Este domingo 28 de marzo, Telecinco sorprendía al relevar a Jorge Javier Vázquez al frente de la segunda entrega de Rocío, contar la verdad para seguir viva, que ha estado presentada por Carlota Corredera. Mientras el catalán se ha tomado unos días de descanso antes del arranque de Supervivientes, la gallega se ha puesto a los mandos y se ha convertido en el rostro visible de la serie documental sobre Rocío Carrasco, de quien es una de las más férreas defensoras en la cadena.

Noticias relacionadas

Las vacaciones de Jorge y la baja de Paz Padilla por coronavirus han hecho aumentar notablemente la presencia de la gallega en Telecinco, que además de presentar la docuserie también ha estado al frente de Sálvame, ininterrumpidamente, desde el pasado lunes 22 de marzo.

Debido a esta situación, Carlota ha trabajado en 8 de las nueve jornadas de emisión de Telecinco, por lo que solo descansó el sábado 27 de marzo, mientras que su presencia habitual en la cadena se reducía a un par de apariciones semanales.

Carlota Corredera se ha puesto al frente de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'. Mediaset

Aunque los motivos tras el protagonismo de Corredera sean fortuitos, lo cierto es que estas circunstancias resultan favorables para todo lo que envuelve al relato de la hija de Rocío Carrasco, pues Carlota Corredera es uno de los máximos exponentes del feminismo en Mediaset.

Además de comentar el testimonio de la protagonista, la presentadora ha tratado de concienciar sobre la violencia machista, abordando aspectos como la revictimización o las carencias judiciales en esta materia.

Su compromiso personal con la causa feminista le ha hecho combatir con dureza cualquier atisbo de micromachismo. Esto le ha generado, además de numerosas críticas en redes que la acusan de sectarismo, más de un enfrentamiento con sus compañeros de programa.

Este lunes, la de Vigo protagonizaba una disputa con el colaborador Antonio Montero, que considera que Antonio David Flores es "un buen padre" a pesar del daño que haya podido causarle a su expareja. Carlota respondía rotunda, defendiendo que "un maltratador nunca es un buen padre" y recordando "lo que él ha llegado a decir públicamente de la madre de sus hijos".

Días antes, el miércoles 24, era María Patiño quien vivía un momento de tensión en directo a causa de Rocío Carrasco. La colaboradora quiso matizar que la hija de Pedro Carrasco, al relatar su intento de suicidio, omitió el hecho de que "había interrumpido el tratamiento psiquiátrico y le habían dicho que se había desestimado una denuncia que había interpuesto contra su ex". 

Las palabras de Patiño indignaron a Carlota, que interrumpió a la periodista para romper una lanza a favor de Rociito: "A mí lo que sí me gustaría saber es quién tiene la capacidad para poder decir qué desemboca en un intento de suicidio", aseveraba, acusando a María de estar juzgando las causas del intento autolítico.

"¡No es verdad, me estás manipulando!", espetaba Patiño, visiblemente enfadada por la interpretación de Carlota. "Si estás dando a entender que sé por qué se intentó suicidar, es falso. (...) A mí no me vas a poner a los pies de los caballos", continuaba.

"¿Acabas de decir que Rocío Carrasco lo omitió aposta para poner todo el peso sobre sus hijos?", preguntaba la presentadora elevando el tono. "¿Aposta? Si pensara eso tendría que decir que esta 'tía' está manipulando la verdad, y eso de mi boca no ha salido", respondía María, indignada.

Carlota Corredera es, junto a Jorge Javier Vázquez, uno de los rostros de Telecinco que se ha posicionado más clara a incondicionalmente junto a Rocío Carrasco. Tras el estreno de la docuserie , la presentadora dejó clara su posición en Sálvame. La gallega apuntaba que nadie iba a sentenciar a Antonio David, que no hay una condena en su contra, pero mostraba su opinión sin tapujos: "Yo puedo decir 'Rocío, yo sí te creo'".

"Entiendo que ella hace esto porque es su último cartucho. No le quedan más opciones, porque la justicia sobresee el caso y sus hijos no están con ella, llevan nueve años sin estar con ella. ¿Qué le queda?", reflexionaba días más tarde en el programa.

Además de defender la necesidad de escuchar el testimonio de Rocío, la gallega ha pedido que se aborden todos los problemas que la hija de 'la más grande' ha visibilizado: "A mí lo que me gustaría es que, quitando a los dos protagonistas del medio, que la gente localice todas estas cuestiones que estamos tratando como son la violencia vicaria o el maltrato que va creciendo, para que lo pongan en manos de los jueces", reflexiona. "En España no habíamos tenido una persona popular que denunciase algo así", ha defendido, asegurando que "muchas mujeres se han identificado por fin por estar viviendo una situación similar".