Harry y Meghan han querido pasar inadvertidos en su viaje en avión.

Harry y Meghan han querido pasar inadvertidos en su viaje en avión. Gtres

Casas Reales DE INCÓGNITO

El viaje secreto (y en turista) de Harry y Meghan a la Riviera Francesa

Tras el último mes de exposición continua en los medios, la pareja ha preferido estrenar el nuevo año en plena intimidad y alejados de su hogar.

Como una pareja cualquiera. Así han querido pasar el príncipe Harry (33 años) y la actriz Meghan Markle (36) los primeros días del año. Se han convertido en la pareja más mediática de Reino Unido en estos momentos y cada paso que dan -sobre todo ella-es analizado al dedillo, por lo que, aprovechando la entrada al 2018, han decidido poner tierra de por medio y escaparse solos.

Hasta ahí todo puede parecer normal en una pareja que acaba de prometerse y busca un lugar en el que no sentirse observado y así preparar su próxima boda en la intimidad, pero lo curioso del viaje radica en otro detalle. Harry y Meghan han actuado de incógnito en su ruta en avión. Y no solo ellos, también los guardaespaldas que les acompañaban, que se vistieron 'de paisano'.

Harry bromea con su prometida.

Harry bromea con su prometida. Gtres

La pareja escogió como destino la Riviera Francesa y tomó el avión de la compañía British Airways y lo hizo con billetes de clase turista y sentados donde nadie suele querer: en los asientos traseros al lado del baño. Aunque en su caso era de esperar que se instalasen ese lugar ya que es la zona más solitaria de la aeronave. A su alrededor les protegían sus agentes de seguridad pero sin uniforme ni ningún distintivo al aire que pudiera delatarles.

Harry, que escogió un atuendo muy sport compuesto por vaqueros, chaqueta y gorra de béisbol que apenas dejaba ver sus ojos, se pidió el asiento al lado de la ventanilla y a su vera estaba la actriz. Cuando el avión aterrizó en el aeropuerto de Niza, en la misma salida les esperaban un par de oficiales armados que 'destruyeron' su condición de incógnito y les hicieron pasar por la zona VIP.

Pero por si tal seguridad no fuera suficiente, según indican los medios ingleses, el país galo puso a disposición de los prometidos el Servicio de Protección de la élite de Francia para que nada enturbiase su romántica escapada. Así, sin nada de lo que preocuparse y a solo unos kilómetros de la ciudad del amor, puede que la pareja encuentre la inspiración perfecta para planear su idílica boda en mayo.