Kiko Matamoros y Laura Matamoros.

Kiko Matamoros y Laura Matamoros. Europa Press

Famosos SU GRAN APOYO

Kiko Matamoros se refugia en su hija Laura tras las'ausencias' de Makoke y Anita

La vida de Kiko Matamoros (61 años) siempre ha dado mucho de qué hablar, pero este verano especialmente el colaborador de Sálvame ha llenado una gran cantidad de portadas. Desde el polémico enfrentamiento con su hijo Diego Matamoros (32) hasta su divorcio con Makoke (49) a finales de agosto. El colaborador de Telecinco no atraviesa su mejor momento a nivel personal.

Padre e hija se han reunido para pasar un día juntos. Eso sí, con actitudes bastante diferentes, ya que se ha podido ver a una sonriente Laura Matamoros (25) frente a un Kiko bastante más serio. Lo cierto es que ambos aprovecharon la jornada para comer en el restaurante que tiene su yerno, Benji Aparicio, en una de las mejores zonas de Madrid. Y es que aunque han tenido sus más y sus menos, los tres se encuentran muy unidos y tienen una relación de lo más cercana en la actualidad. 

El colaborador televisivo se mostró serio y no dejó de mirar en todo momento su teléfono móvil. Tras el almuerzo, la tercera hija de Matamoros, que lucía un pantalón con estampado militar, y su padre se despidieron del chef y padre del nieto de Kiko Matamoros.

DL_u380018_069

DL_u380018_069

Kiko está viviendo una nueva etapa personal tras la ruptura con la concursante de Gran Hermano Vip. Además, uno de sus apoyos más fuertes se encuentra cursando sus estudios universitarios en Milán, su hija Anita Matamoros. Ante estas 'ausencias', ha querido refugiarse en su hija Laura, con la que ha tenido sus más y sus menos pero a la que ha demostrado querer por encima de todo.

El acercamiento definitivo entre ellos se produjo gracias al programa, presentado por Carlos Sobera (57), Volverte a ver. Ellos tienen parte de 'culpa' en que la relación entre padre e hijo haya recuperado la normalidad después de tantos años de diferencias y reproches públicos. 

Lo cierto es que Kiko ya no está tan unido a su familia como antes. La ruptura con Makoke, sus enfrentamientos y acusaciones con su hijo Diego, y su ya no tan buena relación con el hijo de su futura ex mujer, Javier Tudela, le sitúan, de nuevo, en el punto de mira. 

Siempre manifestó que consideraba a Tuleda como a un hijo más, pero todo eso ya ha cambiado durante los últimos días. Tras las insinuaciones de que el hijo de la concursante de GH VIP podría haber filtrado dónde se encuentra la vivienda de su hermana Anita en Milán, Kiko ha manifestado su descontento con esa afirmación y no ha dudado en arremeter contra él.

[Más información: Anita Matamoros, despedida de una agencia de 'influencers' por falta de profesionalidad]