La presentadora de televisión estadounidense Oprah Winfrey (67 años) aclaró este lunes que ni la reina Isabel II (94) ni su marido, el príncipe Felipe (99), hicieron ningún comentario sobre el color de piel que tendría el hijo del príncipe Harry (36) y Meghan Markle (39).

Noticias relacionadas

"Harry no compartió la identidad conmigo, pero me aseguró que si tenía la oportunidad de hacerlo dijera que no fueron ni su abuela ni su abuelo", explicó la veterana presentadora en una intervención en el programa CBS This Morning.

Pese a sus reveladoras paralabras, durante su entrevista con Oprah, ninguno de los duques de Sussex reveló la identidad de las personas que mostraron dudas por la apariencia del hijo. De acuerdo con la presentadora, no lo hicieron ni delante ni detrás de las cámaras. No obstante, reiteraron que no fueron los actuales monarcas.

Meghan y Harry, durante su entrevista con Oprah. Reuters

Esta declaración de Meghan Markle fue uno de los titulares que más ha dado que hablar de la explosiva entrevista emitida este domingo en Estados Unidos, donde la duquesa de Sussex reveló que durante ese embarazo tuvo pensamientos suicidas y afirmó que la Casa Real se negó a ayudarla. "En los meses en los que yo estaba embarazada, hubo preocupaciones y conversaciones sobre lo oscura que podría ser su piel cuando naciera", aseguró la protagonista de Suits.

La duquesa precisó que esos presuntos comentarios racistas se pronunciaron en "conversaciones que la familia tuvo" con Harry, pero se negó a identificar a quienes los articularon, al afirmar que "eso sería muy dañino para ellos".

Cuando se incorporó más tarde a la entrevista, el príncipe Harry confirmó que la conversación giró en torno a "qué aspecto iban a tener los hijos" que tuviera con Meghan Markle, que es mestiza y con raíces afroamericanas. No obstante, al igual que hizo su mujer, se negó a dar más detalles al respecto. "Es una charla de la que nunca voy a hablar", afirmó el nieto de Isabel II, quien agregó que fue "chocante".

Meghan y Harry junto a su hijo Archie pocos días después de su nacimiento. Gtres

Meghan Markle, que está embarazada de su segundo bebé y anunció durante la entrevista que se trata de una niña que nacerá este verano, aseguró que cuando esperaba en 2019 el nacimiento de su primer hijo, Archie, se enteró de que la Casa Real "no quería que fuera un Príncipe" ni que "recibiera seguridad". Añadió que se sintió abrumada por la idea de que su hijo "no fuera a estar seguro y que al primer miembro de color de esta familia no se le diera un título de la misma forma que a otros nietos se les daría".

El Partido Laborista británico ha pedido investigar las acusaciones de presunto racismo en la Casa Real vertidas por los duques de Sussex, frente al silencio del Gobierno conservador del primer ministro, Boris Johnson (56), que asegura no haber visto la entrevista emitida la noche de este domingo en Estados Unidos y el lunes en el Reino Unido.

[Más información: Meghan Markle acusa a la familia real de racista y revela que pensó en suicidarse]