Por tercer domingo consecutivo Rocío Carrasco (43 años) se cuela en los hogares españoles para hablar más claro que nunca tras más de dos décadas en silencio. Tras unos primeros episodios en los que ha desgranado los detalles de su convulso, polémico y doloroso matrimonio junto a Antonio David Flores (45) y el nacimiento de sus dos hijos, este domingo 4 de abril, la historia sigue adelante. En los episodios cuarto y quinto, la hija de La más grande desvela todo lo que sintió en su mediático divorcio y además relata cómo conoció a Fidel Albiac (47) y cómo vivió la llegada de sus dos hermanos, Gloria Camila (25) y José Fernando (27).

Noticias relacionadas

Nada más comenzar la emisión de Telecinco, con Carlota Corredera (46) al mando, la presentadora tomaba la palabra para leer un comunicado de la productora de la docuserie. Las líneas buscaban aclarar, tras semanas de rumores sobre la posible cantidad de dinero que podría haber recibido Rocío -se ha llegado a hablar de entre uno y dos millones de euros-, que la protagonista "solo tenía ganas de que la escucharan", que "jamás pidió dinero" y que era un paso "aconsejado por sus terapeutas". Además, el comunicado explicaba que, según han podido saber por boca de sus psicólogos, esta catarsis pública le "ha venido muy bien".

Tras este texto, daba comienzo el cuarto episodio, que ha dejado titulares igual de desagarradores y emotivos que los que lleva pronunciando cada domingo.

Episodio 4: Muera el amor

(comprendido entre el periodo de julio de 1999 y febrero del año 2000)

Separación y conoce a Fidel

1. "Ese verano él (Antonio David) se pone en convivencia con un paparazzi y lo que hacen entre los dos es que cada persona de sexo opuesto que se me acerque, que se hagan fotos y se envíe a la prensa. Y que se diga que yo estaba siendo infiel. El paparazzi se lleva el 30, él el 70 por ciento de todo el material en referencia a mí. Ese verano es donde empieza el vapuleo mediatico y el precio a tu cabeza en la prensa. Se me adjudican todos los hombres, amigos. Él empieza a construir que yo soy mala madre en base a que 'me ha puesto los cuernos'. Yo no le he sido infiel nunca, pero lo debería de haber hecho".

2. "Ese año aparece Fidel. Estaba yo en la puerta de mi casa. Con un bikini, pareo, descalza, viendo pasar a la gente y comiendo pipas. Y de repente veo que va pasando por la calle una colega mía, Rocío Mestre. Ella apareció con el chico que estaba saliendo, no era su novio noviete, pero estaban saliendo. Hablamos y me lo presentó. Es Fidel. Y yo me quedé así. De repente no sabía dónde meterme, fue un impacto grande. En ese mismo sabía que no sabía cuándo ni cómo pero que de alguna forma era para mí".

3. "Fidel y yo entablamos una relación de amistad pura y dura. Mientras estaba con Mestre, hablábamos por teléfono, pero nada, como con los demás. A mí me volvía loca, gustar es poco, pero yo era consciente de que estaba saliendo con una persona. Este ser cuenta que va un día a Chipiona y de repente me encuentra en un bar sentada encima de Fidel, y nosotros nos asustamos o así. Eso no es verdad. Eso jamás ocurre. Él cuenta como iba a darme una sorpresa como para intentar reconquistarme. El no me avisa porque sabía que si no me iba. Estaba tomando un café con Fidel y Rocío Mestre y alguno más, era por la tarde, no por la noche".

Rocío Carrasco y Antonio David, justo antes de separarse. Gtres

4. "Nadie sabía nada de que me iba a separar. Cuando me preguntaban decía 'está trabajando o... qué pena, no le voy a ver.' Yo intentaba llevar la cosa así"

5. "Cuando ya decidió contarlo, llegué, senté a mi padre y mi madre en la salita y estaba este ser también. Y les digo a mis padres que me voy a separar. Se sorprenden. Porque no lo entienden. Ellos habían vivido una situación completamente diferente. Esta persona empieza a llorar, con un llanto desconsolado y a decirle a mi madre 'ves, no me quiere, se ha aburrido de mí, no me quiere'. Mi madre en un principio lo compadeció, se apenó por verlo así. ¿Eso cómo va a ser Rocío, no te puedes separar?', yo le contesté 'No tienes que saber nada más mama, solo que me voy a separar'. Él se queda llorando y hablando con mi madre 'me ha usado y ya no me quiere'. Mi Padre me cogió y me dijo: 'hazlo, pero no lo hagas ahora. Déjale que se le pase, te va a hacer la vida imposible, hazlo más adelante'. Pero le dije que 'yo me separo ya'".

