Raquel Sánchez Silva está siendo noticia en los medios italianos debido a la emisión de su declaración ante el juez.

Raquel Sánchez Silva está siendo noticia en los medios italianos debido a la emisión de su declaración ante el juez.

Famosos EXCLUSIVA

Todo lo que no se ha contado aún de las declaraciones de Raquel Sánchez Silva

El programa italiano 'Le Iene' ha emitido parte del testimonio judicial de la presentadora y este medio ha tenido acceso a nuevos y reveladores datos.

Malu Zamora Javier Jorge

El nombre de Raquel Sánchez Silva (46 años) continúa siendo noticia en los medios de comunicación italianos que siguen haciéndose eco del misterio que aún rodea al caso Biondo. Esta última semana el programa Le Iene de Mediaset Italia ha sacado a la luz los vídeos de la declaración judicial de la presentadora ante los fiscales transalpinos en los juzgados de Plaza Castilla. La cadena televisiva ha dividido en varias partes los fragmentos testimoniados de la placense. La primera emisión del contenido ha mostrado las contradicciones de la extremeña, pero este diario ha tenido acceso a importantes declaraciones de ese mismo día que revelan nuevos datos en torno a la muerte de Mario.

Se contrató un seguro de vida a nombre de Mario un día antes de su muerte

La información a la que ha tenido acceso este medio en exclusiva abre nuevos interrogantes a los que tampoco ha sabido dar una respuesta clara la propia Raquel Sánchez Silva. Según ha podido saber este diario, los Fiscales italianos Calogero Ferrara y Claudio Camilleri, que se desplazaron a Madrid para iniciar sus pesquisas y asistir a la vista judicial el 18 de enero de 2016, preguntaron a la presentadora en sede judicial si tenía conocimiento sobre la existencia de un seguro de vida hecho a nombre de su exmarido en la víspera de su muerte, concretamente el 29 de mayo de 2013, un día antes de su fallecimiento. Ella aseguró que fue por las pruebas recogidas de un investigador privado contratado por los Biondo -quien preguntó e informó de sus indagaciones a su representante- y que, por ello, al ir a cancelar las cuentas de su difunto esposo, preguntó en el banco de Santander si había algún producto de ese tipo contratado a nombre de Mario.

La presentadora negó ante el juez haber hecho uso de ningún seguro de vida en su favor e, incluso, insistió en que había renunciado a toda herencia en beneficio de la familia del cámara. Fue en ese instante cuando los miembros de la comisión rogatoria, le quisieron aclarar que el detective privado sabía de la existencia de dicha póliza porque al recuperar la información borrada por ella misma en el ordenador, apareció un email de la víspera de la muerte de Mario en el que se contrataba dicho seguro de vida. Alguien se había molestado en hacer desaparecer dicho correo del portátil. ¿Quién contrato el seguro de vida?, ¿por qué se eliminó el correo?, ¿se ha cobrado la póliza? Son algunas de las incógnitas pendientes de resolver.

Santina Biondo y Raquel Sánchez Silva, el día del entierro de Mario.

Santina Biondo y Raquel Sánchez Silva, el día del entierro de Mario. Gtres

Cambio de contraseña del ordenador y borrado de datos

Los extraños movimientos en el ordenador de Mario tras su muerte fue lo primero que llamó la atención de los informáticos de la justicia italiana. El juez, en la primera declaración de la presentadora en Palermo, expuso que "el PC de su marido controlado por usted tras la muerte de éste, nunca fue examinado por ningún técnico informático, por lo que excepto usted, nadie tuvo la oportunidad de revisar los datos contenidos en el PC antes mencionado, hasta su entrega a los familiares de Mario Biondo, ocurrida el 25 de julio del 2013".

