María Teresa Campos, a las puertas de su casa de Molino de la Hoz.

María Teresa Campos, a las puertas de su casa de Molino de la Hoz. Gtres

Famosos TRAS ALQUILAR UN CHALET

Así serán las últimas Navidades de Teresa Campos en su casoplón de Las Rozas

Después de casi tres años intentando vender su casa de Molino de la Hoz para irse a vivir a una residencia más modesta junto a su pareja, María Teresa Campos (77 años) por fin puede respirar tranquila. Ha llegado a su vida una feliz noticia en medio del amargo momento por el que atraviesa la familia tras la recaída en el cáncer de Terelu Campos (53): ha conseguido desprenderse de su casoplón y, para colmo, ha encontrado un idóneo chalet en Aravaca al que "está deseando" mudarse junto a Edmundo Arrocet (68). Sin duda, corren buenos tiempos, pese a todo, para María Teresa. 

Según ha podido conocer JALEOS, este feliz acontecimiento "ha hecho mucho bien en el ánimo" de la que fuera presentadora de Qué tiempo tan feliz, la cual en los últimos meses ha pasado por complicados momentos al lado de su hija. Se puntualiza a este periódico que, aunque la malagueña en estos momentos solo piensa por y para el bienestar de Terelu, ya está pensando, como buena anfitriona, en las que serán sus últimas Navidades en su hogar de Las Rozas. En concreto, pergeña algo "muy especial con sus hijas, íntimo" para los días tan señalados que se avecinan. 

María Teresa y Bigote.

María Teresa y Bigote. Gtres

Arropada y apoyada en todo momento por Bigote y sus hijas, María Teresa desea ponerle el broche de oro que se merece a todos los años en los que ha vivido en tan magna mansión, ese mausoleo que ha presenciado sus mejores épocas personales y profesionales y también las más aciagas. Según la información que maneja JALEOS, la veterana periodista anda "emocionada" últimamente, no solo por la enfermedad de su hija, sino por tener que despedirse de la que ha sido su 'casa maldita': "Son muchos los recuerdos que guarda y es difícil". Eso sí, apostilla quien bien conoce a Teresa, que la mudanza definitiva se llevará a cabo "sin prisas, se efectuará poco a poco, en los próximos meses". La comunicadora y el humorista -el cual en estos días está "empaquetando algunas cosas" bajo las indicaciones de su pareja- no pueden disimular en la intimidad las ganas que sienten por estrenar nueva casa. "Su mayor deseo es dejar de generar los enormes gastos que arrastra esa casa tan grande y cuanto antes se traslade más tranquila vivirá", opina una buena amiga de la presentadora de Mediaset. 

Las condiciones de su nuevo hogar: 380 metros y 4.700 euros

Con esta nueva adquisición inmobiliaria, la periodista ha decidido dejar atrás los lujos y las enormes espacios de su mansión para asentarse en un chalé pareado de 380 metros cuadrados divididos en cuatro plantas por el que pagará 4.700 euros, tal y como informa la revista Semana. La matriarca de las Campos tendrá que hacerse a un lugar más reducido con la mitad de habitaciones y baños de los que presumía hasta ahora. Su nueva casa tiene seis habitaciones, seis baños, un jardín de 400 metros cuadrados, un gran salón con chimenea y una piscina, pero esta, al contrario que la de su mansión, es compartida con el resto de la comunidad.

Los espacios e instalaciones del chalé no quedan ahí. La casa dispone de dormitorio y un baño para el servicio; y existe una sala de juegos, una bodega, un trastero y un garaje de dos plazas. Se nota que la construcción de la urbanización terminó justo hace un año, porque la modernidad e innovación se respira en los detalles como las persianas motorizadas y el ascensor que conecta las cuatro plantas. 

Las grandes terrazas de las que dispone la casa y sus acabados de lujo son alguno de los puntos que atrajeron a María Teresa. Sin embargo, necesitó acudir acompañada para tener otras opiniones diferentes a la suya, por eso visitó el complejo con su chófer Gustavo y su hija mayor, Terelu. Esta vive a solo 10 minutos en coche del nuevo hogar de su madre.

[Más información: El universo Campos, a examen: estas son las personas que rodean a María Teresa]