6. "Al hablar con la familia de él, les conté a grandes rasgos que me había sido infiel con una chica en Chipiona. Su madre empezó a gritarme, decía lo mismo que él, que me había aburrido de su hijo y lo había usado para salir de mi casa. Su hermana tuvo una reacción más fuerte, no solo verbal. La paré en seco y la cosa quedó ahí".

7. "Se hablaba de que uno de mis amigos especiales era José Parra, que era amigo de la pandilla. Me llama un día y me dice 'voy a Madrid', le digo 'qué guay, vente a casa'. Viene a Madrid, llega a mi casa, estuvo él, otros amigos, una chica llamada Silvia y vimos películas y pedidos unas pizzas... José se fue a dormir a casa de Silvia. Se fueron todos de mi casa. En la casa estaba solo el personal de servicio, una pareja de dominicanos, mi hija, mi enano y yo. Y a esta persona se le avisa de que alguien está conmigo. A la mañana siguiente tocan el timbre sin parar. Lo siguiente que oigo es '¿dónde está? ¿dónde está?' yo bajé y pregunté qué pasaba. '¿Qué dónde está?, continúa. Ahí ocurre un hecho, que es que yo bajo las escaleras, esto en el segundo peldaño, había una estatua de mi madre, él me pega un empujón mientras grita '¿dónde está?', al dármelo yo me vuelco hacia la estatua, y se rompió uno de los dedos de la estatua. Esa escena termina con 'entiendo nada de lo que dices, no sé qué quieres buscar'. Él se va con sus cuñados y se vuelve para Málaga. Él quería una foto de ese chico saliendo de mi casa. Ya habían salido fotos con Parra tomando un café, ya ves tú qué idilio. Él dejó la puerta del garaje abierta para que los fotógrafos entrases".

Su historia con Fidel

8. "Yo tengo mucho apoyo en la figura de Fidel en ese momento. Por eso me iba enamorando más. Siendo amigos sin pedir nada a cambio. Fidel terminó con esta chica y días después empezamos. No antes. Que he escuchado infinidad de barbaridades".

Fidel Albiac aparece en la vida de Rocío en el verano de 1999. Gtres

9. "Recuerdo el primer beso. Era mediados de octubre, el vino a Madrid, un fin de semana, hablábamos de continuo... Ese beso fue maravilloso, era como estar flotando, cómo decir, no me lo creo. Después de eso vamos a comer, al cine, pasamos un fin de semana maravilloso y él se vuelve a Sevilla. Y así estamos un tiempo. Nos fuimos a Portugal, hubo unas fotos y ahí en cierta forma se confirma".

10. "Llegó la luz, llegó la ilusión, llegó el amor, llegó el apoyo, llegó la comprensión... llegaron muchísimas cosas buenas. Lo que pasa que han puesto muchas trabas, pero no lo han conseguido. Yo he sido la protagonista de esta historia. Yo fui la que se casó, la que tuvo dos niños, pero Fidel no. Y él ha sufrido muchísimo, y pese a eso nunca se ha conseguido lo que se quería".

Demanda de separación

11. "Yo en noviembre dejo la casa de mi madre. Hablo con Ana, mi abogada, y me dice que lo primero que tengo que hacer es irme de la casa de mi madre y para eso tengo que presentar ante el juzgado un escrito de provisionalísimos previos a la demanda de separación, porque si no podía ser abandono de hogar. Este ser se queda en casa de mi madre, bastante tiempo. Hace la convivencia horrorosa y tremenda. Llegaba de madrugada, mi madre le abría a las 2 de la mañana, pedía comida al servicio y no la comía... él sabía que a ella la tenía, porque sabía que mi madre no tenía la valentía de echarle. Mi madre no le adoraba, mi madre le temía como al demonio y no quería un escándalo, por eso no le ponía las maletas en la calle".

12. Finalmente, Rocío Jurado le anuncia a Antonio David mediante un escrito judicial que debe abandonar su domicilio y le avisa de que en los próximos días no habrá nadie en casa. "No hay nadie en la casa y él no se va. El ya tenía alquilada una casa en San Sebastián de los Reyes, pero no se va. Aún sabiendo que no hay nadie en la casa, coge a un fotógrafo y posa tocando el timbre y dice que no me abren, que Rocío Jurado no le abre, que no le quieren. Hace un reportaje con eso. Vuelve a ser una manipulación. Siempre iba a sacar un beneficio e iba a quedar de víctima".

13. "El que se lleva la caja fuerte de la casa de La Moraleja es el padre de mis niños. Había joyas, relojes míos, Rolex, Cartier, había documentos, papeles... Yo nunca se lo dije a nadie, ni siquiera le presté atención ni lo puse en conocimiento de la Policía ni de nadie. Me di cuenta cuando fui a abrirla para coger mis cosas".

