Ana Urdangarin (izda) e Iñaki Urdangarin (dcha) en un montaje de Jaleos.

Ana Urdangarin (izda) e Iñaki Urdangarin (dcha) en un montaje de Jaleos.

Casas Reales A UN PASO DE LA CÁRCEL

Ana Urdangarin sobre la sentencia de su hermano: "Si mi padre viviera, quemaría la Zarzuela"

JALEOS ha hablado con Pilar Eyre, analista y conocedora del entorno de la Casa Real, para saber cómo viven la inminente entrada en prisión de Iñaki Urdangarin. También ha confesado el malestar de la familia del exduque. 

La sentencia del Caso Nóos ha supuesto un duro golpe para la infanta Cristina de Borbón (53 años y su marido Iñaki Urdangarin (50). El exduque de Palma ha sido condenado a 5 años y 10 meses de prisión por prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos fiscales. El cuñado del rey ve cómo sus días de libertad, juzgados y declaraciones llegan a su fin con el inicio de una condena inminente. Cuenta con un plazo para entrar en la cárcel termina mañana, día 18 de junio, aunque todavía se desconoce el centro en el que cumplirá su sentencia. 

La familia real no ha sido la única en vivir con vehemencia la decisión judicial, también el entorno de Urdangarin ha coexistido -y sobrellevado- cada uno de los capítulos de esta trama judicial. JALEOS ha hablado con Pilar Eyre (66), analista de la Casa Real, para conocer el estado de la familia del exduque y la de Zarzuela con respecto al desenlace del Caso Nóos. 

Iñaki Urdangarin en la Audiencia de Palma.

Iñaki Urdangarin en la Audiencia de Palma. Gtres.

La periodista, conocedora de los entresijos de la monarquía y su entorno, explica el mal estado de la familia de Iñaki en estos momentos. "Ana Urdangarin, su hermana mayor, ha vivido intensamente todo el tema, él era su ojo derecho", declara a este medio. Explica que en un momento dado, cuando Ana fue conocedora de la imputación de su hermano llegó a hacer unas fuertes confesiones. "Si mi padre viviera, quemaría la Zarzuela", dijo en su momento la hermana de Iñaki.

Tal y como ha contado Pilar Eyre, ambos hermanos han mantenido una estrecha relación siempre: "Era su ojo derecho, su chiqui -como ella le llamaba- pero el completo de la familia lo ve muy injusto porque no creen que haya hecho nada", explica.

En tan sólo unas horas Iñaki Urdangarin tendrá un pie en instituciones penitenciarias. Tras la sentencia, la Casa Real vive el final de una pesadilla que provocó la peor crisis monárquica de los últimos años. Una etapa que termina, según narra Pilar Eyre, con una amargo alivio.

"En Zarzuela ahora sienten alivio, primero fue el enfado porque creían que habría una condena no tan grave como para entrar en prisión, ellos no habían contemplado ese paisaje", cuenta la escritora y periodista desde el conocimiento que tiene sobre la familia real de este país. Una sensación que es transferible a todos los miembros de la monarquía.

Ana Urdangarin entrando en su casa de Barcelona en una imagen de 2017.

Ana Urdangarin entrando en su casa de Barcelona en una imagen de 2017. Gtres.

"Para Cristina e Iñaki la incertidumbre era lo peor, estos meses han sido horribles para ellos. Llevan mucho tiempo en tratamiento psicológico y tomando medicación, hay una fuerte preocupación por sus hijos y ahora también sienten el alivio", desvela la periodista.

Desde Zarzuela saben que aún quedan detalles que medir y puertas que cerrar. "El rey emérito y Felipe VI (50) sienten ese alivio por una parte pero saben que quedan flecos sueltos, temen la falta de privacidad, la presencia de fotógrafos en su entrada en la cárcel, cuestiones que seguirán preocupándoles", explica.

En cuanto a la postura que tomará ahora el cabeza de la monarquía, explica que empezará una nueva etapa como jefe del Estado. "Está en el kilómetro cero, preocupado por los problemas reales, centrado en Cataluña, a donde tiene viajes planeados", cuenta desde el otro lado del teléfono.

Según ha adelantado Ok Diario, el exduque de Palma habría encaminado hoy, día 17 de junio, su camino de regreso a España para encarar la pena de cárcel. 

[Más información: Los infalibles amigos de la infanta Cristina que la arropan en su peor momento]