Sin embargo, un cambio de clave efectuado en el ordenador de Mario, que quedó registrado justo el día de su entierro, a las 14.31 horas, momento en que Raquel y todos los asistentes al sepelio se encontraban en el Instituto Anatómico Forense de Madrid, ha quedado sin explicación posible. Según la Fiscalía, el único que no estaba allí era el primo de ella, Enrique Gómez Sánchez, ingeniero informático. En los vídeos a los que ha tenido acceso este medio la presentadora es preguntada al respecto por la fiscalía:

¿Quién ha cambiado la password a las 14.31 horas del 31 de Mayo?

No lo sé. Si no estaba allí cómo puedo saberlo.

¿Y cómo puede entrar en el ordenador sin saber la nueva clave? Cuando entra en el ordenador con su primo, ¿lo hace con la clave antigua y sin problemas?

Yo no recuerdo si tenía que poner la clave o no. Por eso yo misma me pregunto cómo es posible que, si se ha cambiado la contraseña, yo pueda seguir entrando, aunque me pregunto si era necesaria la contraseña o no para entrar, porque yo no recuerdo haberla necesitado.

Mario Biondo y Raquel, unos días antes de la muerte del cámara.

Mario Biondo y Raquel, unos días antes de la muerte del cámara.

Por otro lado, la desaparición de un volumen considerable del contenido de la memoria del ordenador resultó sospechosa. Más aún porque se realizaron inmediatamente después de la muerte del cámara. Según responde Raquel ante la fiscalía, lo único que borró fueron imágenes y vídeos personales de ella, ya que quería que el portátil se lo quedaran los Biondo pero sin sus fotos íntimas. Pero al tratarse de un PC de marca Mac, los expertos pudieron averiguar que los "trabajos" realizados en él fueron obra de alguien con exhaustivos conocimientos de informática. Así, Raquel asegura que su primo, ingeniero informático, fue quien la ayudó a limpiar los ficheros, pero no recuerda que hubieran cambiado la clave.

"Mire, se lo digo a usted (al Juez) a ellos (a los fiscales) o a quien quiera escuchar. Ese ordenador era el ordenador familiar. Tenía contenido de los dos. Aparte, en ese momento, ese ordenador no era objeto de ninguna investigación criminal. Mire usted, yo podría haber cogido ese ordenador y lo podría haber quemado. Le podía haber cambiado el disco duro entero. Pero como voy de buena fe y quería que ese ordenador lo tuviera su familia, lo único que borré fueron mis fotografías. Y además me aseguré de que eso que estaba haciendo lo podía hacer. Yo ya había renunciado a toda la herencia de Mario. Pero había visto las intenciones de la familia con respecto a sacar un partido de todo aquello. Además, sabía que todo lo que le entregara mío a la familia de Mario iba a ser utilizado de mala manera. Hoy puedo decir que así ha sido. De hecho, lo único que no han podido utilizar es precisamente lo que, afortunadamente, pude borrar", sentenció Raquel en su alegato al respecto.

Esta falta de respuestas contundentes y de aclaraciones a los hechos probados por la fiscalía se unen a las contradicciones que ya ha mostrado la primera parte de la declaración de Sánchez Silva emitida por la televisión italiana esta semana. En ella se presentan cómo la hora en la que se encontró el cuerpo Biondo o su hora real de la muerte son temas en los que el entorno de la pareja y las pruebas aportadas contradicen el testimonio de la presentadora. También demuestra cómo la supuesta adicción a las drogas que tenía el fallecido y aseguraba Raquel en su primer testimonio ante la policía fue desacreditado, así como la relación que la televisiva negaba con el "camello" Nacho Leonardi, que quedó probada en los mensajes SMS intercambiados entre ellos.

Decenas de flecos siguen aún sin respuesta seis años después de la muerte de Mario Biondo, fallecido en trágicas circunstancias el 30 de mayo de 2013. La tercera autopsia, realizada el 5 de noviembre de 2018, aún se espera que vea la luz, después de que la propia familia confesara a este medio que se podrían conocer los detalles del informe en enero o febrero. Pero las respuestas resolutorias siguen sin aparecer.

[Más información: Sale a la luz el vídeo de Raquel Sánchez Silva declarando por la muerte de Mario Biondo]