Irene Montero en imagen de archivo.

Irene Montero en imagen de archivo.

Famosos CAMBIO DE ROLES

Irene Montero regresa más feminista que nunca tras seis meses al cuidado de sus mellizos

Importante relevo en el chalet de Galapagar. Ha llegado el día en que Pablo Iglesias (39 años) Irene Montero (30) se intercambian los roles en el cuidado de sus mellizos. De este modo, tras seis meses de intensa dedicación Montero vuelve al trabajo este miércoles e Iglesias se encargará de los pequeños Leo y Manuel, que llegaron al mundo de forma prematura el pasado 3 de julio con tan solo 27 semanas de gestación. El de Podemos se ocupará alrededor de tres meses de los mellizos y regresará al trabajo cerca de marzo.

Después de que el político se despidiera el pasado 20 de diciembre del Congreso de los Diputados para disfrutar de su permiso de paternidad -que se ha repartido al 50 por ciento con su pareja sentimental-, este miércoles Irene toma las riendas de su actividad política y lo hará en clave feminista en un encuentro de mujeres en el Matadero de Madrid. El acto lleva por nombre La vida, en el centro

La portavoz de Unidos Podemos.

La portavoz de Unidos Podemos. Gtres

Así las cosas, la portavoz de Unidos Podemos departirá con mujeres con el objetivo "de crear un espacio de encuentro y debate y sentir una vez más que ya no estamos solas, que juntas somos imparables", tal como reza el cartel del evento. Montero retorna a la primera línea política mientras Iglesias ejercerá de padre en su chalet de Galapagar, rodeado de biberones, pañales y baños. Lo cierto es que el político siempre ha defendido que como dirigentes de Podemos tienen la obligación de dar ejemplo y poner en práctica su exigencia de que los permisos de maternidad y paternidad sean iguales e intransferibles.

No es la primera vez que Montero apoya causas feministas. Fue en noviembre cuando la política hizo al alto en su baja de maternidad y acudió a una manifestación convocada en Madrid contra la violencia machista. Entonces, era la primera vez que la política se separaba de sus hijos para acudir a un acto público. La ocasión no fue elegida al azar sino que es una causa con la que la política se siente estrechamente comprometida. La portavoz de Podemos en el Congreso de los Diputados quiso dar visibilidad e importancia en el Día Internacional por la eliminación de las Violencias hacia las Mujeres para "demostrar la fuerza del movimiento feminista".

Leo y Manuel Iglesias Montero nacieron el pasado 3 de julio con apenas seis meses de gestación. Tanto Pablo Iglesias como la propia Irene han estado volcados al cien por cien en los cuidados de los pequeños desde que nacieran. Justo dos meses después, el 3 de septiembre, el líder de la formación morada volvía a la vida pública y lo hacía no sin antes publicar una emotiva carta en la que hablaba, junto con Irene, del sufrimiento de sus mellizos: "Hemos estado con nuestros pequeños cada día, pero con nosotros estuvieron nuestras familias y nuestros amigos y compañeros que no han dejado de cuidarnos en ningún momento. Sin los abrazos de nuestra tribu todo habría sido mucho más difícil" [...] "Somos republicanos pero recordaremos que un rey y una reina llamaron para preguntar por nuestros hijos y que todos nuestros rivales políticos preguntaron con frecuencia cómo estaban. Somos ateos pero explicaremos a nuestros hijos que nuestros amigos creyentes rezaron por ellos. Nos consta que la Virgen del Tránsito, Santa Rosa de Viterbo y Santa Maria Liberatrice fueron interpeladas (y nunca se sabe…)".

Ahora, de vuelta a una relativa normalidad, el consuelo es saber que sus hijos mañana no se acordarán del sufrimiento de estos cuatro meses. "Dicen que la amnesia infantil hace que olvidemos todo lo que vivimos en nuestros primeros años. Nos alegra que Leo y Manuel nunca recuerden los tubos o los electrodos que les acompañaron en la unidad de cuidados intensivos, que olviden los sonidos de los monitores que medían su ritmo cardíaco y su respiración. Nos gusta pensar que un día mirarán con extrañeza las fotos que les hicimos cuando eran tan pequeños. Pero hay cosas que les contaremos y de las que no queremos olvidarnos nunca", explicó Iglesias en sus redes sociales cuando los pequeños cumplieron dos meses de vida. 

Continúan los cuidados fuera del hospital 

Pablo e Irene en montaje JALEOS.

Pablo e Irene en montaje JALEOS.

La temprana edad con la que nacieron los pequeños hace que su situación sea muy complicada y la atención recibida en el centro médico ha sido crucial en los meses posteriores. Así, los hijos de Pablo e Irene tendrán que seguir un control continuo por parte de estos profesionales, que les realizarán revisiones periódicas para evaluar tanto el estado físico como el psicológico de los bebés.

En este tiempo Pablo e Irene tomaron la decisión de abandonar la vida pública y no separarse de los pequeños: "Hemos estado con nuestros pequeños cada día, pero con nosotros estuvieron nuestras familias y nuestros amigos y compañeros que no han dejado de cuidarnos en ningún momento. Sin los abrazos de nuestra tribu todo habría sido mucho más difícil", comentaron en ese entonces. Para su recuperación ha sido crucial el método canguro, que recibe este nombre porque imita la forma en que estos marsupiales portan a sus crías, piel contra piel. Un tratamiento esencial en la recuperación de los bebés prematuros como Leo y Manuel.

[Más información: Irene Montero enseña su rostro tras la maternidad: "Sigo de baja pero atenta"]