según ella, esa relación? ¿Qué calla de sus hermanos? Mientras estas preguntas las resuelve Carrasco, a la prensa solo le queda la hemeroteca. 

José Fernando y Gloria Camila, en una de sus imágenes más recientes. RRSS

En 2011, después de que José Ortega Cano (67) sufriera aquel trágico accidente de coche, Rocío Carrasco hizo una promesa ante los medios: "No les faltará de nada y estarán bien atendidos". Extremo que su propia hermana se encargó de desmentir. "¿Qué hermana? ¿Con la que llevo tres años sin hablar?", espetó el día de su cumpleaños, abriendo públicamente una brecha insalvable. Los periodistas bien informados fechan el arranque de sus tiranteces tras la muerte de Rocío Jurado en 2006. Todos los miembros convinieron en respetar las últimas voluntades, pero fue inevitable poner el acento en la falta de equidad en el reparto: Rocío era nombrada heredera universal y, de acuerdo con los tiempos, se distanció de su familia. 

También de sus hermanos. A ellos, Jurado 'solo' les dejó la legítima. Se pensó que los pequeños ya disfrutarían, además, de la herencia futura de su padre, Ortega Cano. La herencia los distanció aún más, si bien su relación fraternal nunca fue del todo fluida. Hay quien apunta a la diferencia de edad, pese a que los hermanos estaban bajo la tutela de Rocío. En este punto, cabe puntualizar que la legítima se obtuvo de la venta del chalé que la cantante poseía en La Moraleja. Esta casa se vendió por tres millones de euros. Uno para cada hijo. Pero no se cubría la totalidad, en detrimento de Gloria y José Fernando. El abismo entre los hermanos se hacía más grande. 

"La adolescencia de Gloria también fue complicada, aunque nada comparado con lo que está pasando José Fernando. Rocío creyó que la responsabilidad de encauzar a los niños en la vida era de su padre y ella, como hermana, no estaba dispuesta a hacerse cargo de ellos", explicó una fuente a Vanitatis hace unos años. En esa línea, el periodista Antonio Rossi aseguró: "Rocío nunca se ha sentido vinculada a esos niños. En el momento en el que llegan a España, ella ya tenía una familia. No vivía con su madre ni con el marido de esta, Ortega". 

José Ortega Cano y Rocío Jurado junto a sus hijos en 2002. Gtres

Otra de las 'excusas' que habría dado Rocío Carrasco es que el impulsor de la adopción de Gloria y José Fernando habría sido el diestro, más que su propia madre. "Tras el fallecimiento de su padre y la enfermedad de su madre, que fueron casi cuatro años, ella no tenía contacto con esos niños", añadió Rossi. Por tanto, no eran  "responsabilidad suya" y "ya tenían un padre". Otras versiones e informaciones, en cambio, han desmentido la versión de Antonio Rossi, sin desvelar, eso sí, qué fue, pues, lo que dinamitó toda relación. 

Cuando José Ortega Cano tuvo que acudir a prisión a cumplir condena por el delito por el que fue juzgado, este aseguró que Rocío Carrasco nunca estuvo pendiente de sus hermanos menores. En esa línea, en los últimos tiempos, antes del documental de Rocío, Amador Mohedano (67) ya habló en Sábado Deluxe sobre la relación entre los hermanos y Carrasco. Siempre según la versión de Mohedano, Fidel Albiac (48), el marido de Rocío, llamaba "los inmigrantes" a los hermanos de su mujer, por su origen colombiano. ¿Qué tendrá que decir Rocío Carrasco de sus hermanos? ¿Desvelará algún detalle desconocido de su relación? Tiempo al tiempo.

[Más información: El infierno que vivió Rocío Carrasco en su embarazo: "Me pasaba el día llorando y con ataques ansiedad"]