Ante la espera de la emisión de la sonada entrevista de Meghan Markle (39 años) y el príncipe Harry (36) con Oprah Winfrey (67), el nieto de Isabel II (94) ha tenido una divertida conversación con el presentador James Corden (42), en su programa The Late Late Show. Ha sido un agradable encuentro que ha mostrado el lado más personal del duque de Sussex y que ha dejado curiosas anécdotas

Noticias relacionadas

El príncipe Harry y James Corden han viajado por las calles de Los Ángeles a bordo de un autobús, con el fin de que el hijo de Lady Di conociera la ciudad como un verdadero "angelino". Durante el paseo, el presentador lo llevó a hacer un tour por algunas de las casas más emblemáticas de Hollywood, como la mansión en la que se grabó El Príncpe de Bel Air. Allí, el duque de Sussex se atrevió a rapear el tema de la famosa serie y mantuvo un breve contacto con Meghan Markle vía Face Time. La actriz, en tono de humor y tras una propuesta del televisivo, le pedía a su marido que no se "enamorara" de ninguna de las viviendas que estaba visitando, porque ya habían tenido muchas mudanzas. Una de ellas, la que les supuso su salida de Reino Unido y sobre lo que también ha hablado el hijo de Carlos de Inglaterra.  

Durante su conversación con James Corden, el duque de Sussex subrayó que no había "huido" de su país natal, sino que había dado un "paso atrás" para evitar el "entorno difícil" que lo rodeaba. Sin embargo, aseguró que su vida "es servicio público" y, por ello, siempre estará "contribuyendo" desde cualquier parte del mundo. "Todos sabemos cómo es la prensa británica, y estaba destruyendo mi salud mental, era tóxico. Así que hice lo que cualquier marido y padre hubiera hecho: tengo que sacar a mi familia de aquí", explicó el príncipe Harry. 

Antes de mudarse a California, Estados Unidos, la pareja ya había mostrado en múltiples ocasiones su descontento con el tratamiento que los tabloides británicos daban a Meghan Markle. Incluso llegaron a demandar a uno de ellos por violar su privacidad por publicar extractos de una carta que escribió a su padre.

Pero más allá de esos incómodos momentos, Harry también quiso a hacer referencia a sus mejores momentos. En la entrevista reveló que fue en su "segunda cita" cuando se dio cuenta de que la protagonista de Suits, con la que espera a su segundo hijo, era la indicada. Además, contó que con ella pasó "un tiempo enorme" conociéndose y admitió las dificultades que le acarrea su posición familiar. "Salir conmigo o con cualquier miembro de la Familia Real es para volverse loco. Todas las citas se convierten en cenas, ver televisión o charlar en casa", dijo.

Meghan Markle y el príncipe Harry en uno de sus últimos actos como miembro activos de la Familia Real británica. Gtres

De Archie, su hijo de un año, contó "ya junta tres o cuatro palabras y canta canciones". Además, confesó que para desayunar usan una gofrera que les regaló la reina Isabel, con quien habla a través de Zoom. Y es que, según él mismo desveló, tanto la monarca como el duque de Edimburgo (99) saben utilizar la plataforma. 

Harry también admitió que ha visto The Crown y que prefiere la descripción que hace la serie de Netflix sobre su familia, porque "no pretende ser noticia" y que le gustaría ser interpretado por el actor pelirrojo Damian Lewis (50). "Por supuesto que no es totalmente exacto, pero te da una idea aproximada de ese estilo de vida y de lo que puede salir de ahí", explicó el duque de Sussex, quien aseveró que se siente más "cómodo" viendo la serie que leyendo "las historias que se escriben" sobre él, su mujer, o su familia.

[Más información: El príncipe Harry y Meghan Markle confirman a la reina Isabel que no volverán a la Familia Real]