La serie documental Rocío, contar la verdad para seguir vivaademás de hacer historia por ser la primera vez que Rocío Carrasco desvela acontecimientos hasta ahora desconocidos sobre su vida, está siendo una demostración de saber hacer por parte de La Fábrica de la Tele, la compañía que se ha hecho cargo de este formato y ha sabido crear un producto a medida para la ocasión.

Noticias relacionadas

La productora de Sálvame ha transformado las más de 60 horas de grabación de la hija de Rocío Jurado en un documental dividido en 12 entregas -más el episodio 0- que controla a la perfección los tiempos, los silencios y la evolución del relato.

Sola en una sala aséptica, sentada junto a un proyector, Rocío Carrasco se ha enfrentado a los sucesos más traumáticos de su vida, guiada por el programa, que va proyectando por las cuatro paredes material de hemeroteca y fotografías del pasado que la protagonista va relatando.

Esa liturgia escénica se acompaña, mediante la edición, de una banda sonora que hace partícipe al espectador del viaje emocional que la entrevistada realiza mientras repasa su biografía. Dolor, emoción, alegría, terror... Cada escena narrada por 'Rociito' tiene su propia melodía.

El relato, además, estuvo guiado en las grabaciones por la excelente labor de Ana Isabel Peces, la periodista que se ha encargado de preguntar y repreguntar a la entrevistada, tratando de responder a todas las dudas que existen en torno a un asunto que durante más de 20 años se había explicado con una versión totalmente contraria a la de ella.

Todo este conjunto de elementos, combinados con brillantez por La Fábrica, recuerda a otro formato que la misma productora llevó a cabo hace algunos años. Se trata de La Caja Deluxe, que en realidad no era un programa independiente, sino una sección que formaba parte de la emisión del antiguo Sálvame Deluxe.

En aquel espacio, varios famosos del universo Telecinco se sentaban dentro de una enorme caja interactiva para hacer un recorrido por su biografía, respondiendo a una voz en off y viendo material gráfico proyectado por las paredes. Todo el despliegue técnico está puesto a disposición del relato para favorecer, por un lado, que Rocío Carrasco se sienta cómoda para sincerarse y, por otro, que el público empatice con ella e interiorice su mensaje sin interferencias.

Esta coincidencia estética y formal entre La Caja Deluxe y Rocío, contar la verdad para seguir viva no es casual. Y es que con esta forma de grabar, La Fábrica de la Tele logra crear una atmósfera íntima, casi ceremonial, en la que el personaje se abre en canal y acaba narrando lo que no sería capaz de relatar en un plató de televisión, frente a varios colaboradores ávidos de información.

En el caso de la sección del Deluxe, la efectividad de esa liturgia llegó a tal punto que Belén Esteban, una de las protagonistas del espacio, se planteó prohibir que se emitiera lo que se grabó en su visita a La Caja. Finalmente, la grabación sí vio la luz y se pudo ver a la de Paracuellos hablar con su padre fallecido o confesar que, si ella muriese, no le gustaría que su hija se fuera con Jesulín.

Una de las 'cajas deluxe' más recordadas es la de Ana Obregón en el año 2011. La actriz tuvo que imaginar, como parte de la dinámica, cómo sería su vida en 2020 y relataba lo siguiente: "Me gustaría escribir que seguimos toda la familia unida, que no falte ninguno. Que finalicé mi libro y que fue un éxito. Que mi hijo terminó la carrera, que es un economista brillante. Que he encontrado un amor. Me gustaría escribir ese año que soy feliz porque he decidido de una vez serlo". Sin embargo, nueve años después el destino daría otro sentido a aquella entrevista, pues el 13 de mayo de 2020 fallecía Álex Lequio, hijo de Ana, a causa de un cáncer.

Ana Obregón imaginó cómo sería su año 2020 en 'La Caja Deluxe'. Mediaset

Otros personajes poco asiduos a mostrar sus sentimientos también pasaron por esa 'terapia' y acabaron sacando a relucir su faceta más frágil. Kiko Matamoros, Karmele Marchante o Jimmy Giménez-Arnau fueron algunos de los que realizaron esa catarsis frente a millones de espectadores.

Ahora, La Fábrica ha vuelto a sacar su artillería para demostrar que, además de crear formatos diarios de éxito, también es capaz de estar a la altura de eventos históricos como la reaparición televisiva de Rocío Carrasco. Un relato al que han dotado de un envoltorio idóneo para convertir una entrevista 'a corazón abierto' en un producto audiovisual impecable.