Mónica Hoyos en imagen de archivo.

Mónica Hoyos en imagen de archivo. Gtres

Famosos TRAS SALIR DE 'GH VIP'

El 'drama' de Mónica Hoyos: desesperada por trabajar en Telecinco y nadie la llama

Casi con total seguridad, Mónica Hoyos (41 años) solo tiene un deseo para este 2019 que está a punto de llegar: volver a trabajar en España de manera 'seria'. Después de haber estado casi tres meses en el concurso de Gran Hermano VIP  y algunos años ganándose la vida en Perú, la expareja de Carlos Lozano (55) cree merecer una oportunidad laboral a nivel nacional, y en este país que cree suyo, bien en una serie o colaborando en un programa.

Un deseo que, de momento, se encuentra estancado y que, tal como ha podido saber JALEOS, frustraría sobremanera a la peruana. Es ya demasiado tiempo. Y es que, ella accede a participar en el reality con la esperanza, tácita, de que su carrera se relanzara de algún modo, además de oxigenar su economía: "En el fondo, deseaba que la llamaran para algo más".

La peruana.

La peruana. Gtres

Ante estas palabras que se deslizan, este medio pregunta si existe algún tipo de desesperación económica por parte de Hoyos que explicara su estado. "A ella le va relativamente bien en sus negocios inmobiliarios, podría vivir de ellos, de compraventa y alquiler, pero cree que su oportunidad está en Telecinco. Le encantan las casas y de un tiempo a esta parte se dedicaba a comprarlas, reformarlas y alquilarlas, pero ese ha sido un trabajo temporal mientras llegaba algo". Pero resulta que ese algo tarda en llegar y Mónica no puede ocultar en la intimidad su desasosiego. Su entorno la anima para que no pierda la esperanza: "Está convencida de que ha hecho un buen concurso y que de alguna manera se merece una recompensa" Como ejemplo, tiene a Carlos, que la cadena le dio oportunidades tras el reality. ¿Será el 2019 su gran año profesional? 

Hoyos, hundida y en psicólogos tras 'GH VIP'

Según se desliza a este periódico, su precaria situación profesional se ha unido a un estado anímico que ha tocado fondo en los últimos días. En concreto, desde que alcanzó la libertad tras el concurso. Su guerra sin cuartel en la casa de Guadalix con Miriam Saavedra (24) y su disputa con el padre de su hija, Carlos Lozano, la han hundido. Tanto, que Mónica ha tomado la decisión de ponerse en manos de psicólogos para sobrellevar esa dura travesía. Ya dio algunas pistas cuando la entrevistó Jorge Javier (48); no paraba de llorar y su discurso estaba salpicado de lágrimas y balbuceos. Mónica no está bien, le ha superado la situación. 

Decepcionada y descompuesta, se apuntaba que Mónica necesitaba recomponerse: "No me esperaba esta reacción de Carlos. Qué pena que piense que Miriam y yo nos hemos aprovechado de él. Yo sé quién soy yo y él también lo sabe. Me da mucha tristeza que me ponga al mismo nivel que Miriam. Podría haber tenido unas palabras de empatía hacia mí. Yo nunca hubiese reaccionado así ante una situación similar", sentenció Mónica en la entrevista con Jorge Javier a la salida del concurso. Su voz rota y su mirada perdida avisaban de una situación devastadora. Sea como fuere, no cabe duda de que un buen proyecto reflotaría su ánimo, y también su economía y currículo.

Carlos, el hombre entre dos mujeres

Carlos Lozano y Miriam en imagen de archivo.

Carlos Lozano y Miriam en imagen de archivo. Gtres

Qué lejos parece quedar aquel Carlos Lozano de Operación Triunfo del que poco se sabía de su vida personal más allá de que tenía una hija en común con Mónica Hoyos. Nunca ocultó su querencia por las mujeres y su espíritu "ligón", pero su vida personal y profesional se vio truncada cuando en 2015 llegó a su vida una chica de Perú treinta años más joven que él, llamada Miriam Saavedra.

Casualidades de la vida, del mismo país del que remanece también su exmujer Mónica. La irrupción de Miriam en la vida de Carlos supone un tsunami de inmensas dimensiones. Su pareja y su ex nunca se han llevado bien y no lo han disimulado, al principio de puertas para dentro y después desfilando por los platós de televisión.

Una situación límite que ha acabado en la enemistad más absoluta entre los tres. "No quiero saber nada de esas mujeres", ha llegado a asegurar Carlos Lozano en los últimos tiempos. Mientras ellas se han enzarzado en GH VIP en busca del premio, el presentador batalla por recuperar la normalidad de su vida y su lejano estatus de estrella de la televisión.  

[Más información:Carlos Lozano, embrujado por Miriam, la peruana bruja incaica]