La reina Isabel II y Noor de Jordania.

La reina Isabel II y Noor de Jordania.

Casas Reales PARADISE PAPERS

Isabel II y Noor de Jordania: las reinas ejemplares también ocultan patrimonio

Las dos monarcas han aparecido en un trabajo de investigación realizado por un consorcio internacional de periodistas sobre cuentas sociedades opacas.

Noticias relacionadas

Isabel II de Inglaterra (91 años) y Noor de Jordania (66) reúnen las características de una monarca ejemplar: dedicación absoluta a su labor como reina, imagen cuidada hasta el último detalle, presencia habitual en actos benéficos...

Sin embargo, las últimas informaciones sobre ellas revelan una imagen muy distinta de las monarcas: las dos mujeres habrían usado fórmulas al límite de la legalidad para gestionar su fortuna.

A través de sociedades offshore situadas en diferentes paraísos fiscales, las reinas han conseguido pagar menos impuestos, tanto de sus herencias como de sus ingresos en los diversos negocios, según recoge el trabajo realizado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación que muestran los documentos procedentes de dos proveedores de servicios offshore de Bermuda y Singapur y 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas, que en España han publicado La Sexta y El Confidencial. 

Isabel II y sus sociedades offshore en las Islas Caimán

Isabel II es una de las mujeres más ricas de Reino Unido, con una fortuna declarada de más de 420 millones de euros. La mayor parte de esta riqueza ha sido heredada de sus padres y de sus abuelos. Entre este patrimonio se recogen palacios, castillos, tierras, acciones, depósitos bancarios y, según se acaba de descubrir, inversiones en un fondo de las Islas Caimán. 

La mayor parte de los ingresos de la monarca provienen de el ducado de Lancaster, un portafolio que consiste en 18.454 hectáreas de tierra en Inglaterra y Gales, y comprende propiedad comercial, agrícola y residencial. A través de esta sociedad, en 2005 la reina invirtió 7,5 millones de dólares en la sociedad Dover Street VI Cayman Fund LP, situada en las Islas Caimán, según recogen los archivos de la firma de abogados Appleby. 

La reina de Inglaterra en un acto oficial.

La reina de Inglaterra en un acto oficial. Gtres

Este fondo invirtió y se benefició de una compañía que desarrolló tecnologías de huellas dactilares para teléfonos móviles e hizo inversiones en farmacéuticas y otras empresas de alta tecnología. Además, se registraron inversiones en universidades británicas y estadounidenses, un banco de Emiratos Árabes Unidos y fundaciones benéficas

Asimismo, este fondo invirtió en una compañía de capital privado que controlaba BrightHouse, una polémica firma británica de alquiler con opción a compra que ha sido criticada por los reguladores de consumo y por el Parlamento por "abusar de los pobres". Según estas denuncias, la empresa vende bienes del hogar a británicos en situación de necesidad, imponiéndoles para ello planes de pago con intereses anuales tan altos como el 99,9%. 

Así, según estas cuentas publicadas, la soberana habría recibido como beneficio una cifra cercana a los 360.000 dólares debido a las inversiones en este fondo. 

Preguntado a este respecto, un portavoz de la monarca confirmó a The Guardian que el ducado tiene una inversión activa en el fondo de las Islas Caimán, aunque afirmaba no conocer la inversión en la firma BrightHose. En esta misma línea, la fuente confirmó al medio británico que el ducado posee inversiones en otras dos plazas offshore. Sin embargo, también ha querido dejar claro que la monarca paga voluntariamente impuestos por los ingresos del ducado y por sus inversiones. Un hecho que queda confirmado por las cuentas que cada año publica la familia real británica, donde ha quedo patente que la reina paga voluntariamente estos impuestos, aunque no se revela la cantidad.

Noor de Jordania, la consorte con sociedades en Jersey

Noor de Jordania durante un evento benéfico.

Noor de Jordania durante un evento benéfico. Gtres

Noor al-Hussein, conocida como Noor de Jordania, es famosa por su labor humanitaria, por ser la occidental que se casó con el rey de Jordania, por su defensa del papel de las mujeres... Poco se sabe de su patrimonio, de su riqueza o de sus casas. Sin embargo, las filtraciones de los Paradise Papers acaban de desvelar que esta mujer es la beneficiaria de dos trusts situados en el paraíso fiscal de Jersey

Uno de ellos se creó para proteger su vivienda en Londres, situada junto a Buckhurst Park, y para poder pagar menos impuestos de su herencia (algo que todavía no está probado). Esta sociedad está valorada en 40 millones de euros. 

Asismismo, la reina es beneficiaria de otro trusttambién en Jersey, cuyos activos en 2015 estaban valorados en una cifra que superaba los 17 millones de euros. 

Para corroborar estas informaciones, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación se puso en contacto con ello. Sin embargo, estas fuentes aseguran que todo el legado que el rey Hussein les dejó a ella y a sus hijos siempre se ha administrado con ética y con legalidad. Además, no han querido entrar en más detalles. 

Así, estas informaciones llaman la atención teniendo en cuenta el currículum de la norteamericana. Además de la defensa del papel de la mujer que ejerció durante su etapa como consorte del rey Hussein, la monarca participa en diferentes asociaciones filantrópicas. Es Presienta y Fundadora de la Fundación Rey Hussein desde el año 1999, es Presidenta de Colegios del Mundo Unido desde 1995, y es Miembro Fundador de Global Cero.