Plácido Domingo y Marta Ornelas en una imagen de archivo.

Plácido Domingo y Marta Ornelas en una imagen de archivo.

Famosos TODA UNA VIDA JUNTOS

Marta Ornelas, la esposa y consejera de Plácido Domingo durante 60 años: su historia de amor

El tenor, que ha sido acusado por nueve mujeres de acoso sexual, contrajo matrimonio con la artista mejicana en 1962 y ha tenido dos hijos con ella.

Noticias relacionadas

Plácido Domingo (78 años), el tenor español más internacional, ha sido acusado por nueve mujeres de acoso sexual, en unas duras declaraciones que recogen este martes varios medios estadounidense. Un escándalo que salpica, de manera indirecta, a la que ha sido el gran amor y apoyo del cantante de ópera durante casi 60 años: su esposa, Marta Ornelas. 

La pareja se conoció en la década de los sesenta cuando los dos trabajaban juntos como cantantes. En ese momento, Ornelas era una joven talentosa y bella, con una voz portentosa que la había llevado a obtener en 1961 el premio a la mejor voz mozartiana por su interpretación de Susanna en Las bodas de Fígaro.

Él, por su parte, era un joven prometedor con un pasado sentimental complicado. A sus 17 años ya llevaba a sus espaldas un matrimonio fallido y un hijo. "Un chico con 17 años divorciado y con un hijo... Yo no era una ganga", bromeaba al respecto el tenor.

Sin embargo, en las tablas todo era posible. Fue en el escenario donde Plácido y Marta conseguían llegar a lo más alto y donde surgió el amor. Él la conquistó con los compases de Siboney, pero no fue hasta que la ayudó a levantarse en una caída accidental cuando surgió el flechazo.

Marta Ornelas y Plácido Domingo en 2002.

Marta Ornelas y Plácido Domingo en 2002.

Plácido Domingo supo en ese momento que Marta Ornelas era la mujer de su vida, y no dudó en hacer de todo para que se convirtiera en su esposa, hasta el punto de llevarle mariachis a las dos de la mañana hasta su puerta corriendo el riesgo de que los vecinos llamaran a la policía. 

¿El resultado? En 1962 la pareja pasó por el altar y comenzaron una vida y una carrera musical juntos. "Yo era soprano y tenía mis propios anhelos. Nos empezamos a tratar y luego, en 1962, nos casamos. Después nos trasladamos a Tel Aviv, donde estuvimos dos años y medio, y allí realizamos entre 10 y 12 funciones al mes", confesó la cantante. 

Sin embargo, su vida dio un giro de 180 grados: ella se quedó embarazada mientras el nombre de Plácido Domingo alcanzó una gran fama. Como resultado, tomaron la decisión de que ella dejaría su carrera para centrarse en la familia. "En ningún momento supuso un sacrificio, porque los dos éramos conscientes de la imposibilidad de compatibilizarlo todo. Al contrario, desde la perspectiva que me ha dado el tiempo, sigo creyendo que fue lo mejor", aseguró Ornelas. 

La pareja tuvo dos hijos, Álvaro Maurizio Domingo y Plácido Domingo Jr., que se sumaron a José Plácido Domingo Guerra, fruto de una relación anterior del tenor con Ana María Guerra Cué.

Marta Ornelas y Plácido Domingo han tenido dos hijos en común.

Marta Ornelas y Plácido Domingo han tenido dos hijos en común.

En ese tiempo, Ornelas se convirtió en madre entregada y en una fiel consejera del cantante de ópera. Todos los que han trabajado y conocido de cerca a Plácido Domingo coinciden en que la artista ha sido fundamental para que la carrera musical del español. "Ella me aconseja. Ve las cosas de una manera muy clara. Sería excelente en cualquier teatro para controlar todo lo que va mal sobre un escenario. Tiene grandes conocimientos y sensibilidad", confesó el cantante de ópera en su momento.

En 1991, con unos hijos ya crecidos, Marta Ornelas decidió que era momento de retomar su carrera, con un ligero cambio: sería directora de escena. Ese mismo año debutó en Puerto Rico con Sansón y Dalila, a la que seguirían la Traviata en Sevilla, La Rondine en Bonn, Los Ángeles, Washington y Varsovia; y su debut en el Met de Nueva York, con el estreno en Estados Unidos de la ópera Sly, de Wolf Ferrari.

Marta Ornelas ha sido una de las mujeres más importantes en la vida de Plácido Domingo.

Marta Ornelas ha sido una de las mujeres más importantes en la vida de Plácido Domingo.

"No aspiro a hacer una carrera, ni busco trabajo. Mis ambiciones en la vida están más que satisfechas. Me siento muy afortunada por poder realizar estos montajes en las condiciones adecuadas y así transmitir toda la experiencia que he acumulado en años de convivir con Plácido y los escenarios", explicó en el año 2000 Ornelas.

En los años posteriores, y debido a los compromisos profesionales de ambos, la pareja ha estado viviendo entre Nueva York y Barcelona, aunque también tienen casa en Madrid y en Acapulco, donde han fijado su residencia de verano.

Acusado de acoso sexual

El tenor español Plácido Domingo ha sido acusado por hasta nueve mujeres de unos supuestos episodios de acoso sexual. Los testimonios de las víctimas han sido recogidos por varios medios estadounidenses y en ellos se detalla que la leyenda de la ópera presionó a mujeres para que mantuviesen relaciones sexuales con él a cambio de trabajos y que castigó laboralmente a aquellas que se negaron.

Estos episodios habrían tenido lugar en la década de los 80. Una de estas mujeres ha relatado a la agencia Associated Press que el tenor español la toqueteaba de forma continuada: "Que alguien te esté agarrando la mano durante toda la comida de negocios es raro, o que te ponga la mano en la rodilla". "Siempre te estaba tocando de alguna forma, siempre besándote", ha añadido.

Plácido Domingo durante un concierto.

Plácido Domingo durante un concierto.

Otra víctima denuncia que el compositor español metió su mano por debajo de su falda y otras tres aseguran que las forzó a besarse en lugares como un camerino, una habitación de hotel o una comida de negocios. Además de estos nueve testimonios de acoso, otras seis mujeres han denunciado que Domingo les hizo sugerencias incómodas.

Plácido Domingo se defiende de una acusación de acoso sexual

El tenor ha respondido mediante un comunicado a las supuestas acusaciones: 

Las acusaciones de estas personas anónimas que datan de hasta treinta años son profundamente preocupantes y, tal y como se presentan, inexactas.

Aún así, es doloroso escuchar que pude haber molestado a alguien o haberlos hecho sentir incómodos, sin importar cuánto tiempo hace de esto, y a pesar de mis mejores intenciones. Creía que todas mis interacciones y relaciones siempre eran bienvenidas y consensuadas. Las personas que me conocen o que han trabajado conmigo saben que no soy alguien que intencionalmente dañaría, ofendería o avergonzaría a nadie.

Sin embargo, reconozco que las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado. He sido bendecido y privilegiado de haber tenido una carrera de más de 50 años, y me ceñiré al más alto estándar.

[Más información: La familia que hay detrás del primer tenor]