Desde que el pasado martes se emitiera el tráiler de Rocío: contar la verdad para seguir viva, donde Rocío Carrasco (43 años) rompe su silencio 25 años después, no han parado de producirse reacciones y Telecinco ha ido emitiendo pequeños avances de las explosivas declaraciones de la hija de Rocío Jurado. A poco más de 24 horas para que se emita la serie, los cebos no paran de sucederse con Rocío hablando alto y claro. "Para renacer hay que morir, como el ave fénix", se puede escuchar de su propia voz en el documental. 

Noticias relacionadas

Hace unos días, Jorge Javier (50) abría en directo en Sálvame una caja, cuyo contenido eran tres frases que han marcado tres hitos en la vida de Carrasco. La primera clave es esta frase: "Esta historia comienza el día en el que Rocío Carrasco no murió". Una revelación de lo más impactante; los colaboradores no tuvieron apenas palabras para explicar lo que sentían. Más adelante, Jorge leía en alto la segunda diapositiva de la caja y decía: "Hubo un día no muy lejano en el que Rocío Carrasco intenta quitarse la vida. No pudo soportar más la presión mediática y el maltrato de su exmarido y, tras años de pensamientos persistentes de querer matarse, decide hacerlo".

Rocío Carrasco durante la grabación de 'Rocío: contar la verdad para seguir viva'. Mediaset

Ahí no se han quedado las declaraciones más destacadas que se han emitido durante toda la semana. Carrasco también se emociona al hablar de su madre y se confiesa una mujer nada mentirosa: "No he sido mentirosa nunca, mi madre era una cualidad que siempre resaltaba de mí, la generosidad y la sinceridad. Mi madre siempre ha estado orgullosa de mí, pero hoy lo estaría más todavía. Ella me parió y ella sabía que yo hasta cierto momento de mi vida he sido una persona valiente y decidida, he dejado de ser así durante mucho tiempo".

Sobre la etiqueta de 'mala madre' que le han 'colgado' durante años, Rocío asegura: "Me han llamado muchas veces mala madre por la calle, me han dicho que si no me daba vergüenza, me han dicho muchas cosas. No es la ausencia de mis hijos, es el por qué de la ausencia y cómo se produce la ausencia y qué provoca esa ausencia y en qué condiciones. Esa ausencia la provoca el que por desgracia para mí es su padre". Además, le preguntan si considera a Antonio David un buen padre: "Yo como persona no voy a hacer algo que han hecho conmigo, lo que sí que voy a hacer es contar la verdad de 20 años y que luego la gente juzgue".

Rocío Carrasco, rota de dolor durante el documental sobre su vida. Mediaset

En un tercer tráiler, Rocío asegura lo que sigue: "Sí estoy dispuesta a reconocer errores". Además, le hacen una pregunta clave "¿Por qué has elegido La fábrica de la tele si es la productora en la que más se ha hablado de ti?", a lo que ella misma responde: "Y la que ha contribuido a todo lo que se ha contado, pues precisamente por eso, porque creo que debían de ser los primeros en saber la verdad".

En las primeras imágenes inéditas del documental que se emitieron el pasado jueves, Rocío Carrasco también hizo referencia a la maternidad y a la relación con sus hijos. La última vez que vio a su hija Rocío fue el 27 de julio de 2012 y reconoce que fue "el peor día de mi vida". A David, el 23 de junio de 2016, en cuya despedida le dijo que disfrutara del verano y que en septiembre volverían a verse en su boda con Fidel Albiac (48), "que es lo que él quería". "Ese día no llegó, no dejaron que llegara", explicaba. "Habrá quien no me entienda, pero ahí ya no puedo hacer nada", expresó.

[Más información: Telecinco convence a Rocío Carrasco y contará su verdad en una nueva serie documental]