La princesa Ayako junto a su esposo en la ceremonia.

La princesa Ayako junto a su esposo en la ceremonia. Gtres.

Casas Reales 'SÍ, QUIERO'

La princesa Ayako se casa y pierde su estatus real: así ha sido su boda

Noticias relacionadas

La princesa Ayako (28 años) se ha casado con Kei Moriya (32) este lunes en una ceremonia tradicional en el santuario Meji de Tokio, convirtiéndose así en la última mujer en abandonar la Familia Real Imperial.

La princesa es la tercera hija del difunto primo del emperador Akihito, el príncipe Takamado; y ha contraído matrimonio con un plebeyo empleado de la compañía naviera Nippon Yusen.

La princesa llevaba un kimono de corte de múltiples capas y un peinado moldeado típico de la aristocracia imperial. Por su parte, el novio optó por un esmoquin negro con pantalones grises para la ceremonia en el santuario dedicado al espíritu de su bisabuelo, el emperador Meiji.

"Me llena de alegría casarme y que tantas personas nos visiten y nos feliciten en el Santuario Meiji", dijo la princesa Ayako en una conferencia de prensa después de la ceremonia privada de Shinto.

A los miembros de la realeza japonesa se les da la posibilidad de casarse con quien elijan durante al menos tres generaciones. El emperador Akihito fue el primer príncipe heredero en casarse con un plebeyo, que se convirtió en la emperatriz Michiko, a quien conoció en la cancha de tenis.

La princesa Ayako ha tenido que renunciar a su estatus imperial porque se ha casado con un plebeyo, siguiendo así la práctica de las mujeres bajo la ley de sucesión de Japón. Pierde así su título de princesa para pasar a ser Ayako Moriya después de firmar los documentos de matrimonio. 

Como consecuencia, la Familia Real de Japón está experimentando una escasez de hombres. El príncipe heredero Naruhito, quien tomará el poder después de que Akihito abdique el año que viene; su hermano Fumihito; su sobrino Hisahito y Masahito, el hermano octogenario del emperador actual; son los únicos cuatro herederos varones que quedan en el trono.

La reducción de la Familia Real ha generado inquietudes y reclamos de cambios en la Ley de Sucesión Imperial. Sin embargo, los conservadores son muy reticentes a permitir que las mujeres hereden el Trono del Crisantemo. 

[Más información: De la emperatriz Michiko a la princesa Masako: dos plebeyas que acercaron la realeza al pueblo]