Melania Trump, en una de sus últimas apariciones públicas.

Melania Trump, en una de sus últimas apariciones públicas. Gtres

Celebrities LIBRO BIOGRÁFICO

Ropa masculina para enfadar a Trump: así se impone Melania en la intimidad

La corresponsal Kate Bennett ha presentado la biografía 'Free, Melania: The Unauthorized'. La obra ahonda en la vida privada de la primera dama y la relación que tiene con Donald Trump.

Noticias relacionadas

Los Kennedy y los Johnson lo hacían, y parece que los Trump también emplean la misma 'técnica' para mantener viva la llama conyugal. La pareja convive bajo el mismo techo, pero duermen en habitaciones distintas. Así lo desvela la periodista Kate Bennett, corresponsal de la CNN de la Casa Blanca, en su libro Free, Melania: The Unauthorized. En la obra, se abordan temas como las intimidades de la vida de Melania (49 años) y aclara la relación que tiene con Donald Trump (73) y su hija Ivanka (38).

Después de la publicación de los testimonios de Stormy Danniels y Karen McDougal, las dos mujeres que aseguraron haber tenido una aventura extramatrimonial con el presidente, corría el rumor de que Melania lo había echado de la cama matrimonial y le había asignado la caseta del perro pero no fue así. La pareja tiene sus propias estancias dentro de la Casa Blanca. Según la autora, Trump todavía ocupa el dormitorio principal y es la primera dama quien no duerme allí. Se supone que la exmodelo tendría que dormir en la otra habitación ubicada en la segunda planta, la llamada habitación de la Reina- de color rosa con una cama con dosel- pero lo cierto es que Melania vela en todo momento por su privacidad.

Trump y Melania, en uno de sus últimos actos públicos.

Trump y Melania, en uno de sus últimos actos públicos. Gtres

A Trump y a Melania los separa un piso de por medio. La primera dama vive en el tercer piso, concretamente en la que se hospedó durante ocho años Marian Robinson (82), la madre de Michelle Obama (55). Más que una habitación es un pequeño apartamento de dos habitaciones. Tiene su propia suite principal y otra habitación más pequeña, además de una sala de estar y dos baños. En ese tercer piso es donde Melania se peina y se maquilla. Una fuente asegura en las páginas de Free, Melania que la exmodelo suele pasearse con una bata de seda, una prenda a la que recurre cuando comienza o finaliza su día.  

También hay más habitaciones en ese tercer piso pero la mayoría permanecen vacías. A veces los padres de Melania se quedan allí o un amigo suyo de Nueva York viene de visita, pero es raro que estén ocupados durante largos periodos. Los Obama utilizaban esos dormitorios para que se hospedaran algunas noches sus empleados. 

Una mujer poderosa

Melania, en uno de sus últimos actos públicos.

Melania, en uno de sus últimos actos públicos. Gtres

Melania Trump ha luchado contra el estereotipo de mujer distante. Amigos de la primera dama le dijeron a Bennett que el semblante serio que suele acompañar a Melania en sus apariciones públicas es el resultado de su educación eslovena. También han asegurado que con los trabajadores de la Casa Blanca la primera dama es "amable y cálida", muy lejos de esa imagen hierática que proyecta. Una mujer que "está decidida a ser ella misma y no necesita que nadie la salve", asegura la periodista de CNN, una cadena que el presidente estadounidense declaró enemiga de su gobierno.

Melania Trump no es una mujer florero, según la autora. Asegura que tiene una influencia vital en los asuntos del presidente. "Los Trump pasan tiempo juntos cuando pueden y cuando quieren. Todas las mañanas, se ven habitualmente hasta que Trump se dirige hacia el ala oeste (la zona donde tiene el despacho), que suele ser sobre las 10 horas. Durante el día, el presidente llama a Melania por teléfono", relata la reportera. La primera dama tiene un peso importante en las decisiones del estadounidense mandatario.

De hecho, Melania fue la responsable directa del despido de Mira Ricardel, la asesora adjunta de Seguridad Nacional de Trump, con la que tuvo una fuerte discusión  en el viaje de la esposa del mandatario a África en 2018. También fue la responsable, tal y como se refleja en el libro, de que la Casa Blanca decidiera prescindir en 2017 de la jefa de Servicio Angella Reid, que se encargaba de supervisar las actividades administrativas de la mansión presidencial.

La primera dama, en un acto oficial.

La primera dama, en un acto oficial. Gtres

En las páginas del libro también se desarrollan otras teorías curiosas, como la que señala que la primera dama estadounidense usa "ropa de hombre" cuando la pareja está enfadada. El objetivo de tal comportamiento sería enfurecer a su esposo, ya que él siente predilección por "vestidos femeninos apretados, cortos y supersexys".

Tensiones entre Melania y Ivanka

Todo lo que se pone Melania tiene un significado y suele dar de qué hablar. La prenda que más discusión ha suscitado es la parka Zara verde militar de 39 euros que la Sra. Trump usó en un viaje a la frontera en junio de 2018, la que tenía las palabras "realmente no me importa, ¿no?", impresas en la parte posterior. Una frase, que según la periodista, era una indirecta hacia a la hija del presidente, Ivanka. "Creía, y sigo creyendo, que la chaqueta era un golpe gracioso para Ivanka y sus intentos casi constantes de comprometerse con puntos de conversación positivos de la administración", escribe Bennett.

Precisamente, la escritora dedica un capítulo a Ivanka. Ambas mantienen una relación "cordial, no cercana". Bennet argumenta que en ocasiones la primera dama se siente relegada a un segundo plano. La periodista recupera en las páginas del libro un viaje internacional de la hija del mandatario que irrita a su madrastra: "Los viajes fueron, según una fuente, demasiado cercanos para la comodidad de Melania, quien pensó que Ivanka estaba invadiendo su territorio". 

[Más información: Melania Trump pide que despidan a una asesora de Seguridad tras una bronca en el avión]