Su portada pensando en sus hijos

14. "Decido a hablar con la revista ¡HOLA! para explicar que me voy a separar y utilizar la entrevista para dejar claro el único aspecto que a mí me parecía o me importaba en ese momento que era que yo no iba a tener problema con él porque era un buen padre y persona sensata y que tenía claro que después de la tempestad llega la calma. Yo no iba a mostrar y a decir la verdad, porque no quería de que saliese perjudicado. A mí mis hijos no me pueden dar un titular en el que yo haya hablado mal alguna vez de su padre, jamás, precisamente lo hice así para que no me puedan decir en el día de mañana 'tú dijiste esto de mi padre'".

Rocío cuenta que su madre "temía a Antonio David como al demonio". Gtres

15. (Rocío se emociona y no puede evitar las lágrimas en los ojos) "Es verdad que todo lo que he hecho se me ha vuelto en contra, pero prefiero pensar que yo no les he hecho daño y que con mi actitud he conseguido que sufrieran un poco menos, por lo menos en esa edad y etapa que son tan frágiles y vulnerables. Lo más importante eran esos dos niños, que tuvieran a su padre. Venía de una separación de mis padres modélica. Quería que fuera así, modélica, en todos los sentidos. Aunque yo no quería tener nada con esa persona".

16. "Mi abogada me dice entonces que me esperara a poner la demanda de separación a después de Navidad. Pero él se me adelanta y la presenta él. Él pide que se le adjudique el domicilio conyugal (el de mi madre), la custodia de los niños y pide 500.000 pesetas en concepto de manutención para los hijos y 250.000 pesetas para él por desajuste económico. Sabía que teniendo dos niños ese era su seguro de vida".

Sus hermanos y el accidente

17. "Mi madre tenía la etapa cubierta de maternidad, pero José, no. Y ella estaba feliz por él. Yo estaba encantada con la llegada de los niños. Mi madre y José por la edad no podían adoptar si no tenían alguien que les respaldara, para que los niños no quedasen desatendidos, y esa persona que firma soy yo".

Rocío y Fidel, junto a Ortega Cano y sus hijos, Gloria Camila y José Fernando. Gtres

18. "Mi madre conoció a Fidel como pareja mía un fin de semana de los que él venía a Madrid. La impresión fue buena, vio cómo él era conmigo y cómo, sobre todo, era con sus nietos. Pero eso fue muy poco tiempo porque al mes siguiente tuvimos el accidente de tráfico".

Episodio 5: A que no te vas

(periodo comprendido entre febrero del año 2000 y enero del 2001)

Accidente y convalecencia en el hospital

19. "Fidel había venido uno de esos fines de semana. Hacía un día maravilloso en febrero. Le dije, 'Niño, nos vamos al Paular a comer'. Fuimos con el Mercedes SLK, porque era el coche que me habían devuelto en ese momento. Yo tenía tres vehículos, yo me quedé con la furgoneta y este ser se quedó con el Mercedes. Un día le dije a José María Franco que hiciéramos un cambio de vehículos, que se lo dijera a este ser. Y a las pocas horas aparece Franco con el coche. El accidente lo tenemos en el momento que volvemos de comer, en Rascafría; un coche nos viene de frente y queremos esquivarlo, pero cuando queremos volver a la carrera bien el coche no endereza. Dimos vueltas de campana. Segundos antes del accidente yo le dije a Fidel, 'Vamos a descapotar el coche' y él me dijo que no, que podía hacer frío. Si no, seguramente no estaría aquí hoy".

20. "Yo tuve el accidente un día 12, y el 14 es el cumpleaños de Fidel. Hay un momento que me están movimiento en camilla, pero no veo. Mi madre me está agarrando la mano. Yo sé que estoy bien. Entonces abrí al ojo y vi a mi madre, me da un beso, y yo le decía: 'Yo estoy bien, ¿dónde está Fidel? ¿Qué le ha pasado a Fidel?' y me dice 'está aquí mi vida'. Entonces él vino y me dijo 'Gorda, estoy aquí, estoy bien'. 'Y le dije: ¿qué día es hoy?' 'Es 14', me dice, y le digo 'felicidades' y me quedé inconsciente otra vez".

Rocío Carrasco regresa al trabajo tras el accidente.

