Rocío Crusset, modelo internacional y enamorada: ¿Ha conseguido su objetivo?

Rocío Crusset, modelo internacional y enamorada: ¿Ha conseguido su objetivo? Gtres

Famosos EN SU MEJOR MOMENTO

Rocío Crusset, modelo internacional y enamorada: ¿ha conseguido su objetivo?

La maniquí se encuentra inmersa en su trabajo y felizmente enamorada del también modelo Juan Betancourt. 

Noticias relacionadas

Rocío Crusset (23 años), hija de los periodistas Carlos Herrera (60) y Mariló Montero (52) siempre ha luchado por conseguir sus sueños. Desde que terminase sus estudios en el exclusivo colegio San Francisco de Paula de Sevilla, la joven tenía claros sus proyectos profesionales a corto plazo. Para disgusto de su progenitor, Rocío quería ser modelo. Sus ideales tozudos chocaban frontalmente con los deseos de su padre, con quien finalmente llegó a un pacto: podía lanzarse al universo de la moda siempre que no dejase de lado su formación académica en la Universidad.

Estudiante de último curso de Administración y Dirección de Empresas en el CEU San Pablo de Madrid, Rocío, como futura empresaria, sabe que una persona física puede ser llegar a ser su propia compañía. Su visión empresarial unida a las ganas de desvincularse de sus apellidos para alcanzar sus metas por sí misma hizo que construyese, desde el principio, su propia identidad. Siempre ha tenido claro que no quería explotar sus rimbombantes apellidos o su privilegiada posición para hacerse un hueco en el complicado sector del que hoy forma parte. Para ello eligió el segundo (y desconocido) apellido de su padre, Crusset. ¿Objetivo conseguido? Visto lo visto, todo apunta a que sí. 

Rocío Crusset, modelo internacional 

Rocío Crusset en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

Rocío Crusset en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid Gtres

Desde que en 2015 arrancase su carrera oficialmente, la sevillana ha estado viviendo a caballo entre una ciudad del mundo y su correspondiente Antípoda. Su profesión la llevó a instalar su residencia habitual durante un tiempo en Sudáfrica, Londres, Milán, Nueva York o Los Ángeles (California). Al igual que otras celebs nacionales como Lucía Rivera (19) o Georgina Rodríguez (24), Rocío está vinculada a la agencia UNO Models en España. Para sus proyectos globales, su imagen la gestiona IMG Models. Con apenas tres años de trayectoria en el fashion world, en su currículo ya constan relevantes pasarelas como Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, 080 Barcelona o el ya tradicional desfile de Women's Secret, homenaje patrio al inimitable Victoria's Secret Fashion Show. Además, puede presumir de haber sido portada de revistas como Glamour, Cosmopolitan o Women's Health.

Rocío Crusset, más enamorada que nunca

❤️

Una publicación compartida de Rocío Crusset (@rociocrusset) el 17 Abr, 2018 a las 5:37 PDT

El verano de 2016 fue sumamente importante para Crusset. En aquel momento rompía definitivamente su relación con Jaime Soto (24), hijo del cantante José Manuel Soto (57) y primo hermano de Lourdes Montes (34). La ilusión por el modelo Juan Betancourt (27) se hacía una realidad incontrolable para ella, sin embargo, por evitar heridos y observando entonces su agenda de trabajos fuera de España prefirió dar la callada por respuesta.

Sus proyectos profesionales, a los que siempre ha dado prioridad, hacían que tanto Juan como ella viviesen una relación a distancia y por tanto, por falta de pruebas gráficas pactaron negar una historia que se sabía más que evidente. En estos días, con su relación más que afianzada, Rocío y Juan han hecho un ocioso hueco y han puesto rumbo a Sevilla para disfrutar de la tradicional Feria de Abril. Tarde de todos, coche de caballos y una caseta de apellido (ahora sí) Herrera donde hemos podido a través de sus ojos que los dos hombres de su vida (con permiso de su hermano Alberto (25), al que adora) se llevan a la perfección. 

Rocío Crusset y Juan Betancourt en la Maestranza de Sevilla

Rocío Crusset y Juan Betancourt en la Maestranza de Sevilla Gtres

En su última entrevista, Rocío Crusset bromeaba sobre la forma en la que su padre conoció a su novio: "Mientras yo le enseñaba la casa hizo que Juan fuese dando palmas todo el rato para asegurarse de dónde tenía las manos". Además, dibujó un perfil propio en el que comentaba que "físicamente me parezco a mi padre. ¡Está clarísimo! ¡Si mi padre se pone una peluca somos iguales! El carácter igual si es de mi madre, el navarro. Pero la guasa y la gracia es de mi padre". Famosa antes de nacer y orgullosa de sus progenitores, Rocío ha logrado reinventarse y conseguir ser una pieza más dentro del imponente engranaje que conforma el mundo de la moda internacional. Si a esto le sumamos el éxito en lo personal, podemos afirmar que Crusset, como ella decidió apellidarse, se encuentra en el momento más dulce, ilusionante y completo de su vida. 

[Más información: Rocío Crusset en su versión más sexy y macarra]