Alfred y Amaia y Netta, durante sus actuaciones.

Alfred y Amaia y Netta, durante sus actuaciones.

Famosos EUROVISIÓN 2018

El amor de Alfred y Amaia fracasa y gana el feminismo antibullying de la israelí Netta

La candidatura española ha vuelto a quedar a la cola del ranking europeo. Israel era la que sonaba como favorita desde el principio.

España parece vivir en un deja vú constante desde hace cuatro años. Ni siquiera el amor verdadero ha servido para que Amaia (19 años) y Alfred (21) se libren de la temida cola del ranking de Eurovisión. La propuesta española ha quedado en el puesto 23.

Era el momento más esperado de la noche. Una espera muy larga para los españoles pues desde que actuaran los segundos hasta conocer el resultado final transcurrieron más de tres horas. Finalmente, todo ha transcurrido como en los últimos años para España. Nuestro país no ha conseguido abandonar la posición más allá del 20 que nos persigue desde los últimos cuatro años consecutivos con el actual.

Los 61 puntos logrados en total han otorgado a la representación española el vigésimo tercer puesto, algo que auguraban las casas de apuestas tras la celebración de la segunda semifinal del concurso. El voto del jurado ha ido sumando pocos puntos a cuenta gotas para España gracias a los que se ha mantenido, de forma media, en el puesto 18. Pero al repartir los puntos del televoto, Alfred y Amaia han sido los terceros menos votados por el público europeo, lo que dejaba estancada su posición mientras el resto acumulaban una cantidad de puntos mucho más ambiciosa.

[Más información: La brillante actuación de Alfred y Amaia con un final decepcionante al no haber beso]

La que tenía claro que quedaría en una buena posición era la candidata de Israel. Netta era la gran favorita desde el principio hasta esta semana, que Chipre le tomó la delantera. Pero finalmente, el mensaje feminista y antibullying de la israelí ha calado al gran público y se ha llevado la primera plaza del concurso.

Israel en el momento de su victoria.

Israel en el momento de su victoria.

Nada menos que 591 puntos son los que ha conseguido la canción Toy de la cantante de Israel. Su puesta en escena, su color, su viveza al cantar y el hecho de que al principio de su actuación imitara los sonidos de una gallina en referencia a los acosadores de los que ella misma sufrió bullying han sido las claves de su éxito arrollador.

La candidata de Chipre, que se posicionaba como favorita horas antes de celebrarse el certamen, quedó a casi 100 puntos de Netta después de una votación muy ajustada entre ellas. Finalmente, el potente mensaje del feminismo y la fortaleza frente a las situaciones de acoso infantil han podido con el intenso Fuego de la cantante chipriota.