21. "Entonces me indujeron un coma, porque tenía un traumatismo craneoencefálico y los médicos querían controlar la inflamación. En ese tiempo, mis padres atendieron muy mínimamente a Fidel. Mi padre le dijo que era mejor que se fuera del hospital, pero entonces Fidel dijo 'cuando tu hija abra los ojos y me diga que me vaya, me iré'. Lo hicieron porque creían que me iba a morir, si no, no tienen cojones para hacerlo. A él le culpaban del accidente. Pero ¿ninguno es consciente de que él iba conmigo, que tiene una familia, unos padres...? Pero ¡qué humanidad, eso no se hace con nadie!".

22. "A las dos semanas me despierto. Fidel en ese momento iba a vivir en mi casa, pero como lo sacaron de mi casa. Lo echaron entre mi padre, Ortega Cano y mi tío Amador. Sacaron sus maletas de casa sin que nadie lo supiera. Entonces Fidel se fue a casa de Antonio Canales, amigo de su familia de toda la vida. Iba y venía al hospital continuamente, solo se iba para comer".

23. "Esta persona cuando ocurre el accidente está en Sevilla. Coge un paparazzi acuerda unas fotos en las que aparece llorando y el paparazzi le pide que tarde lo máximo posible en ir al hospital para poder vender las fotografías en revistas, pero él aparece antes".

24. "A este señor en el hospital no le quería nadie, pero no tenían cojones de hacer lo que le hicieron a Fidel, no tenían valor ninguno, porque sabían lo que podía contar de uno y de otro. Y va más veces, pero yo estaba ya despierta y no entra. Va todas las veces que puede porque sabe que es dinero".

Vuelve con sus hijos

25. "Cuando salgo del hospital, me voy a casa de mi madre dos días, y después al piso en el que vivo con mis hijos. Y entonces es cuando Fidel empieza a vivir conmigo. Mis hijos, sobre todo, mi hija me preguntaba qué me pasaba y por el collarín y así. Yo me inventé que estaba rodando una película y que no me lo podía quitar".

26. "Él siempre iba acompañado de prensa, él va al parque con los niños, a no sé dónde con los niños... eso de cara a la prensa, pero luego los niños pasaban el resto del día en casa de José María Franco. Entonces, yo mandé un escrito al Defensor del Menor, porque ese ser estaba desprestigiándome y la intimidad del menor estaba quedando afectada. Urra me redacta una carta de respuesta para decirme lo que tengo que hacer por los cauces legales, algo que yo ya sabía. A mí nadie me auxilia".

Rocío, durante la emisión de la docuserie.

La figura de Rodríguez Menéndez

27. "En esa época yo tengo miedo, ya se ha presentado la demanda de separación. Pensaba que iban a quitarme a mis hijos. Gano la custodia. Y él recurre a Rodríguez Menéndez, alguien que tenía contactos con políticos, con presidentes de periódicos, dentro de la Policía, de la judicatura... es una persona con ningún tipo de escrúpulo. Era terrorífico y al padre de mis niños le viene como anillo al dedo. Él a Rodríguez Menendez lo usó para llevar a cabo lo que él quería".

28. "Yo empiezo a recibir llamadas muy extrañas... me llama Nuria Bermúdez para hablar de algo que me iba a ayudar en el divorcio... yo sabía de donde venía, querían que fuera a una reunión con ella y con Fidel y que sacaran fotos de Fidel con ella y a mí me borraran como han hecho muchas veces".

29. "Empieza una campaña de desprestigio absoluta desde la revista Dígame, que funda con Rodríguez Menéndez. Todos desaparecen de mi vida, pero el único que no desaparece es Fidel, y se dan cuenta de que no pueden con él. Entonces sacaron que estaba ligado al narcotráfico y trata de blancas. ¿Pero sabes por qué dice eso? Porque tiene la certeza de que es mentira, porque si hubiera tenido la mínima sospecha de que era real, no hubiera tenido los cojones de decirlo, porque siempre ha sido un puto cobarde, que lo que ha hecho ha sido ampararse en mentiras y en personas que se han puesto delante para decir lo que él quería decir y él quedarse impune".

Rocío, abrazada a Fidel Albiac en el entierro de su madre, Rocío Jurado. Gtres

El pensamiento de su madre

30. "A mi madre la quise quitar del medio desde el principio, pero cuando ella ya sabe todo, que este señor me quiere quitar a mis niños y cómo me trató, viaja a Argentina y hace una serie de comentarios que pensaba que no iban a salir. Esas palabras llegan a España y se forma la revolución y se le pone una demanda a mi madre de mil millones de pesetas. Mi madre se murió pensando que tenía que pagar mil millones a ese señor por haber defendido a su hija. Murió con esa espada de Damocles sobre su espalda, pensando que tenía que pagarle por decir la verdad, por llamarle nefasto. Se quedó corta".

[Más información: El infierno que vivió Rocío Carrasco en su embarazo: "Me pasaba el día llorando y con ataques ansiedad"]