Marta Ortega y Carlos Torretta en su feliz noche de fiesta en el Real Club de Polo.

Marta Ortega y Carlos Torretta en su feliz noche de fiesta en el Real Club de Polo. EL ESPAÑOL

Famosos A UN MES DE LA BODA

Fiestón en el polo: las fotos más divertidas de Marta Ortega y Carlos Torretta

Noticias relacionadas

Sus ojos brillan de una manera especial. Y su sonrisa es contagiosa. Nunca antes en el Real Club de Polo de Barcelona habían visto a Marta Ortega (34 años) de esta manera. Está relajada, entusiasmada, dicharachera y, sobre todo, transmite felicidad. Y el artífice de todo ello es Carlos Torretta (34), ex booker de moda en Nueva York, hijo del diseñador Roberto Torretta y su novio desde principios de 2016, con quien se casará el próximo 17 de noviembre en A Coruña.

Este pasado fin de semana en su cita ecuestre la pareja no dudó en profesarse numerosas muestras de cariño ante la mirada cómplice de los presentes, entre ellos, Sergio Álvarez (33), exmarido de la heredera de Inditex y padre de su hijo Amancio (5). Entre ellos existe una relación cordial por el bien del niño. El jinete quiso saludarles a pesar de caminar con la ayuda de unas muletas a raíz de un accidente que le dañó la pierna izquierda.

Marta Ortega, muy sonriente, con el resto de invitadas.

Marta Ortega, muy sonriente, con el resto de invitadas. EL ESPAÑOL

El sábado por la noche, la pareja dio rienda suelta a su naturalidad. Disfrutaron a lo grande de sus últimos días de soltero. Marta estaba espectacular con un vestido rojo de manga larga y el pelo recogido que resaltaban las valiosas joyas de oro y diamantes de sus orejas y, especialmente, su anillo vintage de compromiso.

Durante la cena reinó la formalidad, pero al filo de la medianoche, la música discotequera permitió que todos los invitados se desmelenaran. Con el pelo recogido en una pequeña coleta, Carlos conquistó a todas las mujeres vestido con tejanos y una sahariana muy elegante. No paraba de hacer muecas, de bromear, de reírse a carcajadas, de soltar piropos y de juguetear con su móvil para hacerse selfies. Al darse cuenta, y consciente del sentido del humor de su prometido, Marta no dudó en comentar en varias ocasiones: "A ver qué estará haciendo". Y dejaba entrever una sonrisa picarona a la par que cómplice.

Algunas de las asistentes al evento, como la empresaria María Dictons (50), de la exquisita boutique Mui Cool, ubicada en la parte noble de Barcelona, fue testigo de la química tan bonita que existe entre la pareja. Durante esa noche, todos fueron testigos de lo que emanaba Marta. "Nunca la habíamos visto así. Se la ve tan feliz...", comentaron a JALEOS algunos de los presentes. "Es que Carlos es tan conquistador; es tan cachondo", apostillaban otras. Los dos se metieron en el bolsillo a todo el mundo.

Carlos Torretta pasándolo en grande.

Carlos Torretta pasándolo en grande. EL ESPAÑOL

La feliz pareja no paraba de hablar y de saludar a jinetes ganadores y perdedores. Esa misma tarde había ganado la Copa de la Reina-Trofeo Segura Viudas Jessica Springsteen (26), hija del cantante Bruce Springsteen (69). La noche era de todos. No hubo distinciones. Su cercanía y calidez derritieron el aspecto hierático de uno de los clubs más pijos de la ciudad condal. Marta no cejaba en sonreír. Los que la conocen desde hace bastantes años en el Real Club de Polo aseguraron a JALEOS que Carlos le tiene conquistada. Le hace reír mucho. Y eso le hace mucho bien a la multimillonaria gallega que, tras su separación de Sergio, lo pasó bastante mal anímicamente.

A pesar del carácter reservado de la hija pequeña de Amancio Ortega (82) -el sexto hombre más rico del mundo según el último listado de Forbes- es la hija más mediática del magnate textil e inmobiliario. Aunque no hace declaraciones a la prensa, ni tampoco suele posa en photocalls, es normal que se la fotografíe en concursos hípicos o paseando por la calle con su hijo. Todo lo contrario a lo que ocurre con su hermana Sandra (50), la mujer más rica de España con unos 7.000 millones de euros, de quien apenas existe una decena de imágenes.

La celebración del 107º Concurso de Saltos Internacional acogió por sexto año consecutivo la gran final mundial Longines FEI Jumping Nations Cup, que está considerada la prueba más importante del calendario hípico. El broche de oro a estos tres días de competiciones (del 5 al 7 de octubre) lo puso el reputado DJ y productor francés Bob Sinclar (49), que pinchó en la Pista Olímpica de Salto de RCPB.

[Más información: Marta Ortega despliega su faceta más tierna junto a su hijo y Carlos Torretta]