Miki Núñez cantando 'La venda' en Tel Aviv.

Miki Núñez cantando 'La venda' en Tel Aviv.

Famosos ENTREGADO

Miki monta una gran fiesta y exhibe músculo para cerrar Eurovisión

El catalán ha cerrado el festival de música con gran fuerza y energía, y ha logrado levantar a todo el público que allí se encontraba con 'La venda'. 

Prometió llenar el escenario y así lo ha hecho. Miki Núñez (23 años), que ha actuado en el escenario del Centro de Convenciones de Tel Aviv en último lugar, no ha defraudado a los telespectadores y tampoco a los allí presentes, que nada más salir el cantante al escenario han gritado con euforia y entrega, para después regalarle una gran ovación. Al ritmo de La venda y con un escenario lleno de luz y colores, el catalán y sus cuatro bailarines han conseguido su objetivo: impregnar de buenas vibraciones y contagiar la energía a todo el recinto israelí.

Miki Nuñez canta 'La venda' en la final de Eurovisión.

El catalán se ha mostrado muy seguro del trabajo realizado y no se ha visto ahogado en ningún momento. Durante la canción ha sabido cuándo y cómo mirar a la cámara. No ha parado de saltar y de moverse por todo el escenario, demostrando así la buena forma física en la que está tras tres meses de ejercicio. Muestra de ello son sus bíceps y músculos que han marcado gracias a su camiseta y pantalón oscuros firmados por Armani. 

Los españoles y una media de 200 millones de personas en todo el mundo han estado pendientes de él durante los dos minutos que ha durado la actuación. El último país de los 26 candidatos a la victoria. Este detalle fue una buena noticia ya que esta posición permite a España quedar más fácilmente en la retina para el televoto. 

Miki Núñez y su equipo de baile en el Centro de Convenciones de Tel Aviv.

Miki Núñez y su equipo de baile en el Centro de Convenciones de Tel Aviv. Gtres

Un colofón que llega después de dos ensayos generales, en los que Miki dejó ver su emoción por los buenos resultados. Sus gestos y los de todo el equipo hacen intuir que después de su examen final ha quedado satisfecho. Una puesta en escena muy verbenera y diferente a las de los últimos años. Todo ello gracias a la apuesta que ha hecho Televisión Española este año para el certamen musical.

Ha conseguido transmitir la gran fiesta con la que España ha marcado la diferencia respecto a años anteriores. El exconcursante de Operación Triunfo se lo ha tomado muy en serio desde un primer momento y ha aprovechado su oportunidad.

La Venda, compuesta por el integrante de La pegatina Adrià Salas, bebe de la rumba catalana. Su letra habla sobre el crecimiento personal y sobre lo necesario que resulta eliminar los prejuicios en las personas. Recalca, también, la importancia de cambiar la sociedad a través de cambiarse a uno mismo.

[Más información: El espectacular cambio físico de Miki (Eurovisión) en menos de tres meses]