La reina Letizia con un bebé del público en brazos.

La reina Letizia con un bebé del público en brazos. Gtres

Casas Reales PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

Letizia saca su lado más maternal en Asturias

Los reyes han visitado la aldea de Poreñu donde han derrochado sonrisas y saludos para todos los presentes. 

Cristina Rodrigo

Poreñu ha sido la última parada de los reyes en Asturias. Felipe VI (49 años) y Letizia (45) han entregado el Premio al Pueblo Ejemplar asturiano a esta aldea perteneciente a la la parroquia de Celada (concejo de Villaviciosa) y situada en el límite con el municipio de Cabranes. Los monarcas han llegado a las 11:30 horas y antes de otorgar el distinguido reconocimiento han recorrido el núcleo de casas, rodeadas de hórreos y paneras. 

Después del impresionante estilismo de Letizia en la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias con un Felipe Varela de inspiración oriental, la reina ha escogido esta mañana un look más informal y acorde al acto. Ha lucido unos pantalones de cuadros grises combinado con un jersey en color azul. La melena la ha dejado suelta y como complemento ha llevado un bolso de mano. Ha desafiado al frío, ya que a pesar de los 15 grados de temperatura, se ha atrevido a pasear sin chaqueta. El rey ha ido muy a tono con la reina con un traje del mismo color que los pantalones de ella y corbata.

[Más información: Letizia estrena un Varela y su madre nueva cara]

Son poco más de un centenar de habitantes pero este sábado las calles de Poreñu, que se han engalanado para recibir a los monarcas, se han llenado de gentío. Nadie quería perderse la oportunidad de ver a la los reyes de cerca. Ni siquiera un bebé que estaba en una de las primeras filas del público con su madre y que ha hecho las delicias de Letizia. No ha podido resistirse y la reina ha estrechado entre sus brazos durante unos minutos para el gozo de su progenitora. Esta ha sido la imagen más maternal de la monarca, que no han parado de saludar, uno por uno, y sonreír a los presentes.

Se han mostrado encantados de estar en la tierra natal de Letizia. Tanto que la reina que es abstemia y se limita a alzar su copa a modo de brindis en los actos oficiales, ha probado un sorbo de sidra natural que le han ofrecido. Después han conocido algunos de los trabajos de los artesanos y ganaderos del lugar. Una de las imágenes que ha quedado para la posteridad es la de Felipe VI acariciando cuidadosamente a una vaca. También han asistido a la plantación de un manzano.

El Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias, dotado con 25.000 euros, se concede al pueblo, aldea, núcleo de población, espacio paisajístico o grupo humano del Principado de Asturias que haya destacado de modo notable en "la defensa y conservación de su entorno natural, ambiental, de su patrimonio histórico, cultural o artístico, o también en la realización de obras comunales u otras manifestaciones de solidaridad sobresalientes".

Con esta visita, los reyes dan por finalizados los Premios Princesa de Asturias 2017. Ahora toca volver a Madrid para seguir cumpliendo con la agenda oficial. La reina no estará mucho en la capital porque el próximo martes vuela a Ginebra para una reunión de trabajo en la sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS).