Manuel Segura, en un montaje realizado por EL ESPAÑOL.

Manuel Segura, en un montaje realizado por EL ESPAÑOL.

Famosos COMPRAS POSNAVIDEÑAS

La desesperación de Manuel Segura por comprar una tele y ver una serie ¿con Carmen Thyssen?

La expareja de Tita Cervera pasó horas en unos grandes almacenes hasta que encontró el aparato perfecto para ver Netflix en gran calidad.

Domingo, 14 de enero. Mediodía. Miles de personas aprovechan las rebajas de principios de año para hacerse con los chollos posnavidad que ofertan tiendas y grandes almacenes. El Corte Inglés de Castellana era la fiel estampa de esa descripción. Pero entre todas las secciones era la zona de electrónica donde estaba teniendo lugar una escena muy curiosa protagonizada por Manuel Segura, expareja de Carmen Cervera (74) y padre biológico de Borja Thyssen (37).

El gran amigo de la baronesa quería un televisor, y le corría especial prisa. Al parecer, necesitaba la tele para ver un contenido que se estrenaba en Netflix esa noche. Ya tenía un equipo encargado previamente, pero no lo recibiría hasta el jueves, algo que Segura no se podía permitir, pues su 'cita especial' era dentro de unas horas. Por este motivo, pedía a los que le atendían que necesitaba un televisor de repuesto que hiciera su función de domingo a jueves hasta que llegara el producto por el que ya pagó.

Carmen Cervera junto a su gran amigo Manuel Segura.

Carmen Cervera junto a su gran amigo Manuel Segura. Gtres

Cargado con un metro en la mano para medir cada pantalla y encontrar la idónea para su destino, iba preguntando a los vendedores por sus características y su disponibilidad instantánea. A cada uno de los trabajadores a los que se presentaba lo hacía con un: "Hola, buenas tardes, soy Manuel Segura" y en esa misma frase nombraba a Carmen Cervera, nombre que repitió en constantes ocasiones a lo largo de su periplo de shopping. El insistente matiz que mostró al nombrar a la baronesa hacía pensar que el regalo podría estar dirigido a ella.

Ya antes de decir quién era, su presencia resultaba incapaz de pasar desapercibida debido a su llamativo y moderno estilismo. Segura iba vestido con un chubasquero amarillo que le cubría hasta las rodillas, que dejaba asomar sus pantalones vaqueros y sus botines con cremallera trasera. A su lado permanecía un acompañante que se dedicaba a observar y 'escoltarle'.

Finalmente la historia terminó feliz para el gran amigo de Carmen Thyssen, ya que pudo llevarse un televisor a casa en ese mismo momento. Escogió una pantalla de 60 pulgadas de la marca Panasonic, un aparato de gran calidad con el que habrá disfrutado seguro de su inalterable cita con Netflix por la que sacrificó horas del día en plena locura por las rebajas de los almacenes del centro de Madrid.